#FRA2020: La pérdida de bosques en el mundo se reduce en cifras estadísticas, pero continúa y urge adoptar medidas ante el daño ambiental, social y económico que implica para el planeta

Se publicó esta semana la ‘Evaluación de los recursos forestales mundiales 2020’, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un estudio que se realiza periódicamente desde 1948. La edición 2020 muestra la desaparición de valiosos hábitats que albergan un 80% de la biodiversidad terrestre. “La pérdida de bosques se ralentiza a nivel mundial y se incrementa la gestión sostenible”, señalan desde FAO como una de las principales conclusiones positivas del informe.

Foto: Bosque Atlántico, Reserva de Biosfera Yabotí, provincia de Misiones, Argentina.

ROMA (8/5/2020).- La deforestación continúa a nivel mundial, aunque a un ritmo más lento, indica el último informe de los bosques del mundo: desde 2015 se han convertido a otros usos 10 millones de hectáreas de bosques al año, lo que supone una disminución con respecto a los 12 millones de ha anuales de los cinco años anteriores, según las principales conclusiones de un informe de referencia que elabora de forma quinquenal la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las principales conclusiones de la Evaluación de los recursos forestales mundiales 2020 (FRA 2020, por sus siglas en inglés) se han presentado el jueves 7 de mayo junto con una publicación interactiva titulada “Una nueva perspectiva: Evaluación de los recursos forestales mundiales 2020”. El informe completo FRA 2020, con datos sobre los países, se publicará más adelante.

Según el estudio, el mundo cuenta hoy con 4.060 millones de hectáreas de bosques, lo que equivale a 0,52 ha por cada habitante de la Tierra. En términos netos -incluyendo la expansión de los bosques-, la superficie forestal mundial ha disminuido en 4,7 millones de ha anuales desde 2010.

Casi un tercio de la superficie terrestre del planeta está cubierta por bosques, que aportan gran cantidad de materiales, servicios, belleza estética y sustentan los medios de vida de millones de personas.

“Los bosques son parte importante de nuestras vidas, y pueden verse en nuestros alimentos, en el mobiliario doméstico y sentirse en el aire más limpio que respiramos gracias a su presencia, por lo que debemos esforzarnos más y colaborar en todos los sectores forestales y agrícolas, para frenar más rápidamente la deforestación”, aseguró María Helena Semedo, directora General Adjunta de la FAO para Clima y Recursos Naturales.

“Es muy gratificante saber -añadió- que cada vez más zonas forestales están sujetas a planes de ordenación a largo plazo, que son esenciales para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 15”.

El ODS 15 hace un llamamiento para proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, es decir, fomentar la “vida en la tierra”.

La Evaluación de los recursos forestales mundiales es un componente esencial de la custodia por parte de la FAO de los principales indicadores del ODS 15, ya que recopila y divulga datos fidedignos sobre las tendencias en el porcentaje de la superficie forestal y los progresos en materia de gestión forestal sostenible. En la actualidad, 2.050 millones de hectáreas de bosques -más de la mitad del total-, están sujetas a planes de ordenación.

“La Evaluación de los recursos forestales mundiales ofrece una visión integral de los bosques del mundo y es una herramienta fundamental para la formulación de políticas, prácticas e inversiones adecuadas”, señaló Mette Wilkie, directora de la División de Políticas y Recursos Forestales de la FAO. Wilkie elogió la extraordinaria colaboración entre la Organización de la ONU y una red mundial de más de 700 expertos que de forma conjunta, armonizaron métodos y analizaron más de 60 factores en 236 países y territorios para elaborar el informe.

 

Avanzar hacia un progreso tangible

Para la FAO, una mejora notable detectada por la nueva evaluación es que la superficie forestal en zonas protegidas ha aumentado a nivel mundial en 191 millones de hectáreas desde 1990 y ahora el 18 por ciento de los bosques del mundo se encuentran dentro de zonas con protección, siendo América del Sur la región con la mayor proporción de éstas.

“Esto significa que el mundo ha cumplido y superado -en lo que respecta a los bosques-, el Objetivo de Biodiversidad de Aichi, de proteger al menos el 17 por ciento de la superficie terrestre para 2020”, indicó el Oficial Superior Forestal de la FAO, Anssi Pekkarinen, coordinador del informe.

Sin embargo, África tuvo la mayor tasa anual de pérdida neta de bosques en el período 2010-2020, con 3,9 M ha, seguida por América del Sur, con 2,6 M ha. En tanto, Asia tuvo el mayor aumento neto de superficie forestal en el período 2010-2020, seguida por Oceanía y Europa.

El mundo ha perdido 178 millones de hectáreas de bosque desde 1990, que es una superficie aproximadamente de la dimensión de Libia.

Más del 90% de los bosques del mundo se han regenerado de forma natural. La superficie de bosques regenerados de forma natural disminuyó desde 1990, pero la superficie de bosques plantados aumentó en 123 M ha

Otro dato estadístico del informe, es que “más de 2 mil millones de has tienen Planes de Manejo. En Europa, la mayor parte de los bosques tiene planes de manejo, en cambio, existen planes de manejo para <25% de los bosques en África y < 20% en América del Sur

Los bosques del mundo son en su mayoría de propiedad pública, pero la proporción de bosques privados ha aumentado desde 1990. 𝗘𝗹 𝟳𝟯% 𝗱𝗲 𝗹𝗼𝘀 𝗯𝗼𝘀𝗾𝘂𝗲𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼 𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝗽𝗿𝗼𝗽𝗶𝗲𝗱𝗮𝗱 𝗽ú𝗯𝗹𝗶𝗰𝗮.

Conclusiones principales

• La superficie forestal mundial se ha reducido desde 1990 en 178 millones de hectáreas, aproximadamente el tamaño de Libia.

• Durante el último decenio la superficie forestal aumentó en Asia, Oceanía y Europa, mientras que la tasa más alta de pérdidas netas de bosques se registró en África, seguida de América del Sur.

• Los bosques primarios representan cerca de 1 110 millones de hectáreas

• Alrededor del 30 por ciento de todos los bosques se utiliza mayormente para la producción de productos forestales madereros y no madereros.

La proporción de bosques destinados principalmente a la protección del suelo y el agua está aumentando.

• La mayoría de las zonas forestales -un 93 por ciento del total- consisten en bosques de regeneración natural, mientras que el resto está plantado.

• Las existencias totales de carbono forestal están bajando al reducirse la superficie de los bosques, aunque la densidad de estas existencias ha aumentado ligeramente en las últimas tres décadas

 

 

Fuente: FAO

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *