Cuando la tierra nos alerta

Escribe: Ing. Ftal. Jaime G. Ledesma. Presidente Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (*)

 

MISIONES (abril 2020).- El 22 de abril se conmemora el Día Internacional de la Madre Tierra, es celebrado en muchos países, su promotor fue el senador estadounidense Gaylord Nelson, el cual instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la sobrepoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.-

 

Es un día  no sólo para rendir el homenaje a nuestro planeta y reconocer a la tierra como nuestro hogar común, nuestra madre naturaleza (como lo expresan distintas culturas a lo largo de la historia de la humanidad), sino también, y más aún por estos tiempos, es un buen momento para realizar, como sociedad, una profunda reflexión sobre cómo nos desarrollamos de aquí para adelante.-

 

 

La interacción de los distintos ecosistemas planetarios con las distintas sociedades, en los distintos países del mundo, nos está dando claras señales de cuan enferma esta su  salud ambiental. No pretendemos ser apocalípticos, sino que tomemos real dimensión de los tiempos que vivimos para revertir conductas y actitudes como sociedad.-

 

Naciones Unidas (ONU) recientemente en un comunicado a expreso: “…La naturaleza sufre. Los incendios en Australia, los mayores registros de calor terrestre y la peor invasión de langostas en Kenia… Ahora nos enfrentamos a COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema. …El cambio climático, los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, pueden aumentar el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas). …De acuerdo con PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada cuatro (4) meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. …Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental. …El impacto visible y positivo del virus, ya sea a través de la mejora de la calidad del aire o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, no es más que temporal, ya que se debe a la trágica desaceleración económica y la angustia humana.  …Recordemos más que nunca en este Día Internacional de la Madre Tierra que necesitamos un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta. Promovamos la armonía con la naturaleza y la Tierra.-

 

La Federación Argentina de la Ingeniería Forestal (FAIF) publicó, conjuntamente con la rúbrica de los cinco (5) Presidentes de los Colegios Profesionales del País, hace algunos días (9 de abril de 2020), un documento titulado: “Bosque vivos, Pueblos con futuro”,  en donde afirmaba que: “…El cambio climático es una emergencia ambiental que hoy impacta significativamente en el ecosistema planetario, produciendo muchos desequilibrios ambientales en los cinco contenientes, de la cual no somos ajenos. …Esta pandemia tiene cierta vinculación con esos desequilibrios (la propagación de enfermedades zoonóticas se exacerban por la deforestación y la degradación forestal), lo que nos obliga a profundizar los cambios necesarios sobre nuestro desarrollo global y también local.  …Los bosques en este proceso tienen un rol estratégico pues la conservación, la restauración y la expansión de los mismos son fundamentales para el abordaje del cambio climático, a vez la producción sostenible de madera, derivados y los productos no maderables, sumados a los servicios ecosistémicos territoriales que los bosques prestan, son vitales en estos tiempos. …Los bosques son sinónimos de vida, de biodiversidad, de desarrollo sostenible; los bosques vivos garantizan pueblos con futuro.-

 

Sin dudas que los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) es una hoja de ruta, pero que requiere de mucho compromiso, no solo de los gobiernos, sino de la sociedad en su conjunto para lograr el emponderamiento necesario en favor de un ambiente saludable y sostenible; urge una transición eco-ambiental.-

Hoy la MADRE TIERRA nos está pidiendo a “gritos” que actuemos a favor de nuestra naturaleza.-

 

El economista y sociólogo Jeremy Rifkin en su libro: “El Green New Deal Global”  plantea un escenario  relativamente optimista que contradice la visión apocalíptica de crisis climática, pero sin olvidar la realidad, sosteniendo que estamos ante una emergencia global, donde estamos a tiempo, y considera que la lucha a favor de la descarbonización de la economía será la transición más rentable.-

 

Es necesario transformar nuestro sistema social y económico, el Green New Deal Global es un audaz plan económico, pero como bien lo afirma Jeremy Rifkin: “tenemos los instrumentos, tenemos la tecnología y la experiencia en crear infraestructuras, tenemos viento, sol y un mercado que nos habla, solo hace falta que millones de personas se involucren”.-

 

Este 22 de abril es una muy buena oportunidad para reflexionar sobre la necesidad de reconciliar el progreso con la salud del planeta, donde la bio-economía, la biodiversidad y los bosques serán estratégicamente vitales.-

 

“La voluntad es la fuerza motriz más poderosa que la energía atómica”  (Albert Einstein).-

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *