Los árboles, nativos o exóticos, cumplen la función de generar oxígeno para el planeta

El 28 de junio se conmemora el Día Mundial del Árbol, el cual fue instaurado por el Congreso Forestal Mundial en el año 1969, para promover una conciencia de protección, conservación y restauración de árboles en zonas urbanas y áreas de bosques. “Los árboles purifican el aire a través de su oxigenación, previenen erosión de lo suelos y dan cobijo a diversos animales, son nada más y nada menos que los pulmones de nuestro planeta”.

 

 

ARGENTINA (28/6/2021).- En el año 1840 Suecia fue el primer país que celebró el Día del Árbol, para generar conciencia sobre la importancia de los recursos forestales y de los árboles. Estos héroes verdes contribuyen a disminuir la contaminación ambiental y climática generada por el hombre, protegen el suelo y son esenciales para lograr un desarrollo sostenible, siendo imprescindibles para la vida.

“Los bosques naturales son muy importantes, ya que son fuentes de información de biodiversidad. Deben ser preservados y tocados solamente para fines de investigación”. “Por ello, los bosques naturales degradados deben ser recuperados, o para preservación permanente o manejadas para producción de maderas para fines más nobles (reserva legal, por ejemplo). En tanto, las reforestaciones de monocultivos o mixtos son eficientes productores de madera y almacenaje de procesos químicos, carbonos y otros como cauchos, resinas, etcétera”. “Ellos son sustentables, si fueran instalados en estructuras de base forestal en rendimiento sostenido”.               

Dr. Roberto Tuyoshi Hosokawa, prestigioso académico de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), Brasil.

Aporte de los árboles en la conservación del ambiente

Los árboles juegan un papel fundamental en la conservación del medio ambiente:

  • Liberan el oxígeno y transforman el dióxido de carbono (CO2) en biomasa, reduciendo el efecto invernadero.
  • Son reguladores de los ciclos hidrológicos contribuyendo a evitar inundaciones.
    Previenen la erosión de los suelos, favoreciendo el desarrollo de la agricultura.
  • Constituyen el hábitat de especies de plantas, aves, mamíferos, reptiles y anfibios.
    En las zonas selváticas contribuyen a formar un ambiente húmedo.
  • Contribuyen a regular el clima, reduciendo los efectos del cambio climático generado principalmente por el hombre.
  • Son una fuente de materia prima para la elaboración de medicinas, alimentos, papel, combustible (madera y carbón), fibras y otros materiales naturales como corcho, resinas y caucho.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.