FAIMA y CADAMDA en Federación: “La construcción con madera puede dar solución al déficit de más de 3,5 millones de viviendas sustentables que se necesitan en el país”

La Cámara de la Madera (CADAMDA) y la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), fueron protagonistas durante las 33° Jornadas Técnicas Forestales y el Encuentro de Industriales Madereros de Entre Ríos organizadas el jueves 5 y viernes 6 de septiembre del corriente año. “La construcción en madera implica menores costos, ahorro energético y mayor eficiencia en los tiempos de construcción”, indicó el director ejecutivo de FAIMA, Leandro Mora Alfonsín. En esa línea, sostuvo que “construir con madera es sostenible y sustentable, pero es necesario fortalecer los compromisos de acción público-privada iniciados para empujar el desarrollo de las fuerzas productivas”, expresó en el encuentro entrerriano.

Por Patricia Escobar 

ENTRE RÍOS (10/9/2019).- Con la participación de más de 200 asistentes, el evento organizado en forma conjunta por el IMFER (Industriales Madereros de Entre Ríos y Sur de Corrientes), AIANER (Asociación de Ingenieros del Noreste de Entre Ríos), CIPAF (Círculo de Profesionales de la Agronomía de Federación), INTA EEA Concordia (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y Municipalidad de Federación, con apoyo del Consejo Federal de Inversiones (CFI), entre otras empresas e instituciones con quienes coordinaron para llevar adelante la convocatoria, resultó de gran interés para profesionales, empresarios, productores, funcionarios locales y nacionales, inversores y desarrolladores inmobiliarios de distintos puntos del país.

La Cámara de la Madera (CADAMDA) y la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), fueron protagonistas durante las jornadas técnicas forestales y el segundo encuentro de industriales de Entre Ríos organizadas el jueves 5 y viernes 6 de septiembre del corriente año, acercando a especialistas de Economía y Arquitectura a disertar en el seminario denominado “Un cambio de cultura en la construcción de la Madera”, que contó con la cobertura especial de ArgentinaForestal.com.

Ver Noticia Relacionada

Galería de fotos: Visita a Maringa Maderas SA en el Parque Industrial de Federación

En la oportunidad, las charlas técnicas del Seminario abordaron respecto al uso sustentable de madera para la construcción, como parte del cambio de cultura en la construcción tradicional. Además de descubrir los beneficios y ventajas competitivas que ofrece actualmente la construcción con madera.

Las conferencias del seminario del jueves estuvieron a cargo del arquitecto Diego García Pezzano (CADAMDA-DNFI) y el economista Leandro Mora Alfonsín (FAIMA), que se refirieron a las oportunidades de desarrollo de las economías regionales con la construcción con madera y reflexionaron sobre el paradigma en la edificación de viviendas y todo tipo de proyectos y obras arquitectónicas en el mundo. “Uno de los grandes objetivos de CADAMDA es fomentar el consumo de madera por medio de difusión de información especialmente elaborada sobre sistemas de construcción con madera (arquitectura en madera, tendencias), muebles (propiedades, diseño y tendencias) y decoración en el hogar”, precisó Daniel Lassalle en la apertura del Seminario.

“Sin dudas es el momento de avanzar hacia la tendencia internacional de la arquitectura sustentable con el diseño de viviendas bioclimáticas, con materiales con menos huella de carbono, que demandan menores recursos y que finalmente logran una vivienda con menor consumo de energía y más amigable con el medio ambiente”, agregó el gerente comercial de cámara gremial empresaria.

“Con los seminarios, venimos al corazón forestal a compartir un concepto, un cambio de cultura en la construcción de viviendas con madera. Desde la UOCRA, con quienes tenemos reuniones, a veces nos miran en forma desafiante, por ser considerados como un sector de competencia para el universo de la construcción tradicional de ladrillos y hormigón, pero lo nuestro es una alternativa y un complemento, que viene a suplir una necesidad o una demanda que tiene la Argentina, de unas 3, 5 millones de casas en promedio”, indicó el directivo, para dar inicio a los disertantes de las charlas económicas, estratégicas y técnicas.

Las ventajas de la madera

El uso de la madera en la construcción ofrece soluciones a los desafíos habitacionales y de infraestructura que tiene la Argentina en la actualidad, afirmaron los especialistas. “La construcción en madera implica menores costos, ahorro energético y mayor eficiencia en los tiempos de construcción”, indicó Mora Alfonsín. “La actividad tiene impacto positivo en el crecimiento y desarrollo de las economías regionales, generando empleo y negocios de largo plazo”, agregó.

En esa línea, sostuvo que “construir con madera es sostenible y sustentable, pero es necesario fortalecer los compromisos de acción público-privada iniciados para empujar el desarrollo de las fuerzas productivas”, puntualizó el directivo de FAIMA entre sus principales conclusiones, en su conferencia dictada sobre “Madera en la construcción: una oportunidad para las economías regionales”.

Mora Alfonsín transmitió la visión de la Federación, una de las principales entidades interlocutoras ante el gobierno nacional, organizaciones civiles e internacionales, gremios, y representamos a toda la cadena de valor. “Conocemos la realidad del sector, y nos animamos a trabajar para transformar esta realidad. Para ello, desarrollamos estrategias bajando a las cámaras madereras del interior del país para retroalimentarnos de la información que ellas nos brindan. En función de las necesidades planteadas, organizamos capacitaciones en gestión a las empresas, fortalecemos la gestión Pymes, formamos recursos humanos, o realizamos acciones de posicionamiento del sector, etcétera. Eso es lo que se intenta hacer desde FAIMA con el apoyo de las 28 cámaras madereras que representan en todo el país”, detalló el directivo.

De esta forma, en su charla se refirió al desafío que tiene la Argentina para su crecimiento, y  en ese contexto, como la construcción con madera puede aportar a ello. Seguido, se refirió al  impacto económico que tiene esta actividad en las economías regionales, para –finalmente- responder a los interrogantes sobre si es factible construir viviendas sustentables.

Desafíos socioeconómicos y ambientales

Argentina tiene déficit habitacional y de infraestructura. “De acuerdo al Censo Nacional de 2010, el déficit habitacional alcanza a más de 3,5 millones de viviendas sustentables, lo que implica un 25% de los hogares. Hay un millón de viviendas de déficit absoluto, hay que construir desde cero. Y los otros 2,5 millones de viviendas faltantes son por condiciones de habitabilidad y refacciones básicas que demandan. En este contexto, una de las conclusiones principales es que mercado hay para todos, la construcción de viviendas tradiciones de arena y cemento, o para la madera, no es una cuestión de competencias de los sistemas constructivos, ya que son diferentes alternativas frente a una potencial demanda social, y ambas pueden complementarse. Y la industria de la madera tiene esta oportunidad de brindar una solución sustentable, rápida y de calidad, ante esta potencial demanda del mercado”, explicó Mora Alfonsín.

En regiones más rezagadas como el NOA o el NEA, el déficit habitacional es mayor. En el NEA es de un 50% y en el NOA es de un 40%. “Y esta realidad de déficit habitacional sustentable no solo afecta a nuestro país, sino que se repite en países de América Latina, como Colombia y otros. Argentina, en la región, tiene la oportunidad de dar un paso hacia adelante para brindar soluciones habitaciones en la región”, remarcó el profesional.

“Los sistemas industrializados de viviendas que hoy se pueden fabricar son de garantía de calidad en sus materiales, son más económicas en costos, versátiles, adaptadas a este cambio de cultura de pensar en viviendas sustentables. Esto también se ve en el mundo, donde hay países que compiten en la construcción sustentable con edificios completamente de estructuras de madera, como se da en España, Francia, Alemania, Japón, Canadá. La discusión en estos países es ver quien construye el edificio de madera más alto del mundo, no quien construye con madera. Esto es porque la tecnología para los sistemas constructivos estructurales de madera están desarrollados, están disponibles, y es reconocido como un material renovable que aporta, ante el crecimiento de la población y el Cambio Climático, a reducir impactos y ser más eficientes en el uso de los recursos”.

En esta línea, explicó que parte de la demanda futura que habrá en el planeta, coloca a la industria forestal frente a la oportunidad de un desarrollo posible para el cual la Argentina debe prepararse, avanzando hacia un aprovechamiento integral de los recursos naturales renovables: “Esto es lo que ofrece el uso de la madera en la construcción de viviendas por su eficiencia, durabilidad, versatilidad y sustentabilidad”, indicó Mora Alfonsín.

Por otra parte, afirmó que construir con madera es más económico. “Se estima que hasta 200 o 300 dólares más barato por metro cuadrado. Al mismo tiempo, en el país se discute el abastecimiento de la matriz energética, donde es necesario ir dependiendo cada vez menos de los combustibles fósiles, y a la hora de construir con madera se logra mayor eficiencia energética”.

También, se logra reducir tiempos en la construcción de una casa de madera (hasta 3 veces más rápido), y esto es un impacto directo en la ecuación de flujo de costos de un desarrollador inmobiliario, generando un abaratamiento significativo que puede convertirse en un diferencial, ya que de igual forma está garantizando durabilidad y habitabilidad frente a otros alternativas constructivas.

El empleo formal, el mayor impacto de la forestoindustria en las Economías Regionales

El 90% de la madera que utiliza la industria forestal argentina proviene de bosques cultivados, un recurso renovable imprescindible para la construcción de viviendas, muebles, celulosa y papel, entre otros productos. “Si uno mira el mapa económico que representa la actividad en toda la cadena forestoindustrial de la Argentina, vemos que mueve un negocio de más de 10 mil millones de dólares en Valor Bruto de Producción, representando el 7% del valor agregado industrial argentino. Y es un segmento generador de empleo genuino, con 135.567 puestos de trabajos formales, según datos oficiales al 2018”, destacó Mora Alfonsín.

De esta forma, consideró que el empleo es “el mayor impacto económico que debe medirse en las economías regionales y que son generados por el uso de la madera en la construcción. Este es el mayor valor para el país, en el contexto actual, de ser una actividad que genera empleo genuino, directo, y con un efecto multiplicador a través de las PyMEs. Sabemos que hay informalidad en el sector, y es un problema que hay que atender, pero si logramos un desarrollo sostenido, esto puede empezar a registrarse como empleo formal. Es decir, la marcha de la actividad maderera tiene un rol social clave en las economías regionales como fuente generadora de empleo”.

Este ejemplo fue graficado con Misiones como un caso testigo de desarrollo de una economía regional positiva y que debería ser más valorada, a partir de la medición de la generación de empleo local. “Según datos brindados por Christian Lamiaux y Guillermo Fachinello, de la APICOFOM, se realizaron entre 2009 y 2016 la construcción de 5 mil viviendas de madera en la provincia, generando 2.414 puestos de trabajo formales. Estamos hablando de Misiones,  una de las provincias con mayor desocupación, mayor informalidad laboral, y mayor nivel de pobreza respecto del resto de las provincias del norte del país. Que se pueda generar empleo de calidad y formal, en ese circuito productivo, va mas allá de la solución de viviendas sustentables, sino de un impacto económico y social que debe destacarse”.

Oportunidad estratégica

En la Argentina existe un marco regulatorio y reglamentos técnicos que dan previsibilidad y pautas de estandarización al uso de madera en la construcción. La vigente Ley 25.080, prorrogada hasta el 2019; el Reglamento CIRSOC 601, que brinda a los desarrolladores inmobiliarios un Manual para Construir con Madera, entre otras normativas, dan sustento a la actividad. “Se necesita un gran empuje para que esto sea sostenido en el largo plazo. Nadie pone dinero en un negocio si no se sabe que se va a vender. La clave para las PyMEs estará en trabajar en forma asociada, cada vez más. Por otro lado, como sector necesitamos articular en forma conjunta la búsqueda de soluciones público –privadas. En este sentido , desde FAIMA en la actualidad estamos realizando acciones institucionales en la Mesa Sectorial de Construcción con Madera, que responde a la Mesa Nacional de Competitividad que se reúne cada 3 o 4 meses, y es el espacio donde se han logrado avances concretos, como ser que los sistemas constructivos de madera sean considerados como construcción tradicional; está en marcha una agenda de trabajo con bancos y aseguradoras; hay una agenda de trabajo con municipios y provincias; se realizan capacitaciones a obreros, inspectores, desarrolladores; se establecieron normas nuevas de rotulado, entre otras medidas”, enumeró el directivo.

Para Mora Alfonsín, fueron estos avances los que “han ido promoviendo inversiones en Misiones, con la puesta en marcha de una fábrica de casas de madera por US$ 9 Millones, siendo la planta más importante del país y que se logró por la unión de un grupo de Pymes asociadas; esto llevó a la inversión en aserraderos por hasta US$ 2,5 Millones que son los que van a proveer a la nueva fábrica; y habrá nuevos empleos asociados por 2.500 puestos de trabajo. Esto permitirá un aumento de la capacidad instalada nacional de un 40% para construir 5 mil viviendas al año, lo que es para destacar en el sector”, expresó el especialista.

Este desarrollo, a criterio del directivo de FAIMA, es lo que genera un impacto fuerte en las economías regionales a través del empleo directo y la producción con valor agregado para el país desde las provincias, y con una industria sostenible y sustentable.

Para cerrar, Mora Alfonsín realizó una mención especial en la memoria del Arquitecto Jorge Barroso, quien falleció el 29 de agosto pasado. “Fue un formador, uno de los profesionales que más hizo en el país por promover la construcción con madera en la Argentina”, reconoció el especialista.

Seguido, continuó el seminario con una charla dinámica del arquitecto Diego García Pezzano, quien brindó  ejemplos constructivos en el mundo con datos que permitieron reflexionar sobre aspectos técnicos, mitos y realidades respecto a durabilidad y tecnologías de las estructuras de madera, para ubicar desde dónde parte el potencial de la Argentina en la actualidad y cuál es su futuro en la arquitectura con madera, donde el valor agregado es el diseño, las tecnologías, los materiales a combinar en la construcción y la eficiencia energética que se logra con una vivienda sustentable.

 

Leer Noticia Relacionada

Con el eje hacia un cambio cultural en la construcción con madera y la competitividad de las PyMEs, se realizaron las jornadas forestales e industriales en Federación

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *