“El mercado de la construcción y la demanda de materiales de madera seguirá activa”, asegura la empresaria cordobesa Mery Lunge

Según María “Mery” Lunge, socia gerente de la empresa Moconá Maderas, la demanda de madera aumentó 60 por ciento respecto de la prepandemia. El precio subió 100 por ciento por las consecuencias sociales que generó el virus. “En tanto no se cierre la brecha entre el tipo de cambio oficial del dólar con las cotizaciones alternativas, el mercado de la construcción y la demanda de materiales va a seguir activa”, asevera la empresaria.

 

Fuente: con información de la Voz y Suquia

 

CÒRDOBA (29/9/2021).-Marìa Mery Lunge es una dirigente política, social y socia gerente de Moconá, explica en una entrevista con el diario La Voz que a pesar de los aumentos en los precios de los materiales, que superan largamente los índices de la inflación general, para quien tiene “dólar en mano” los valores de la construcción siguen siendo atractivos si se miden en la moneda estadounidense, ya que siguen la cotización del dólar oficial.

La semana pasada el Monitor de Actividad Comercial –elaborado por la consultora Economic Trends para la Cámara de Comercio de Córdoba– proyectó que en agosto las ventas del rubro de ferretería, sanitarios, hierros y afines, medidas a precios constantes, se ubicaron 83,6 por ciento por encima del tercer trimestre de 2019.

“Durante la pandemia se reactivó y mucho la construcción. Primero, porque la gente debía encontrar alguna vía para invertir lo que tenía de ahorro. Pero principalmente, porque el dólar oficial permanece estancado, lo que hace que los materiales permanezcan accesibles (en términos de las cotizaciones alternativas)”, explica.

En agosto, el Índice del Costo de la Construcción de Córdoba registró un aumento de 54,58 por ciento interanual, que incluye un salto de 64,7 por ciento en el valor de los materiales, cuando la inflación interanual de la provincia el mes pasado fue de 51,43 por ciento.

Al respecto, la empresaria asegura que en este contexto el precio de la madera aumentó en promedio 100 por ciento en el mismo período. Esta diferencia está relacionada con los efectos de la pandemia del virus Covid-19.

“La madera es uno de los materiales que más subió de precio, como parte de un fenómeno global. Durante la pandemia, la demanda mundial de madera aumentó porque en todos los países hubo mucha gente que optó por dejar los departamentos de las grandes urbes e irse a vivir a casas, elevando la demanda de madera y placas y, por lo tanto, el precio”, resalta.

En Moconá, una firma con más de 50 empleados, la demanda de maderas se ubica 60 por ciento por encima de los tiempos previos a la pandemia en todos los rubros, tanto para la construcción como para la remodelación del hogar.

“Este ritmo va a continuar, mientras que el contexto se mantenga, sobre todo mientras haya brecha cambiaria”, proyecta.

En este marco, parte de la mayor demanda de madera se explica también por un cambio de tendencias; sobre todo, el avance de la construcción en seco y el sistema steel frame.

“Actualmente, de cada 10 obras (que los contactan) entre cinco y seis se hacen con el sistema steel frame o una combinación de este esquema con la construcción en seco, tanto sea para la construcción como para la refacción”, destaca Lunge.

Estas técnicas no son las más económicas en materia constructiva. Según los especialistas, puede generar costos hasta 20 por ciento mayores en comparación con la construcción tradicional. Pero evita o reduce problemas históricos como la humedad, al tiempo que es más eficiente en materia de consumo energético, más sustentable en términos ambientales, más rápido y genera menos desechos.

Por otro lado, Moconá incorporó en 2017 un robot que le permitió armar un almacén inteligente. En plena pandemia, integró el sistema robótico de corte de maderas y placas a su tienda de comercio electrónico, de manera tal que el proceso de compra se puede hacer en forma virtual desde el pedido inicial hasta la entrega en el lugar que fija el cliente, sin la necesidad de que visitar el local comercial.

“Por ahora, todavía las operaciones virtuales representan poco, menos del cinco por ciento de las ventas, porque la gente prefiere utiliza el servicio de e-commerce para obtener información, pero termina haciendo la operación en forma presencial. Pero es una tendencia que va a funcionar muy bien”, asegura.

De una infancia difícil en Misiones, al éxito empresario en Córdoba

Mery nació en la provincia de Misiones y a los 5 años quedó huérfana. Transitó una infancia difícil, ya que tuvo que convivir durante muchos años con los flagelos de la pobreza. Pero, contra todo pronóstico, logró terminar la escuela secundaria y redobló la apuesta: siguió estudiando en la Facultad de Medicina de Corrientes y, luego, para estudiar Ciencias Económicas, se vino hasta Córdoba.

Tras adoptar a esta provincia como su nuevo hogar, Mery emprendió varios proyectos empresariales. Tras algunos fracasos, finalmente encontró el camino para convertirse en una de las empresarias cordobesas más importantes en el rubro maderero.

Además, dirige actualmente un centro de formación en oficios que busca ayudar a jóvenes, adultos y profesionales a lograr una inserción laboral, profesionalizarse o emprender por sus propios medios.

Desde muy pequeña, Mery tuvo que trabajar en el campo, en Misiones; luego lo hizo en Posadas, Buenos Aires y Córdoba, en donde vivió durante años realizando tareas de servicio doméstico. Pero sus objetivos eran claros: “Aprender, ayudar a otros y siempre crecer”, convencida de que el esfuerzo y la perseverancia dan su fruto.

Tras su llegada a Córdoba, en la década del ‘80, Mery consiguió trabajo en el Colegio Luterano Concordia como preceptora y luego como profesora de Orientación Espiritual y de Contabilidad. Al mismo tiempo, se dedicó al rubro textil, utilizando sus conocimientos como modista.

Con el correr de los años, dio un paso fundamental en su vida cuando fundó Maderas Moconá, la que pronto se convirtió en una de las empresas del rubro más grande del país, en la que comercializa productos de madera en general, aberturas, accesorios y artículos de decoración.

Su negocio creció, hasta convertirse en un referente indiscutido en su rubro, incluso con tecnología robotizada en sus almacenes inteligentes. Poco a poco, se fueron sumando otros quehaceres, además de Fundación Moconá, organización con fines solidarios y educativos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *