Santiago del Estero: alerta ambiental de Greenpeace y Movimiento Campesino por desmontes en áreas de alto valor de conservación

Los desmontes  en áreas de alto valor de conservación de ecosistemas de bosques nativos del norte del país suman un nuevo alerta ambiental, ahora por el crecimiento registrado en Santiago del Estero desde el comienzo de la cuarentena, entre el 15 de marzo y el 31 de mayo. “Se deforestaron 7.759 hectáreas”, según la ONG Greenpeace y el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE)”.

Fuente: Nuevo Diario

SANTIAGO DEL ESTERO (4/6/2020).- “La deforestación tiene muchos efectos negativos para el medio ambiente. Uno de los mayores impactos es la pérdida del hábitat de millones de especies. Setenta por ciento de los animales y plantas que habitan los bosques de la Tierra no pueden sobrevivir a la deforestación que destruye su medio”, explican en el artículo publicado en Nuevo Diario.

 

A partir de un relevamiento realizado por Greenpeace Argentina, aseveran sobre la deforestación ilegal en el norte del país se concentra en cuatro provincias: Salta, Chaco, Formosa y Santiago del Estero. 

La entidad denuncia que el 36,3% de la superficie deforestada el año pasado en Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Salta fue en bosques nativos que están legalmente protegidos por su alto valor de conservación.

 

Deolinda Carrizo, del Movimiento Campesino de Santiago del Estero. Indicó, que: “Si no estuvieran los campesinos e indígenas organizados, hubieran destruido todos los bosques en Santiago del Estero, como sucedió en Córdoba, donde solo queda el 3% de los bosques. Hay que reconocer y respetar al campesinado y a los pueblos originarios como sujetos productivos, sociales y de la cultura, cuya capacidad productiva integral es fundamental en tiempos de pandemia, y frente al efecto negativo de la producción industrial, feedlots y monocultivos. La producción campesina es garante del 80 % de la alimentación del mundo”.

 

Según datos oficiales, Santiago del Estero es la provincia con más deforestación de las dos últimas décadas: entre 1998 y 2018 perdió 1.879.982 hectáreas de bosques nativos.

La principal causa de los desmontes es el avance de la frontera agropecuaria (ganadería y soja).

 

El monitoreo de deforestación en el norte de Argentina que realiza Greenpeace, mediante la comparación de imágenes satelitales reveló que en poco más de dos meses de aislamiento social preventivo y obligatorio se desmontaron 14.906 hectáreas (7.759 en Santiago del Estero, 3.073 en Formosa, 2.435 en Salta y 1.639 en Chaco).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *