Corrientes: Desde Santo Tomé aseveran que se frenaron proyectos de inversión industrial y el cuadro actual para los aserraderos sigue siendo crítico

Raúl Sessa, presidente de la Asociación de Industriales de la Madera y Afines de Santo Tomé, aseveró que “las plantas de energía anunciaban que iban a consumir este producto, no se ponen en marcha, ni Kuera SA en Santo Tomé, ni la Planta de Virasoro”.

Fuente: El Libertador
CORRIENTES (30/4/2020).- A más de 40 días de iniciada la cuarentena por el Covid-19, el empresario Raúl Sessa, presidente de la Asociación de Industriales de la Madera y Afines de Santo Tomé volvió a referirse a las complicaciones que está teniendo el sector, a raíz de las restricciones impuestas por el Gobierno para prevenir la propagación de la enfermedad.

Por ahora, el objetivo es “mantener los puestos de trabajo” y que los beneficios anunciados por el Gobierno nacional son sólo prórrogas y lo que hace es “tirar el problema para adelante”, aseguró. La suspensión de la comercialización de chips a la firma Alto Paraná complica aún más la situación.

Del Proyecto Kuera, nada se sabe y dijo que no hubo más contacto con los empresarios que llevarían adelante la construcción de la planta de biomasa en Santo Tomé.

“El problema está bastante complicado; nosotros estamos haciendo proyectos día a día porque es imposible hablar a largo plazo, y apuntando a mantener el puesto de trabajo de nuestros empleados. Lamentablemente, la situación se está complicando por falta de crédito, ya que Banco Nación y otros bancos suspendieron todos los créditos para Capital. En los impuestos no hubo ningún beneficio, simplemente prórrogas que lo único que hacen es estirar el problema para más adelante; y en las ventas, si bien nos autorizaron a trabajar, no autorizaron toda la cadena, es decir, las mueblerías por ejemplo, no pueden trabajar ni las obras de construcción grandes, lo que nos genera un cuello de botella en las ventas. Sin contar que a ésto hay que agregarle el tema de la cadena de pagos, ya que la misma está cortada, nos vinieron una cantidad de cheques rebotados y todo eso repercute en el manejo de la empresa”, detalló inicialmente Sessa.

También explicó que al circuito le faltan dos patas, la primera, los bancos que no están a la altura de las circunstancias tanto en la parte crediticia como en la parte de los cheques, pues no se hicieron cargo de los mismos. La otra pata es la de las ventas, que están frenadas al estar inhabilitada gran parte de la cadena productiva.

Más allá de esto, dejó entrever que el sector está ubicando algo de la producción en la exportación, pero advirtió que esto también es un riesgo porque no se puede tener tanto capital afuera. “Hay que tener en cuenta que la materia prima es cara y hay que cortar, secar, cepillar y enviar; todo un proceso que lleva por lo menos 60 días hasta poder cobrar, más todos los cheques rebotados se nos hace bastante complicada la ecuación”, dijo.

De esta manera, el emprendedor dejó al descubierto que los anuncios que se hicieron en relación a los créditos y las ayudas al sector no serían tales, al señalar: “Los anuncios del Gobierno son complicados porque no solamente no son tal cual lo dicen, sino que nos dejan mal parados porque, por ejemplo, hablan de prórroga de cargas sociales, porcentajes de cargas sociales que no se van a abonar del 95 por ciento, pero ese 95 por ciento es de un ítems que termina siendo el 15 por ciento del total de las cargas sociales, lo que es realmente muy poco y además, con prórroga de 60 días”.

 

EN ROJO 

“En mí caso particular, yo saqué un crédito para capital antes de la cuarentena y me cobraron 50 mil pesos de sellado, es decir, ni siquiera eso nos perdonan; lo que deja al descubierto que en realidad son muy pocas las facilidades y los beneficios para las Pymes. En fin, de los anuncios a los hechos hay un largo trecho, y la realidad es distinta a la que se escucha que dicen que van a hacer porque en realidad al bolsillo nuestro eso no llega, e incluso nos ponen en una mala situación porque la gente cree que el Gobierno nos ayuda, cuando no es así; lo estamos bancando todo al pulmón y se hace cada vez más difícil”, afirmó.

Paralelamente, el empresario comentó que el gran problema que están teniendo con el chip, que es el 50 por ciento de toda la materia prima que compran y que las plantas de energía anunciaban que iban a consumir este producto, no se ponen en marcha, ni Kuera SA en Santo Tomé, ni la Planta de Virasoro.
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *