USIMRA en alerta: gremios madereros no descartan endurecer medidas ante la “inflexibilidad” de las empresas de actualizar salarios

Se reunieron este sábado en la ciudad de Posadas los delegados del Sur, Centro y Norte de la provincia de Misiones con representantes de la USIMRA (Unión de Sindicatos de la Industria de la Madera de la República Argentina) que se encuentran recorriendo la región de la Mesopotamia para dialogar con las bases y conocer la realidad socio económica que se vive en el territorio. “Hay preocupación por la necesidad de ajustar el salario respecto a la inflación actual, pedimos una mesa urgente en diálogo en noviembre, pero los empresarios se resisten a sentarse a con alguna propuesta”, explicaron los representantes gremiales.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (6/11/2021).- La industria de la madera es una de las principales actividades sostenibles en el NEA, de la cual dependen las economías regionales y el gremio del rubro representa a más de 55 mil trabajadores en todo el país.

“Los empresarios siempre dicen que el sector foresto-industrial cumple, además de un rol importante económico, una función social como generadora de empleo. Este es el momento de demostrarlo, cuando la familia trabajadora está pidiendo una recomposición salarial acorde a los costos de alimentos por la inflación por todos conocidos, donde el último acuerdo paritario quedó desactualizado incluso frente a los índices del INDEC, sumado a la pérdida general del poder adquisitivo del trabajador”, explicó Fabián Espósito, Tesorero de Unión de Sindicatos de la Madera de la República Argentina (USIMRA) desde el año 2011, y dirigente gremialista desde 1994.

El sindicalista oriundo de La Plata estuvo en Misiones acompañado por su par de la provincia de Buenos Aires, Roberto Villalba, y entre ambos -en su calidad de paritarios- recorren la región de la Mesopotamia para dialogar con las bases personalmente sobre los temas que preocupan a los trabajadores. “Otros compañeros se encuentran viajando para reunirse en el territorio con otras delegaciones”, explicaron.

En Posadas, en la reunión de trabajo que se realizó en la sede céntrica del histórico Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera sobre calle Entre Ríos, estuvieron los secretarios generales Lino Fornerón (Zona Sur), Jorge Ríos (Zona Norte) y Domingo Paiva (Eldorado, Montecarlo, San Pedro).

“La situación en la zona sur es de plena actividad, en general la situación de las industrias está muy bien, se presentan algunos altibajos, y como siempre algunos casos de incumplimiento en el Convenio Colectivo de Trabajo como sucede históricamente, pero sentimos que están dadas las condiciones para que se discuta un ajuste salarial ante la situación actual de la economía”, dijo Fornerón.

Domingo Paiva, Lino Fornerón y Jorge Ríos, secretarios gremiales del SOIM.

“Este encuentro surge ante la preocupación que tenemos por la “sordera y ceguera” de los empresarios madereros misioneros de no querer admitir la necesidad económica que enfrentan sus trabajadores, cuando la actividad está en proceso sostenido de comercialización y producción en el mercado nacional, incluso con buenos niveles de exportación desde el inicio de la pandemia en 2020 hasta la fecha”, sostuvieron los dirigentes en la entrevista con ArgentinaForestal.com.

Por su parte, Paiva agregó que “hay una postura inflexible de parte de los empresarios de la madera de no ceder a una recomposición salarial. Solamente cumplieron en la formalidad de responder a nuestro pedido de sentarse en una mesa para discutir la reapertura de paritarias, pero con oídos sordos y ciegos ante la realidad económica que enfrenta el trabajador. No quieren hablar de un reajuste, ni de un bono de fin de año”, aseguró.

“Está pautado la discusión para diciembre”, es la respuesta que recibieron los gremialistas por parte de los representantes paritarios de la FAIMA, evitando adelantar la discusión.

“Sin embargo, la necesidad de la gente es ahora, y aunque no quieran ceder nada, la gente no se quedará con esa respuesta. Estamos en alerta, ahora pidiendo dialogar, pero no se descarta ninguna medida de fuerza. La inflación sobre los alimentos, la pérdida del poder adquisitivo y más el costo real de la canasta familiar, hace que como representantes de los trabajadores pidamos hoy una recomposición económica en una actividad que está en plena producción, con más horas, con perspectivas de venta sostenidas para el próximo semestre inclusive, donde no se planifica ni siquiera parar en el verano como sucede habitualmente porque las ventas están comprometidas para los próximos 5 meses y no quieren dar todas las vacaciones al personal”, agregó Domingo Paiva.

Roberto Villalba y Fabián Espósito (USIMRA) en Misiones.

 

Ayuda a las empresas “para sostener el empleo”

Desde la USIMRA plantearon que en pandemia el sector de la foresto-industria se mantuvo en actividad por ser considerado un rubro esencial y por recibir del Estado diferentes líneas de apoyo para mejorar su gestión, industrialización, aumentar su producción, con el interés máximo de sostener el empleo.

“La industria de la madera, no solo de la Mesopotamia que se encuentra en muy buen nivel de actividad, sino en diferentes regiones del país, tanto en aserraderos como carpinterías y mueblerías, están con aumento de empleo y producción, en un proceso de cambios tecnológicos, y todo esto porque tienen a los trabajadores que responden. No pueden ahora pretender que la variable de ajuste sea a costo de la espalda del trabajador”, dijo Espósito.

“Pero si no tienen la rentabilidad deseada o esperada, el trabajador tampoco llega a fin de mes con lo que cobra de bolsillo. Y en lo personal, disiento con los empresarios que aducen que no tienen rentabilidad. La reapertura de paritaria para discutir en noviembre está basada en la realidad que viven los operarios y las urgencias que tiene la gente. Y lo que intentamos es evitar un conflicto social en el sector. Los industriales saben que la inflación está superando la recomposición salarial obtenida en el último acuerdo. No estamos equiparados, como dicen los empresarios. Disiento con eso”, remarcó el representante de USIMRA.

“Incluso el costo de alimentos sufre una inflación superior a lo que dice el propio INDEC. Por lo tanto, entendiendo que las cámaras empresarias tienen dirigentes inteligentes, hay que sentarse a negociar una mejora para el trabajador ahora”, agregó.

En ese contexto, aseveraron que el reclamo de las bases es unánime en todo el país, más allá de las particularidades de cada región. “No vemos otra manera de salir adelante que no sea considerando la situación social de los trabajadores. Esperamos que atiendan nuestro reclamo, pero no descartamos ninguna medida de fuerza para hacer oír nuestra lucha”, sostuvo Paiva.

“Buscamos que atiendan y escuchen nuestro reclamo para evitar un conflicto social en la industria de la madera argentina hacia adelante. Los empresarios de las cámaras saben que somos gente lógica, que razona, que siempre hubo dialogo, y que respetamos las mesas de diálogo. Pero en parte lo que nos lleva a movilizarnos, a viajar a Misiones y otras zonas, es que los trabajadores están necesitando mejorar su situación, por ello estos encuentros analizamos todos los posibles escenarios, y no descartamos de ser necesario medidas más duras”, recalcó Espósito en la entrevista con ArgentinaForestal.com.

 

En alerta

Explicaron que en la Mesa Nacional están representados 6 paritarios de USIMRA  (entre ellos, Paiva y Fornerón) y 6 paritarios que representan a las empresas a través de la FAIMA. “Dicen que no tienen posibilidad de acordar mejoras algunas cámaras, y otras están dispuestas. En el sector el trabajo se mantuvo, no hubo parate con la pandemia, se incrementaron turnos y se tomaron más trabajadores en Misiones. Pero los industriales de la zona norte rechazan cualquier posibilidad de mejora. Incluso se le hizo una propuesta a la AMAYADAP –antes de pedir reabrir paritarias- y no quisieron. Así no llegaron sin conflicto a diciembre, porque los costos se fueron a las nubes y esto no es culpa de las empresas ni del empleado, pero es la realidad”, acotó Paiva.

Por ello, ante la responsabilidad gremial de representar a los trabajadores, entendemos que hay margen para dar una mejorar a los operarios. Si bien la dinámica económica no permite decir cuánto piden, esperan una propuesta por parte de las empresas. “Si cumplen una función social, este es el momento de demostrarlo. Por ello, pedimos una reunión urgente antes de diciembre”, insistió Espósito.

El reclamo -que aseveran es compartido por los representantes gremiales de las distintas delegaciones- es que “no puede recaer sobre el trabajador el costo de la baja rentabilidad de una empresa. No puede ser la variable de ajuste, porque son ellos los que hacen posible que las empresas estén donde están, a pesar de la pandemia”, indicaron.

Expusieron también que muchos de los beneficios que se les otorga a las empresas del sector se deben a que están fundamentados sus proyectos en la generación de empleo. “Las empresas además logran  beneficios para crecer con acceso a créditos a largo plazo, tasas subsidiadas, compra de maquinas con pagos a largo plazo, REPRO, IFE. Reciben ayudas desde el Estado para sostener su empresa y seguir creciendo. Sin embargo, a la hora de reconocer al empleado, se borran. Es impresionante, no quieren sentarse a discutir”, cuestionó Paiva.

“Los trabajadores son una pata fundamental para sostener la actividad y cualquier estrategia de salir adelante en las empresas, la provincia y el país. Todos hablan de sostener el empleo, pero no puede recaer todo el esfuerzo en los trabajadores. En los meses de verano, se piensa seguir trabajando. Algunas empresas solo van a parar las dos semanas de las fiestas, y una tercera semana posiblemente durante el período de verano. El panorama es de actividad plena a inicios de 2022”, concluyeron los gremialistas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.