Carlos Cacace, presidente de CAFCCo: “En promedio, el mercado de cartón corrugado se encuentra operando entre un 50% y un 60% de la capacidad instalada general”

En la Argentina hay aproximadamente 100 fabricantes de envases de cartón corrugado que se dedican a distintos rubros, muy distintos y diversos. “En ese contexto, en la actualidad tenemos empresas que están trabajando a un 10%, otras que están a un 40%, otras que están al 60% y otras que están al 80% de su capacidad”, indicó el directivo respecto a cómo impacta en el negocio la cuarentena por COVID-19 en el mercado de cartón corrugado.

 

Fuente: AFCP Noticias

 

BUENOS AIRES (18/6/2020).- El presidente de la CAFCCo (Cámara Argentina de Fabricantes de Cartón Corrugado), Carlos Cacace, analizó aspectos del mercado y cómo impactó en el negocio estos casi 90 de cuarentena por COVID-19 que rigen en el país. “Al movilizar la industria de papel corrugado que fue declarada como de servicios esenciales, nos dimos cuenta que toda la cadena de suministro también lo era, necesitábamos que se mantenga activa y que se declare esencial a todo el sector para operar de forma eficiente”, dijo.

En la Argentina hay aproximadamente 100 fabricantes de envases de cartón corrugado que se dedican a distintos rubros, muy distintos y diversos. “En ese contexto, tenemos empresas que están trabajando a un 10%, otras que están a un 40%, otras que están al 60% y otras que están al 80% de su capacidad”, indicó.

Las declaraciones del empresario fueron brindadas en una entrevista para el boletín institucional de la AFCP Noticias (Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel).

 

¿Cómo vivieron la primera etapa de la pandemia en la industria del cartón corrugado y cuáles fueron los principales impactos en el negocio?

Creo que para nosotros, como para todos, fue una novedad que cayó de sorpresa, no teníamos para nada las armas preparadas para saber cómo enfrentarla desde el punto de vista comercial e industrial. Era un evento que estaba sucediendo en la humanidad; nos guiamos por la experiencia de Europa por lo que escuchábamos o por lo que transmitían algunos proveedores, pero en carne propia realmente no sabíamos cómo enfrentarla y cuando surgió la palabra de proveedor “esencial” nos costó entenderla.

Recuerdo que entre el 20 y el 21 de marzo fueron días muy movidos, nos preguntábamos cómo poder operar con nuestra gente, para colmo también tuvimos un pequeño inconveniente con el sindicato. Ellos entendían que era un riesgo para la gente entrar a trabajar en las empresas, tuvimos que hablar con el secretario general para que todos nos pongamos de acuerdo de la importancia que el sector tenía en la comunidad. Nosotros hacemos solamente la caja pero pasó a ser un elemento esencial para poder entregar los alimentos tan vitales para la sociedad.

 

¿Qué consecuencias generó la cuarentena en la cadena de suministros?

Muchas. Me di cuenta que la cadena que está detrás nuestro también era esencial porque nosotros empezamos a producir cajas y entregar, pero tuvimos que ayudar a que los transportes también se incluyan dentro de lo esencial. Los fabricantes de film, de conos, tenés que tener palets de madera y lo tuvimos que incluir. Fue mucho movimiento protocolar o legal para que toda nuestra cadena de valor pueda estar activa. Otro tema que aún estamos padeciendo -y lo sabe muy bien la industria papelera- es el tema de la recolección de recorte en Argentina. Pero todo se movió con mucha cintura, con mucha versatilidad y mucha determinación. La verdad que hemos sido muy profesionales.

Tuvimos que incorporar muchos rubros de la cadena para poder funcionar, al principio fue difícil pero hoy en día todo eso está muy aceitado. Si no fuese porque no estamos trabajando al 100% diríamos que en nuestro sector no están los efectos de la pandemia.

 

¿A qué capacidad está trabajando la industria?

No es parejo. En Argentina hay aproximadamente 100 fabricantes de envases de cartón corrugado que se dedican a distintos rubros, muy distintos y diversos. Por ejemplo, los que están en el sector alimenticio se vieron menos afectados pero los que están en el sector de la construcción, porcelana, automotrices, autopartistas están muy afectados, como así también los que hacen microcorrugado. Tenemos empresas que están trabajando a un 10%, otras que están a un 40%, otras que están al 60% y otras que están al 80% de su capacidad.

Desde la cámara es muy difícil estar consensuando un criterio único, hay que entender la problemática de cada uno. Por ejemplo, en este momento tan difícil hay distintos problemas; uno necesita tener la ATP para el pago de sueldo y otro no quiere la ATP. Si tengo que decir un número promedio, creo que estamos entre un 50% y un 60% de la capacidad instalada general. Pero, como dije anteriormente, hay fábricas que están a un 80% y otras que están a un 10%.

 

 ¿Cuál es su perspectiva de la industria en la post-pandemia? ¿Qué repercusión tuvo su reciente participación en la Conferencia Hispanoamericana de corrugadores?

En la última conferencia con todos nuestros hermanos latinoamericanos salió ese tema. Comenté que esta pandemia nos trae sin duda muchos cambios que nosotros no los teníamos previstos. Por ejemplo, que las empleadas administrativas de mi empresa estuvieran trabajando en la casa, me hubiera parecido algo totalmente fuera de lugar y hasta de baja productividad y hoy en este contexto me demostraron que trabajan igual o mejor que teniéndolas físicamente a 5 metros de mi escritorio. Entonces, ese es un cambio que realmente lo tenemos que saber aprovechar; yo creo que hay que perfeccionarlo, mejorarlo, porque funciona. Hasta para bajar costos en las industrias. Es un win-win como dicen los norteamericanos, ganamos todos, tanto el empleador como el empleado.

Con respecto al sector productivo, creo que estamos en una posición inmejorable para ganar más mercado a través del papel. El papel es un elemento amigable con la sociedad por el hecho de ser sustentable y totalmente reciclable, es un elemento que cada vez va a ganar más terreno. El papel tiene que revalorizarse y lo tenemos que hacer entre todos los que integramos esta cadena de valor.

Yo terminé mi charla en el encuentro diciendo que tenemos que trabajar en el presente, pero que me preocupa el día uno después de la pandemia. Nos tenemos que preparar para ese día y para mí esta crisis nos da oportunidades. Por ejemplo, en Argentina creció el envío a nuestras casas por MercadoLibre, así como en otros países a través de Amazon y esto vino para quedarse. Uno aprendió a comprar online lo que antes no compraba; desde una planta hasta un electrodoméstico o una lata de pintura. Y todo viene en caja, está en nosotros demostrarle a ese cliente que la caja es un elemento esencial, como un traje a medida, adecuado para cada producto.

Innovación en tiempos de pandemia

 ¿Qué tipo de innovación desarrolló la industria para brindar soluciones durante la emergencia sanitaria?

Hubo varias empresas que hicieron distintos tipos de desarrollos frente al Covid-19. En mi empresa estamos trabajando en este momento con la Universidad de Tres de Febrero en una presentación en conjunto, en Francia, sobre camas de cartón corrugado. Nosotros hacemos la cama de cartón corrugado y el municipio de Tres de Febrero le agregó la parte electrónica con un software que mide en forma continua el estado del paciente. Fue presentado en un concurso internacional donde participaron 80 países y 400 modelos y ganamos nosotros.

Cada una de las empresas ha hecho aportes, desde divisores de camas tipo biombo de cartón corrugado, separadores de puestos de trabajo, ya sea para escritorio -para personal administrativo- como para los puestos de trabajo en las líneas de producción en donde los operarios están parados y no deben tener contacto físico. Realmente se ha trabajado mucho en desarrollo y esto es otro de los asuntos que tenemos que seguir apuntando. Estamos acostumbrados a copiar envases que nos traen nuestros clientes y creo que tenemos que cambiar ese sistema. Tenemos que ir nosotros con la innovación y el desarrollo.

Hay muchas cosas que se pueden crear, nosotros acá seguimos haciendo lo mismo que hace 50 años y tenemos que cambiar, si nosotros no somos los artífices, ¿quién lo va hacer? Yo creo que es una oportunidad muy linda que podemos tomar. Al principio pareció un momento difícil, pero esto va a dejar buenas enseñanzas. Creo que muchas cosas van a cambiar para bien.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *