Forestoindustria: Misiones y el desafío de lograr compatibilizar las necesidades de toda la sociedad promoviendo una actividad sostenible

Profesionales independientes expresaron su preocupación respecto al debate que desde la legislatura generaron a través de un proyecto que responsabiliza a las plantaciones de pino de Arauco SA, en Puerto Libertad, de “contaminar el ambiente y la salud de los vecinos con enfermedades respiratorias”. La iniciativa es de autoría del diputado por el PAyS, Martín Sereno. Ante la consulta, indicaron que carece de sustento técnico como fue planteado en sus fundamentos. “Como toda actividad productiva, seguramente se necesita diálogo en la búsqueda de mejorar, pero Misiones es forestal por excelencia, tiene desarrollada toda la cadena de valor de la actividad basada en la forestación”, remarcaron.

Por Patricia Escobar

 

MISIONES (22/10/2019).- Misiones es una provincia con historia forestal, por cultura del trabajo maderero,  y de excelencia en el desarrollo logrado en los últimos 30 años en toda la cadena de valor del sector a nivel país. En la actividad, enfrenta una de sus peores crisis económicas y de mercado, y los desafíos globales frente al Cambio Climático sin dudas obligan a un debate serio de revisión de políticas públicas para reafirmar el modelo de desarrollo que se planteó a partir del Plan Maestro Forestal en el año 2000. El sector evolucionó, como también la ciencia y la legislación vigente que acompañó este crecimiento.

La base de la forestoindustria, una de las principales actividades económicas en cuanto al aporte del PBG de la provincia y por su alto impacto en la generación de empleo genuino a través de casi 700 aserraderos PyMes, depende de las plantaciones forestales, principalmente en especies de pinos, y en incipiente crecimiento de superficie de eucaliptos. Exóticas, si. Habría unas 405.824 hectáreas forestadas. Pero que además abastecen con productos madereros a los principales centros del país. Su potencial para exportación es enorme, pero antes habrá que definir qué política de desarrollo forestal se quiere.

En bosques nativos se registran 1.638.147 hectáreas, el 55% de la superficie total de la provincia. Según el Ordenamiento Territorial (Ley Provincial 265/2017), se divide entre un 14% en Categoría Roja, un 27% en Categoría Verde y en un 59% en Categoría Amarilla. En tierras de categoría Verde se aprueban proyectos productivos, en amarilla, se estudia caso por caso. En rojo, está destinado a conservación.

Por lo tanto, la provincia tiene su Ordenamiento Territorial vigente, rigen leyes que establecen los suelos de aptitud forestal, los sitios dónde se autorizan a plantar pinos y se regula según legislación vigente cómo plantar, estableciendo bajo  normativas el uso de productos químicos o fitosanitarios correspondientes, como sucede con cualquier otra actividad productiva como el Tabaco, la yerba mate, el té, etcétera.

Pero como sector productivo, la actividad forestal en forma constante vuelve a ser protagonista de debates que aún deben darse en la sociedad, tanto por lo que implica desde lo económico, ambiental, social, territorial y técnico. Y ante la desinformación general que la sociedad exige al Estado clarificar.

Según publicó el Ministerio de Hacienda de la Nación, “Informes Productivos Provinciales, Año 3 – N°19”, la superficie forestal implantada en Misiones asciende en la actualidad a 405.824 hectáreas, lo que representa un 13% de la superficie total provincial.

De esta superficie, en Misiones se encuentran empresas forestales que lograron ser certificadas bajo los mejores estándares y normas internacionales de gestión forestal sostenible, y el objetivo del gobierno de la provincia es lograr que muchas hectáreas más de plantaciones de pequeños productores avancen en ese camino, según un programa en marcha en la Secretaría de Industria, coordinado con Ecología y el ministerio del Agro y Producción.

La Certificación de Gestión Forestal Sostenible (PEFC Cerfoar o FSC) es un control independiente e internacional, con auditorías que se realizan sobre las empresas certificadas, que intentan garantizar que las forestaciones implantadas fueron gestionadas según prácticas sostenibles y que generan ventajas económicas, sociales y ambientales.

Sumado a ello, sobre la actividad también se realizaría el contralor de los organismos competentes en la Provincia (Agro y Producción, Ecología, Ordenamiento Territorial, Salud Pública, Ministerio de Trabajo, etcétera). En este contexto, profesionales independientes respondieron a las consultas de ArgentinaForestal.com respecto al proyecto aprobado el jueves en la legislatura por el “impacto de las plantaciones de pino en la salud de los pobladoras y la contaminación del suelo” en operaciones forestales en Puerto Libertad, pidiendo intervención sobre las operaciones de la empresa Arauco SA.

  • No hay reconversión de bosques nativos a pinos en Misiones

En principio, algunos se refirieron a un concepto que es errado y que se repite desde diferentes sectores: “En Misiones no se plantan árboles modificados genéticamente y además, las empresas y productores con plantaciones forestales no convierten bosques nativos para plantar pino, ya que rigen leyes que regulan la actividad”.

Si esto sucediera, se trataría de un caso de incumplimiento de las normativas legales vigentes en la provincia, ya que cuenta con un Ordenamiento Territorial y se establece previa autorización de los organismos competentes la tierra de aptitud forestal para los proyectos.

Por el contrario, en la provincia de Misiones se identifican claramente los sitios de alto valor para conservación, incluyendo los bosques nativos en un proyecto de plantaciones forestales. Estas áreas se  conservan y protegen de cazadores furtivos, recolectores no autorizados, talas ilegales, intrusiones, etcétera.

  • Las plantaciones forestales aportan al ambiente, igual o más que otras actividades productivas

Las plantaciones forestales también brindan ventajas ambientales, diferentes a las del bosque nativo, se trata de otro ambiente, pero la actividad forestal comparado con la ganadería, el tabaco, la yerba mate, el té, o cualquier otro cultivo, es una actividad con destino industrial pero basado en materia prima renovable, que ofrece aportes para la mitigación de emisiones de carbono y encamina hacia una economía más sostenible a una región.

Sus aportes económicos, ambientales y sociales son medibles, establece estándares para la respetar la conservación de la biodiversidad ante la legislación vigente, respetando por ejemplo los recursos de  agua y el tratamiento de manejo de suelo. Siempre, como cualquier actividad, que se cumpla con las buenas prácticas y legislación vigente.

De igual forma, quienes realizan esta práctica de gestión forestal sostenible, contribuyen al desarrollo local generando trabajo en blanco, aportan a la producción de energía a partir de recursos renovables y promueven cadenas de valor de la industria forestal local más competitivas y sostenibles.

Las plantaciones forestales abastecen a las industrias madereras PyMEs y a las fábricas de celulosa y papel, movilizan el transporte, la prestación de PyMES de servicio, creando puestos de trabajos directos e indirectos donde exista una fábrica maderera en marcha.

La producción lograda de la actividad foresto-industrial de la provincia se comercializa con madera para las construcciones, muebles, pisos, en la pasta celulósica para la fabricación de papel, pañales o papeles marrones, todo se deriva a una industria que produce algún producto que termina en el uso cotidiano.  De esta forma, se podría seguir detallando un sinnúmero de beneficios más de bienes y servicios que se obtiene de esta actividad.

Se estima que en la actualidad más de 2.000 pequeños productores se sustentan de las plantaciones en Misiones.

Información técnica y más control

“La iniciativa legislativa fue aprobada exponiendo el reclamo de una parte de la comunidad, pero sin involucrar previamente a todas las partes interesadas, directas e indirectas, para el análisis de este tema clave para el desarrollo económico y social de la provincia, porque se cuestiona a la actividad por considerar de riesgo la plantación de pinos”, señalaron distintas fuentes consultadas, que tomaron conocimiento por la publicación de Misiones Online respecto a la sesión legislativa.

Leer Noticia Relacionada

Misiones: La Cámara de Diputados aprobó pedido de más control a las plantaciones de pino de Arauco SA, por “contaminación ambiental y afectar la salud” de vecinos de Puerto Libertad

 

Si bien el proyecto surge a partir de la demanda de la comunidad de Puerto Libertad que planteó su preocupación por las operaciones de gran empresa que opera entre este municipio, Esperanza, Puerto Piray, Wanda, y Eldorado, los cuestionamientos generales fueron ante el “impacto” que estaría causando al “ambiente y la salud”, consecuencia del monocultivo en cercanos a las zonas urbanas.

Para algunos profesionales, se trata de un proyecto que carece de “argumentos técnicos, o son confusos ya que involucran cuestiones que tienen que ver directamente con la actividad forestoindustrial, mientras que el objeto de la ley es dictar ajustes y sanciones a realizarse en la actividad forestal primaria”.

Por ello, adelantaron que estudiarán la medida para solicitar la revisión de los mismos a través del diálogo, considerando que fueron vertidos en el ámbito legislativo.

En virtud del contenido del proyecto de ley, consideraron que no cuenta con estudios científicos para responsabilizar a las plantaciones de pino de los daños que mencionan, sino que se debiera estudiar el caso que se está denunciando en particular. “Pero todo lo que se generaliza en el proyecto, y se manifiesta en la aprobación de esta iniciativa, va en contra de lo que el mundo viene pregonando, de lo que la Argentina y, Misiones en particular, con una Facultad de Ingeniera Forestal que forma profesionales con conocimiento técnica en el manejo forestal”, fueron algunas de las respuestas desde el ámbito técnico de la provincia.

Cuestionamiento a la política forestal

Desde el año 2000 se viene fomentando como alternativa productiva para los más pequeños y medianos plantadores, la Ley 25.080, vigente hasta la actualidad para realizar proyectos forestales. “Nos es difícil entender y aceptar que existan intereses individuales y que éstos primen sobre los intereses colectivos, sin evaluar el daño que estas decisiones políticas adoptadas sin diálogo, ni consenso, generan en todo un sector productivo clave para la provincia”, señalaron profesionales independientes.

El sector privado invierte importantes recursos humanos y económicos en estas acciones, en la que se incluye la conservación del bosque nativo misionero.

Por ello, los técnicos aseveraron que hay información disponible que respaldan con estudios que las plantaciones forestales son sustentables si se realizan con buenas prácticas, como cualquier otra actividad productiva. “Los pinos no “matan” el suelo, no secan los arroyos, no contaminan el aire. Para ello, tenemos la ordenación forestal de un proyecto. Por otro lado, sin el desarrollo de las plantaciones forestales como materia prima para los aserraderos PyMES sería muy difícil mantener el valioso bosque nativo que Misiones aún sostiene casi solitariamente en la región”, remarcaron en un documento que hicieron llegar a la redacción de este medio.

Sin dudas, como toda actividad productiva, siempre la forestoindustria debe estar sujeta a la mejora continua y al dialogo con todas las partes interesadas, “pero es esencial debatir, generar y fundamentar con antecedentes científicos, tanto cuando se trata de las plantaciones forestales, como con cualquier tema de alto impacto social. Las herramientas tecnológicas, la ciencia y el conocimiento necesario para aportar datos certeros al debate, existen, los tenemos en la provincia en nuestras instituciones educativas, científicas y de control. Pero debemos usarlas”, indicaron.

 

Impacto ambiental

Otro aspecto que regula la actividad forestal es la herramienta de evaluación del impacto ambiental, muy valiosa para la comunidad, ya que analiza los impactos negativos y positivos de la actividad, y demanda la aprobación de la autoridad de aplicación provincial.

“Luego del estudio de impacto ambiental se puede, con argumentos, tomar medidas que corrijan, mitiguen o eviten los potenciales impactos negativos u otras que potencien los positivos. Pero siempre partiendo del conocimiento, del análisis objetivo y del trabajo multidisciplinario. Sostenemos firmemente que ese es el camino, nuestro medio ambiente ya no tiene lugar ni tiempo para la improvisación”, expresaron los profesionales.

 

Información responsable

En sus reflexiones finales, algunos de los profesionales adelantaron que convocarán próximamente a todo el sector productivo y a la sociedad en general, a dialogar para que “se empiece a reconocer que la actividad forestal, mediante el manejo sostenible de sus plantaciones, trabaja con respeto y con el cuidado que Misiones se merece, sin dejar de reconocer que hay que trabajar en los casos que las prácticas no está bien realizadas, pero tampoco sin dejar de defender lo que se hace bien. Nuestras plantaciones forestales sustentables, el enorme esfuerzo que hay detrás, y sus innumerables beneficios, no se merecen ser defenestradas y acusadas sin razón. Ni mucho menos ser motivo de legislación sin poder aportar la idea y el conocimiento disponible en la provincia”, cuestionaron.

De esta forma, como sector productivo, explicaron que el forestal no está exento de debates que aún deben darse, tanto en lo social como en lo económico, y también en lo técnico. “Pero las respuestas deben darse desde el debate con respaldo técnico, con todos los actores participando, porque solamente de esa manera las medidas posteriores podrán tener éxito. Por lo tanto proponemos a la sociedad en general, en especial a productores, estudiantes, trabajadores, familias del sector forestal y a las instituciones que representan y conocen de la práctica de esta actividad como AFoA Misiones, APICOFOM, AMAYADAP, Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones, Facultad de Ciencias Forestales, entre otras, que empecemos a informar en forma responsable a la sociedad, y también a salir a defender a las plantaciones sostenibles”, concluyeron.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *