La Federación Paraguaya de Madereros advierte que la intrusión en campos forestales frena inversiones en el país 

“La inseguridad que genera el aumento de las invasiones campesinas a fincas con inversiones forestales y reservas de bosques nativos desalienta la inversión”, expresó al diario ABC Color el presidente de la Fepama, Manuel Jiménez Gaona.

Fuente: ABC Color

 

PARAGUAY (30/11/2019).- El aumento de las invasiones campesinas que afectan a inmuebles agropecuarios y forestales, explotados racionalmente y con criterios de sostenibilidad, genera una gran inseguridad en el sector, razón por la cual están frenadas las inversiones, denunció ayer el presidente de la Federación Paraguaya de Madereros (Fepama), Manuel Jiménez Gaona.

Argumentó que el aumento del ingreso ilegal de grupos campesinos a fincas productivas del agro que tienen zonas boscosas estaría asociado con el inminente comienzo del año político, ante las elecciones municipales, que serán en 2020.

El líder maderero dijo que presumiblemente las invasiones serían propiciadas por líderes políticos locales, de diversos partidos, que incitan a ese tipo de delitos, para ganarse adeptos.

Comentó que las invasiones afectan a propiedades que poseen reservas de bosques nativos, así como también las que poseen grandes inversiones en reforestación. Explicó que una de las pruebas de que las inversiones están frenadas en el sector es que los créditos blandos habilitados para el rubro forestal, por parte de la AFD, no están siendo tomados como se esperaba, a pesar de las grandes ventajas de bajos intereses y tiempo de gracia que se ofrece.

Una inversión en reforestación implica más de 12 años hasta el inicio de la cosecha, y ese lapso es largo, desde el punto de vista de la inseguridad.

También mencionó que los invasores ingresan a los bosques privados y propician sistemáticos robos de rollos.

“El problema campesino no sería falta de tierra, ni siquiera falta de apoyo, porque existen hechos comprobados de que insumos, herramientas y equipos entregados en el marco de proyectos emblemáticos, con apoyo extranjero, terminaron en comercios zonales, por lo que no se instalaron en las fincas campesinas”, enfatizó.

Admitió que el tema es complejo, pero quienes buscan producir, cumpliendo las normativas pertinentes, deberían tener las garantías del Estado para trabajar, acotó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *