Los legisladores de la UE eliminaron el último obstáculo para etiquetar el gas y la energía nuclear como “inversiones verdes”

Tras meses de intenso debate, a votación fue de 328 eurodiputados a favor de la propuesta de la Comisión Europea, 278 han votado en contra y 33, se abstuvieron. Se estima que el reglamento podría entrar en vigor a principios de 2023. Los legisladores de la Unión Europea votaron a favor de permitir que el gas natural y la energía nuclear se etiqueten como inversiones verdes, eliminando la última barrera importante para potencialmente miles de millones de euros de financiación de inversores ambientales.

 

Fuente: con información de Bloomberg y la ONG Periodistas  por el Planeta

 

BRUSELAS (6/7/2022).- El Parlamento de la Unión Europea no alcanzó los 353 votos necesarios para rechazar la inclusión de la tecnología de gas y nuclear en la llamada Taxonomía de la UE, una lista de actividades económicas consideradas en línea con la transición del bloque a la neutralidad climática. Salvo una objeción improbable de los estados miembros, ahora significa que la regulación comenzará a principios del próximo año.

La votación significa que las nuevas plantas de gas podrán aprovechar una nueva reserva de dinero de los inversores ambientales, sociales y de gobernanza, aunque por un tiempo limitado y solo cuando esas instalaciones reemplacen las estaciones de carbón.

También servirá como un impulso para el sector nuclear en apuros de Europa, que países como Francia han promocionado como una fuente de energía baja en carbono crucial para el reemplazo de los combustibles fósiles rusos.

El resultado es un alivio para la Comisión Europea, el poder ejecutivo del bloque, que había discutido la propuesta por primera vez a fines del año pasado. La legislación parecía cada vez más impopular después de que la invasión rusa de Ucrania pusiera en tela de juicio el papel del gas como combustible de transición en medio de precios altísimos y la amenaza de suministros reducidos.

La mayor parte del conservador Partido Popular Europeo votó el martes a favor de la inclusión del gas y la energía nuclear después de una petición de última hora del ministro de Energía de Ucrania, German Galushchenko. En una carta a los legisladores, dijo que excluir las fuentes de energía de la taxonomía podría ser “particularmente desafiante” para la reconstrucción de posguerra del país.

La propuesta de la Comisión Europea de incluir el gas en lo que iba a ser el “patrón oro” de las finanzas sostenibles fue ampliamente criticada por científicos, expertos y académicos, sociedad civil y responsables políticos de la UE, así como por voces de Ucrania, actualmente atacada por Rusia. La mayoría de los agentes financieros que reaccionaron se opusieron a clasificar el gas como inversión verde, argumentando que la decisión no se basa en la ciencia, remarcaron desde la ONG Periodistas por el Planeta.

Informaron ante la noticia que “un grupo de eurodiputados se está preparando para continuar la lucha contra la inclusión del gas en la taxonomía de la UE en los tribunales, alegando que la decisión va en contra del derecho primario. Austria y Luxemburgo también han anunciado su intención de llevar la decisión a los tribunales. La sociedad civil además, se está moviendo en esta dirección, con Greenpeace anunciando un recurso legal”, adelantaron.

Laurence Tubiana, economista artífice del Acuerdo de París y consejera delegada de la Fundación Europea del Clima, expresó tras la votación: “Con el gas en la taxonomía, la Unión Europea ha perdido su oportunidad de establecer un estándar de oro para las finanzas sostenibles. En cambio, ha sentado un peligroso precedente. La política y los intereses creados le han ganado a la ciencia. No nos equivoquemos: este fracaso no salvará las inversiones fósiles de convertirse en activos varados. El camino hacia la energía del futuro ya está marcado, con el Acuerdo de París como brújula, y en él no hay espacio para los combustibles fósiles. La taxonomía de la UE no alcanza su propio objetivo inicial, que era evitar el lavado verde en el sistema financiero. Los inversores, las empresas y los consumidores buscarán ahora en otra parte la claridad y la credibilidad basadas en la ciencia que necesitan”.

Por su parte, Christophe Hansen, miembro del Parlamento Europeo, Luxemburgo, Partido Popular Europeo (PPE), coordinador de comercio del PPE expresó:”Es incomprensible que el Parlamento Europeo haya sido hoy ciego al futuro a largo plazo. El gas y la energía nuclear no son sostenibles y ahora dejarán obsoleta la Taxonomía”.
Thomas Richter, Director General de la Asociación Alemana de Fondos de Inversión, opinó que dado que la elegibilidad en la clasificación de la energía nuclear y el gas natural no sólo es políticamente, sino también científicamente controvertida, “habríamos preferido que el Parlamento hubiera decidido no incluir estas actividades en la taxonomía”.

Johannes Schroeten, asesor político de finanzas sostenibles de E3G planteó que esta decisión del parlamento está claramente en desacuerdo con la dirección general que está tomando la Unión Europea con el paquete Fit for 55 y RePowerEU. “No ayuda a Europa a enfrentarse a los actuales retos geopolíticos ni a acelerar la transición climática, tanto a nivel nacional como internacional. Sin embargo, es alentador ver la fuerte oposición a la propuesta de la Comisión en el Parlamento Europeo. A nivel internacional, la UE se ve superada por China, Bangladesh, Sudáfrica, Colombia e incluso Rusia, todos ellos excluyendo total o parcialmente el gas en sus planes de fiscalidad. El gas no es una inversión segura para los inversores ni para el clima”, concluyó.

Algunas propuestas de la Comisión

Los proyectos de gas que reemplazan el carbón y no emiten más de 270 gramos de CO2 equivalente por kilovatio-hora pueden obtener una etiqueta verde temporal, o si las emisiones anuales no superan un promedio de 550 kilogramos por kilovatio-hora durante 20 años.

Dichas plantas tendrían que obtener permisos de construcción para 2030 y tienen planes para cambiar a gases renovables o bajos en carbono para fines de 2035. La nuclear es elegible si las nuevas plantas a las que se les otorgan permisos de construcción para 2045 evitan un daño significativo al medio ambiente y los recursos hídricos.

Los fondos deben mejorar las divulgaciones a los inversionistas sobre participaciones nucleares y de gas según la taxonomía. Científicos, activistas ambientales e incluso una gran parte de la industria de gestión de inversiones habían criticado que el gas y la energía nuclear obtuvieran una etiqueta verde por la preocupación de que podría desviar la inversión de las energías renovables y empañar lo que la UE había presentado como un “estándar de oro” para las finanzas verdes.

“Dado que la elegibilidad de la taxonomía de la energía nuclear y el gas natural no es solo política, sino también científicamente polémica, hubiéramos preferido que el Parlamento hubiera decidido no incluir estas actividades en la taxonomía”, dijo Thomas Richter, director ejecutivo de German Investment. Asociación de Fondos.

Aún así, Austria y Luxemburgo han señalado que planean emprender un desafío legal a la inclusión de las dos fuentes de energía en la taxonomía, aunque es un proceso que podría llevar años.

“Está completamente claro que tanto la energía nuclear como el gas fósil no tienen nada que ver con la sostenibilidad”, dijo el miércoles Leonore Gewessler, ministra de energía de Austria. “Naturalmente desafiaremos. Ya hemos hecho los preparativos y Luxemburgo ha anunciado que se unirá a nosotros”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.