Misiones: el Paisaje Protegido Cerro Mbororé en Panambí es una postal de la revalorización del patrimonio natural, cultural e histórico en el Alto Uruguay

Desde 2018  es una nueva área natural bajo la categoría de “Paisaje Protegido” por su valor social, ecoturístico e histórica para el Municipio de Panambí, en el departamento de Oberá, en Misiones, frente al Puerto Veracruz, del lado brasileño. Fue revalorizada bajo esta categoría que envuelve a un rico patrimonio natural y cultural del pueblo misionero, y se encuentra en proceso de relevamiento para el Plan de Manejo y con proyectos de construcción de infraestructura de un “Centro de Interpretación Histórico Ambiental”, tras el anuncio en marzo del Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología de Misiones, y que permitirá mejorar el sitio para la llegada de los visitantes que a futuro busquen conocer el destino.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (9/5/2020).-Por ley provincial y resolución del Ministerio de Ecología de la provincia, desde 2018 el Cerro Mbororé es una nueva área natural bajo la categoría de “Paisaje Protegido” por su valor social, ecoturístico e histórica para el Municipio de Panambí, en el departamento de Oberá, en Misiones, frente al Puerto Veracruz, del lado brasileño. Fue revalorizada bajo esta categoría que envuelve a un rico patrimonio natural y cultural del pueblo misionero, y se encuentra en proceso de relevamiento para el Plan de Manejo y con proyectos de construcción de infraestructura de un “Centro de Interpretación Histórico Ambiental”, tras el anuncio en marzo del Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología de Misiones, y que mejorará el sitio para la llegada de los visitantes que busquen conocer el destino.

El 11 de marzo de 1641 ocurrió la batalla de Mbororé, un enfrentamiento entre los guaraníes que habitaban las Misiones Jesuíticas y los bandeirantes, exploradores y aventureros portugueses cuyo centro de acción estaba en San Pablo. El lugar de la batalla fue en las cercanías del cerro Mbororé. Fue una batalla histórica que terminó con la victoria guaraní.

Si bien la cuarentena no permite llegar físicamente hasta el lugar en estos momentos, en una entrevista con René Schieffer, profesor de Historia y Ciencias Sociales, guía de Turismo y  uno de los guardaparques que integra el equipo técnico de trabajo  para el desarrollo del Plan de Manejo del área natural, rescató los motivos que llevaron a la decisión de conservación del lugar como Paisaje Protegido, de manera de recomendar el sitio para ser incluido en una futura agenda de viajes internos, cuando las circunstancias lo permitan, por el valor social y cultural que esconde el sitio.

Foto: Paisaje Protegido Cerro Mbororé.

El Cerro Mbororé tiene 53 hectáreas de superficie y abarca todo el cerro y sus áreas circundantes, incluso parte del paisaje de la costa del río Uruguay. Fue creado por el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables y sancionado por ley provincial, pero previo a esta creación fueron décadas de luchas por el reconocimiento y protección del sitio que llevó adelante el reconocido Eduardo Sánchez (76), historiador, artista y maestro de Puerto Panambí.

En la cima del cerro, el sitio ofrece una buena visibilidad del río, se puede apreciar la costa brasileña y las chacras de los alrededores, desde donde también el paisaje es único e irrepetible al ser parte del contexto del ParkWay de la Ruta Provincial Costera 2 del que forma parte.

Este año se avanzó en la convocatoria para la licitación de la construcción de un “Centro de Interpretación Histórico Ambiental”, tras el anuncio en marzo del Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología de Misiones, procesos que sin dudas se verán demorados por el contexto de emergencia sanitaria provincial, nacional y mundial, que son de público conocimiento por coronavirus.

Foto: Eduardo Sánchez ,  principal propulsor por la valorización del Cerro Mbororé , junto a integrantes del equipo de guardaparques: René Schieffer, Victor Zemunich y Antonio Millán.

“Un paisaje protegido es una categoría de conservación, pero con mayor flexibilidad que otras áreas naturales protegidas. Estos sitios cumplen determinados requisitos de importancia ecológica y cultural, muchas veces afectadas por actividad antrópica en donde pueden desarrollarse actividades educativas, deportivas, investigaciones, etcétera, con cierto control normativo”, explicó Schieffer.

En Misiones hay otros espacios bajo esta categoría, entre ellos está el Paisaje Protegido Andrés Giai en Puerto Iguazú; el Paisaje Protegido Lago Uruguaí en Puerto Libertad, y ahora el Paisaje Protegido Cerro Mbororé en Panambí.

Schieffer se vinculó con el proyecto, en principio al tomar conocimiento del lugar al estudiar la historia regional en la carrera de Profesorado y Licenciatura en Historia, luego conoció el lugar viajando en la carrera de Guía de Turismo y finalmente fue convocado por el Ministerio de Ecología, específicamente por Ernesto Kraukzuk, actual guardaparque en Puerto Península, a quien además considera como uno de los grandes valores misioneros en conocimiento científico sobre conservación de la biodiversidad, destacó el profesional.

Foto: René Schieffer, Nene Abramson, Ernesto Krauckzuk, Antonio Millán y Víctor Zemunich

“En lo personal, me atrae lo místico de estos sitios, algo que no todos lo perciben, pero está vinculado al Moconá y el resto de los 30 pueblos jesuitas. La batalla ocurrió en 1641, pero las repercusiones se perciben aún hoy. Y si a toda la carga ecológica, histórica y espiritual, podemos sumar lo educativo y ecoturístico, estaríamos en condiciones de cumplir una meta que beneficia lo cultural y económico para el municipio de Panambí, ya que la visita al Cerro Mbororé moviliza a emprendedores turísticos locales y expone la riqueza de nuestra naturaleza, generando trabajo local, educación ambiental e histórica, y conservación”, indicó en la entrevista con ArgentinaForestal.com

Foto: Paisaje Protegido Cerro Mbororé

 

Valor ambiental

El entorno natural del lugar fue afectado por décadas de cultivos y actividades rurales. El sector superior, el más elevado del cerro, cuenta con interesantes especies vegetales que según Ernesto Kraukzuk, naturalista e investigador, son típicas de la ecorregión de Campos.

“En el área hay cactáceas y herbáceas abundantes. En las estribaciones del cerro crece un monte de selva paranaense secundario, degradado en general por rizados de ocupantes y ganado vacuno. El lugar tiene un valor ecológico “per sé” al ser parte del distrito fluvial del Uruguay según Martínez Crovetto, es decir, conserva un ambiente costero, agua y cerro, algo excepcional”, precisó el guardaparque.

Se ubica muy próxima al área de importancia para la conservación de aves, que se encuentra en Barra Concepción, además de ser un área propicia para el desarrollo de actividades de interpretación de la naturaleza, educación ambiental y turismo ecológico.

“En cuanto a la flora natural, es notable lo diverso de los ambientes que cubre esta pequeña área, donde la costa de río genera la presencia de muchas exóticas, la pendiente con selva secundaria degradada, la cima con herbáceas, cactáceas y muchas piedras”, destaca Schieffer.

Foto: En imágenes, flora característica del  área natural Paisaje Protegido Cerro Mbororé

 

Sobre la fauna, el profesional mencionó que se puede observar en el sitio al mono caí, por ejemplo, que al parecer -según los pobladores de los alrededores- es común en la zona. “Hay que destacar la fauna íctica, que siempre es subestimada al no poder observarse a simple vista”, agregó el guardaparque.

En el presente año, se continuará con el proceso del Plan de Manejo para el área natural, que se realiza en equipo bajo la coordinación de Laura Mayerhoffer. “En este caso, en el equipo somos todos guardaparques del Ministerio de Ecología con diferentes especialidades y experiencias, para llevar adelante el relevamiento y la elaboración. Se realizaron hasta ahora dos campañas donde trabajamos varios días en el área”, agregó Schieffer.

Foto: Febrero 2020. De izquierda a derecha: Claudia, Laura, Víctor, Tony. Sentados: Ernesto, Lorena, René, Viviana y Chito, todos guardaparques del Ministerio de Ecología de Misiones.

Patrimonio social, histórico y cultural

Se cree que desde el Cerro se desarrolló parte de la larga batalla de Mbororé, que duró más de una semana, el sitio habría sido un mirador, las acciones principales de la batalla ocurrieron en el agua ya que fue una batalla fluvial y terrestre, por la costa, hasta Moconá, ya que los bandeirantes paulistas fueron perseguidos y hostigados por los jesuitas guaraníes hasta allí.

“Su valor histórico radica en que marcó el fin de una época de depredación de las banderas paulistas por las misiones, marcó el inicio de las Misiones Jesuíticas de la Segunda Generación, que son los 30 pueblos creados o trasladados hacia el Paraná y el Uruguay tras la destrucción por parte de los paulistas de las misiones de la Primera Generación constituidas en las provincias de Itatín, Guairá y Tapé”, relata Shieffer.

Además, se valora el lugar por ser el escenario de la primera batalla fluvial histórica de la futura Argentina.

Turismo cultural

El  lugar es continuamente visitado, tanto por turistas, deportistas, curiosos o promeseros religiosos ya que se tomó como lugar de culto al cerro, incluso hay dos cruces, la de un travesaño y la de dos travesaños  que es la cruz guerrera de los padres jesuitas.

Además del Centro de Visitantes, se proyecta habilitar un puesto de guardaparques.

“El acceso por Ruta Provincial 2 es el más recomendable para el turista ya que es por asfalto, aunque existe otro acceso con más km de tierra desde ruta provincial 5 en Panambí”, recomendó el guardaparque.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *