Misiones en llamas | Impactantes imágenes de los incendios en la Reserva Guaraní, intentan contenerlo pero el fuego ya arrasó con más de 300 hectáreas de selva

Los focos de los  incendios que afectan la selva misionera en la reserva de la UNaM en El Soberbio, en áreas de la Biósfera Yabotí, son monitoreados por ingenieros forestales del área de Teledetección y SIG de la Facultad de Ciencias Forestales. En un trabajo conjunto con el gobierno provincial., entre Bomberos Voluntarios de San Pedro, Brigadistas de empresas privadas, policía, guardaparques, personal no docente y operarios de la reserva natural Guaraní luchan desde el martes para contener el fuego que inició de una quema ilegal. Las llamas avanzaban hacia el norte, hacia el Parque Provincial Caa Yari y el Lote 14.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (22/1/2022).-La Selva Misionera que forma parte de la Reserva de Uso Múltiples Guaraní, es un área natural de alto valor ambiental para la conservación de la ecorregion del Bosque Atlántico en el país, uno de los hotspots (puntos calientes) más amenazados del planeta, desde el martes se encuentra afectada por las llamas de un incendio que inició por el delito ambiental de cazadores furtivos.

Las llamas iniciaron el martes en la Reserva Guaraní, propiedad de la Universidad Nacional de Misiones, a una distancia de 3 kilómetros selva adentro de la reserva, ubicada en El Soberbio. El área protegida se encuentra dentro de la Reserva de Biosfera Yabotí, de categoría internacional, y esta lindante a otros parques provinciales y reservas privadas, donde además conviven con territorialidad de comunidades Mbya Guaraní.

Durante la semana, combatieron el fuego en forma conjunta Bomberos Voluntarios de San Pedro, Policía de la Provincia, Brigadistas de empresas privadas, guardaparques y personal no docente y operarios de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM.

El gobernador de la provincia, Oscar Herrera Ahuad, recorre distintas zonas afectadas y manifiesta en forma personal su apoyo a los bomberos y brigadistas en zonas conflictivas, acompañando en esta crítica situación de riesgo que se enfrenta desde hace varias semanas a quienes combaten en terreno los incendios forestales y rurales en casi todo el territorio provincial.

“Enorme tarea de los bomberos, guardaparques, voluntariado y la sociedad. Pedimos responsabilidad en no encender fuego”, fue el mensaje del mandatario.

El ingeniero forestal Eduardo Hildt compartió con ArgentinaForestal.com las imágenes de las jornadas del miércoles y jueves, en la que se monitoreaba la evolución de los focos con el equipo de la FCF-UNaM, del área de Teledetección y SIG, del  LabHSD (Laboratorio de Herramientas de Soporte a las Decisiones) de la FCF-UNaM

 

Leé más: Perspectivas 2022 | Teledetección y SIG, herramientas de relevancia para la optimización, planificación y valoración en la producción forestal y conservación

 

El equipo esta conformado por profesionales de diversas especialidades (estadística, planificación optimizada, agrometeorología, informática, ingeniería forestal, etcétera), y una de las especialidades más representada es la Geomática (Procesamiento de información geográfica en entorno informático, como SIG, Teledetección, GNSS/GPS, VANTS o ‘drones’), donde además de Eduardo Hildt y Damián Loran, el equipo está formado por Andrés Leszczuk (Especialista en SIG y Teledetección), Alejandro Vargas (quien tiene varios años trabajando en SIG y Teledetección), Martín Orona (experto en drones para hacer relevamientos y mapeos) y Juan Ignacio Martínez (estudiante avanzado, experto en el sistema LIDAR).

“Se hicieron unos intentos de apoyo con el helicóptero, pero la distancias a los puntos de carga de agua hace que sea complicada la operación. Si pensamos en que a futuro los aviones serán necesarios frecuentemente por los incendios forestales, habrá que construir reservas de agua y pistas en toda la provincia. Se tendrá que planificar e invertir en la infraestructura necesaria para llegar a lugares de difícil acceso de la selva misionera”, reflexionó  el profesional.

El plan de trabajo de los birgadistas, bomberos, guardaparques, policías y personal no docente y docentes de la FCF alcanzaba un radio de 800 hectáreas para contener el avance del fuego, que sigue evolucionando hacia el norte, y pasó el arroyo Paraiso hacia el Lote 14. Hasta este viernes, el área quemada de bosques nativos superaba las 300 hectáreas.

Misiones en llamas II: varios focos iniciados por cazadores furtivos arrasaron con más de 250 hectáreas de biodiversidad de la Selva Misionera en la Reserva Natural Guaraní

Fotos: Gentileza Eduardo Hildt y Martín Orona

Por otra parte, desde el lugar aseguraron que las comunidades mbya guaraní de Tekoa Yma, Kapi´i Yvate e Ita Mirí no enfrentaron situación de peligro hasta el momento, ya que los focos activos se encuentran a una distancia prudencial de sus aldeas.

La Reserva de Uso Múltiple Guaraní (RUMG), de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), tiene 5.343 hectáreas, está ubicado en el municipio de El Soberbio, en el Departamento Guaraní. El área más afectada se encuentra en la zona lindante al Parque Provincial Caa Yarí donde se trabajo durante toda la jornada del viernes para contener el incendio.

Un equipo de docentes y no docentes de la Facultad de Ciencias Forestales lucha contra los focos de incendios en la Biosfera Yabotí.

Fotos: Gentileza Eduardo Hildt y Martín Orona

Desde la FCF aportan los resultados del monitoreo para establecer las estrategias de lucha contra los incendios con las autoridades provinciales competentes. Alejandro Vargas, integrante de este equipo, tiene un rol fundamental en la vigilancia satelital del terreno, está a cargo de dar aviso inmediato sobre los focos de incendio que se detecten. “Estoy haciendo base en la oficina y lo que hacemos es trabajar con imágenes satelitales y con un programa que me permite descargar y ver posibles focos de incendios o cierta concentración de humo que aumenta la probabilidad de que haya incendios, con eso actualizamos los mapas”, explicó.

Mediante esta metodología de trabajo, el equipo despliega el personal para poder atender los focos de incendios además de que también posee drones con los que se realizan sobrevuelos en las zonas de difícil acceso para monitorear la situación.

Vargas también explicó detalles de cómo se llevó a cabo uno de los últimos operativos que realizaron. “Se detectó la columna de humo por el personal que trabaja en la reserva, ésta empezó a monitorear y ya el equipo técnico de la Facultad de Ciencias Forestales y colegas se acercaron al lugar como así también el decano de nuestra casa de estudio se hizo presente, y desde ese momento lidera el equipo”, relató.

Debido a la utilización de la tecnología, otro de los problemas contra los que lucha el equipo son los problemas de señal dentro del área protegida. Sin embargo, ya han detectado puntos estratégicos en donde se puede obtener señal para realizar comunicación y traspaso de datos. “Puede ser en muchos momentos una dificultad, pero hay un punto estratégico, como nuestro mirador en la reserva y otros que detectaron ahora la gente en campo, pero nosotros recibimos parte diario del decano o algún integrante”.

El equipo despliega tareas por todo el territorio y recibe colaboración por parte de la casa de estudio, diferentes organismos y empresas para insumos y herramientas “Actualmente hay más de treinta personas trabajando en el lugares de diferentes”, comentó Vargas a Misiones Online.

La sequía es extrema en el área y piden a vecinos y ciudadanos que extremen los cuidados para evitar incendios “No sé cómo hacer para transmitirle a la gente que esto es algo muy serio, se nos está quemando la selva misionera, muchos nos embanderamos con ella, pero ahora es momento de hacerlo más que nunca” sostuvo Vargas.

La UNaM requiere de más recursos y lanzó un pedido para donaciones, habilitando la Cuenta Corriente N° 374200000500106, en el Banco Macro, pidiendo colaboración para destinar a la adquisición de alimentos, combustible y elementos para combatir el fuego. “Tenemos pocos recursos y si no llueve, esto se extenderá por varios días para poder extinguir el incendio”, señalaron desde el lugar.

Fotos: Gentileza Eduardo Hildt y Martín Orona

“Desde que conozco el área protegida, encontraba quemas y cazadores por todos lados, no podía evitar pensar en lo crítico que sería el día en que una de las tantas quemas, se descontrole. Bueno, paso, y ahora hay gente dando la vida ahí para intentar disminuir algo de la catástrofe desatada. Y lo están haciendo sin prácticamente nada de recursos”, expresó en sus redes sociales Sergio Moya, docente de la UNaM, naturalista y productor audiovisual .

Su pesar es ante la conciencia plena de saber que se queman en estos momentos los bosques de laureles, helechos, nidos de Águilas y aves como los Bailarines, que se queman vivos los tapires y las crías de miles de animales. “Esto pasa porque no hubo un control adecuado para la protección de esta reserva. La ruta 15 es una ruta inmensa en riqueza natural, pero ni siquiera tiene controles forestales de entrada y salida. Nunca tuvo. Y es un lugar así de importante a nivel mundial que debería contar con puestos de entrada y salida, seccionales en periferia con personal equipado, con presencia permanente, patrullas, acciones de educación y control a las comunidades que viven, entre otras cosas”, lamentó el profesional.

“La población y nuestros gobernantes deben comprender realmente que un pinar, una chacra con agricultura, incluso una casa se puede reconstruir y empezar de nuevo, pero esta selva misionera, como la que tenemos hoy, solo en 100 años volverá a ser lo que era ayer”, concluyó.

“La sexta extinción masiva ya ha comenzado”, señalan científicos internacionales. Y recuperar la biodiversidad que se pierda por los incendios forestales será una misión casi imposible en las actuales condiciones que se enfrenta el mundo ante el Cambio Climático.  De no tomarse real conciencia que hay actuar ahora con prevención y responsabilidad social para adaptarnos a una nueva cultura de convivencia con la naturaleza frente a los efectos extremos, no se revertirá la pérdida de la biodiversidad.

Las condiciones climáticas no generan los incendios, solo los potencia y aumenta sus riesgos de propagación. De no prender fuego cuando el índice de peligro es extremo, no habría incendios. El 95% de los incendios forestales y rurales siguen siendo por causas humanas.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.