Misiones: crearon una nueva reserva natural privada en San Ignacio en un área de alto valor ambiental, un ´hotspot´ de biodiversidad en América del Sur

Se llama “Tenondé” (palabra guaraní que significa “adelante” en castellano), y abarca una superficie de unas 50 hectáreas. Es propiedad de la Fundación Hábitat y Desarrollo.  La zona tiene una singularidad ecológica ubicada al sur de Misiones, en el departamento San Ignacio. “Es una muestra del bioma del Cerrado, un ´hotspot´ de biodiversidad ampliamente representado en Brasil, pero que se extiende marginalmente hacia Paraguay y Bolivia y que recientemente fue identificado en la Argentina”, destacaron desde la ONG ambiental.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (7/7/2020).- La ONG ambiental Fundación Hábitat y Desarrollo escrituró a su nombre dos lotes en San Ignacio, provincia de Misiones, adquiridos mediante una donación del Comité de los Países Bajos de la UICN (Unión Internacional por la Conservación por la Naturaleza), con fondos provenientes de la Lotería holandesa.

“Los dos lotes de tierras adquiridos suman 50 hectáreas y conforman la nueva Reserva Privada Tenondé, de ahora en más, dominio de la Fundación y nueva área integrante de la Red Hábitat de Reservas”, precisaron desde la ONG, que preside Gustavo Aparicio.

Hace un par de años, esta Fundación tomó conocimiento del gran valor ambiental que posee una zona de singularidad ecológica ubicada al sur de Misiones, en San Ignacio. “Se trata de una muestra del bioma del Cerrado, un ´hotspot´ de biodiversidad ampliamente representado en Brasil, pero que se extiende marginalmente hacia Paraguay y Bolivia y que recientemente ha sido identificado en la Argentina”, destacaron desde la ONG.

Valores naturales

Si bien Misiones se caracteriza por su vegetación selvática, propia de la Mata Atlántica, según investigadores de la Universidad de Rosario (Prado y otros) en la provincia también se encuentran fragmentos de los ´Bosques Secos Estacionales Neotropicales´ que fueron propuestos como un nuevo dominio fitogeográfico.

Esta explicación plantea que hay una distribución relictual y parte de la hipótesis de la existencia de condiciones climáticas muy frías y secas durante el Pleistoceno, que propiciaron la existencia de una formación extendida y continua de bosques secos semi-caducifolios, similares a los del SE de Bolivia y sabanas asociadas del tipo Cerrado. Dichos bosques ahora se encontrarían reducidos y fragmentados gracias al avance de otro tipo de vegetación que se vio favorecida por el imperio del clima cálido y húmedo.

Este sitio además tiene una composición de suelo diferente al resto de la provincia de Misiones. Allí, en pastizales arraigados en sustratos arenosos en áreas específicas de Teyú Cuaré (Departamento de San Ignacio) y Loreto (Departamento de Candelaria), crecen un total de 13 especies de plantas vasculares endémicas (exclusivas) de la provincia de Misiones, lo cual equivale al 40% de las especies endémicas de la provincia.

“Lamentablemente, la zona de pastizales arenosos de Teyú Cuaré en los últimos diez años fue utilizada para establecer circuitos de motocicletas, carreras de autos y como basurero. Debido a estos usos, con frecuencia se quemaba de forma incontrolada lo que favoreció la invasión de gramíneas africanas. Todo esto redundó en la total extinción de las especies Begonia hassleri(Begoniaceae) e Ipomoea lanuginosa(Convolvulaceae), además de una merma importante en las poblaciones de las restantes especies endémicas”, advirtieron desde la Fundación.

“A principios de 2019 tomamos conocimiento del interés de propietarios en vender 2 lotes contiguos que suman casi 50 hectáreas, el 25% del área de interés. En esas 50 hectáreas se encuentran 8 de las 13 especies vegetales endémicas de la zona: Austrochthamalia teyucuarensis, Eugenia lilloana, Hedeoma teyucuarensis, Hyptis australis, Lessingianthus teyucuarensis, Mesosetum comatum, Oxypetalum teyucuarense y Butia poni”, detallaron desde la Fundación.

Además, el valor ambiental del sitio es porque  también allí crecen dos especies declaradas monumentos naturales por la provincia de Misiones: el urunday blanco (Leptolobium elegans) por Ley XVI 68 (ex 3873), y la palmera enana o “pindocito” (Allagoptera campestris) protegida por el Decreto Provincial Nº 2914/92.

Fotos de ArgentinaForestal.com : Vistas del PP Teyu Cuaré y Reserva Privada Osununu

Valores culturales

En sus valores culturales, es importante destacar la presencia cercana de la comunidad guaraní Pindoty-í, compuesta por 8 familias, que suman 30 personas y son guiadas por un jefe. Esta pequeña comunidad aprovecha los recursos de una superficie que incluye el predio a adquirir.

“Las posibilidades de trabajar con ellos y rescatar sus conocimientos tradicionales, fortalece y estimula el trabajo de conservación proyectado. El uso turístico del lugar será permitido sólo a grupos guiados por miembros de la comunidad guaraní local como manera de apoyar el desarrollo de la comunidad y reconocer sus derechos ancestrales”, detallaron desde la Fundación Hábitat y Desarrollo.

En el área, se encuentra la cantera donde los jesuitas extrajeron la piedra para la construcción de San Ignacio Miní a partir de 1632 hasta su expulsión de todos los dominios de las coronas de España y Portugal, en 1768.

Las ruinas de San Ignacio son Patrimonio Mundial de la Humanidad y conforman un corredor turístico que se inicia en Iguazú, pasa por San Ignacio y llega hasta la casa de Horacio Quiroga en la selva.

 

Corredor biológico sobre el Paraná

Otro valor significativo que motivó la necesidad de adquirir esta propiedad fue que está rodeada por cuatro áreas naturales protegidas: el Parque Provincial Teyú Cuaré (78 ha), las reservas privadas Osununú (Fundación Temaikèn, 168 ha) y la Reserva Club del Río (75 ha) -estas dos integrantes de la Red Argentina de Reservas Privadas- y la Reserva Privada Jorge Luis Velázquez (25 ha).

En total, con la nueva área natural creada, sumarán casi 400 hectáreas protegidas con costas en el río Paraná, que conforman un polo de conservación estatal y privada, con un significativo corredor ecológico.

 

Acuerdos institucionales de conservación

En cuanto a los acuerdos necesarios para asegurar la conservación del área, mencionaron los vínculos establecidos con el jefe de guardaparques del Parque Provincial Teyú Cuaré, con la encargada de la Reserva Privada Osununú y con los propietarios de la Reserva Privada Club de Río.

“Buscaremos un acuerdo con el Ministerio de Ecología de Misiones para permitir que los guardaparques provinciales recorran el predio y realicen acciones de prevención de incendios (cortafuegos)”, adelantaron.

Por otra parte, indicaron que un acuerdo similar se realizará con la Fundación Temaikèn y con la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Misiones para la propagación ex situ de las especies endémicas y posterior reintroducción en el área.

También se realizarán acciones de manejo para evitar que los pastizales sean “arbustificados” (reemplazados por especies leñosas), incluyendo posibles controles mecánicos, químicos o quemas controladas.

“En cuanto a la visita pública, impulsaremos un acuerdo con el municipio local, la comunidad guaraní Pindoty-í y Turismo de la provincia”, concluyeron.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *