Basil: las Cataratas del Iguazú afectada por la sequía y la deforestación sobre las cuencas hídricas de la región

El flujo de agua alcanzó su nivel más bajo en junio de este año y permanecerá bajo en los próximos meses. En el área de las Cataratas del Iguazú, atractivo turístico internacional que comparten la ciudad de Foz de Iguazu (Brasil) y Puerto Iguazú (Argentina) las imágenes demuestran el impacto sobre el Bosque Atlántico que cubre el área natural Patrimonio de la Humanidad. Según los expertos, aunque la lluvia no ayuda, la realidad es que «el Iguazú es ahora un río enfermo» y nunca antes había sido tan vulnerable a la variación de las precipitaciones, indican desde SOS Mata Atlântica que detectó mala calidad del agua a lo largo de casi toda la extensión del río Iguazú.

 

Fuente: BBC NEWS BRASIL

 

BRASIL (18/6/2021).- El Iguaçu (río grande, en el idioma tupi) era más como un “imirim” (río pequeño, en el mismo idioma) para quienes visitaron sus famosas cascadas en los últimos días. Según la Companhia Paranaense de Energia (Copel), el caudal de agua cerca de las cataratas fue de 308.000 litros por segundo, o una quinta parte del caudal normal, los días 9 y 10 de junio. Fue el índice más bajo en 2021.

Es el segundo año consecutivo que la atracción, reconocida como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, quedó irreconocible en su paisaje. En abril de 2020, el caudal en las cataratas era incluso menor que hoy, alcanzando los 259 mil litros por segundo.

Los meteorólogos atribuyen el bajo caudal principalmente a la falta de lluvia en Paraná, estado donde se ubican los manantiales de Iguaçu y que cruza hasta su desembocadura, en Foz do Iguaçu, donde desemboca en el río Paraná.

Según el Sistema de Tecnología y Monitoreo Ambiental de Paraná (Simepar), desde febrero, casi todo el estado ha tenido precipitaciones por debajo del promedio histórico.

Como las lluvias solo tienden a regresar en octubre, los embalses hidroeléctricos de la cuenca han estado reteniendo agua para garantizar alguna reserva para los próximos meses, lo que también ha estado reduciendo el flujo del río río abajo. Hay seis grandes plantas hidroeléctricas en Iguaçu.

Pero los expertos dicen que, aunque la lluvia no ayuda, el Iguazú es ahora un río “enfermo” y nunca ha sido tan vulnerable a la variación de las precipitaciones.

Cataratas del Iguazú el 13 de junio. Caída de agua registra el caudal más bajo del año, agravado por la deforestación en la cuenca hidrográfica.
Foto KARINE FELIPE / BBC NEWS BRASIL

Según MapBiomas, una plataforma que monitorea el uso del suelo en Brasil, entre 1985 y 2019, la región de la cuenca del Iguazú perdió el 21,3% de su vegetación nativa, principalmente formada por la Mata Atlántica.

Y en la subcuenca que engloba la cabecera del río, en las afueras de Curitiba, solo queda el 7,2% de la vegetación original, según Malu Ribeiro, directora de Políticas Públicas de la ONG SOS Mata Atlântica. “El Iguazú es un río enfermo y, para recuperarse, necesita bosques de ribera”, señaló en la entrevista con la BBC News Brasil.

Ribeiro explica que la Mata Atlántica, cuando se conserva, mitiga el impacto de las sequías y tormentas en los ríos. El bosque retiene la humedad acumulada en el suelo durante la temporada de lluvias, asegurando que los manantiales sigan fluyendo incluso en la temporada seca.

Sin embargo, cuando los árboles se eliminan y se reemplazan por cultivos o pastos, el suelo ya no retiene la humedad. Esto significa que, en la estación seca, los manantiales cercanos generan menos agua o incluso se secan.

En la temporada de lluvias, las lluvias no pueden infiltrarse en el suelo deforestado y tienden a correr directamente hacia los ríos, provocando erosión e inundaciones.

En 2018, Ribeiro participó en una expedición que recorrió todo el curso de Iguaçu para analizar la calidad del agua y el impacto de la deforestación y la construcción de centrales hidroeléctricas en la cuenca.

La especialista sostiene que el río está contaminado en toda su extensión, principalmente por pesticidas, y que la calidad del agua es mala incluso en el Parque Nacional Iguazú, el área protegida más grande de la cuenca.

Imágenes de satélite muestran la destrucción de la Mata Atlántica en Río Bonito do Iguaçu (PR) entre 1984 …… y 2020

Líderes de deforestación

Imágenes satelitales Landsat / Copernicus muestran la intensa destrucción del bosque en la cuenca del Iguazú en las últimas décadas. En ningún lugar la transformación ha sido tan abrumadora como en Rio Bonito do Iguaçu, en el centro de Paraná.

En 1984, un bosque denso y extenso protegía la margen derecha del Iguazú en el municipio. Desde entonces, solo se han dejado fragmentos de bosque en las cimas de los cerros y en franjas estrechas que siguen cursos de agua.

Rio Bonito do Iguaçu fue el municipio brasileño que más deforestó la Mata Atlántica entre 1985 y 2015, según SOS Mata Atlântica. Solo allí se destruyeron 24,9 mil hectáreas de bosque, lo que equivale a casi todo el municipio de Fortaleza.

La Mata Atlántica se extiende por 17 estados brasileños. Cinco de los diez municipios que más destruyeron el bioma entre 1985 y 2015 se encuentran en Paraná. Y la destrucción no se ha detenido. En partes del estado, como en el propio Río Bonito do Iguaçu, la noticia recuerda partes de la Amazonía, con registros frecuentes de arrestos de madereros y la incautación de troncos extraídos ilegalmente.

En todo Brasil, la Mata Atlántica ya ha perdido el 87,6% de su cobertura original.

Foto: KARINE FELIPE / BBC NEWS BRASIL

La conservación como un obstáculo

Para Clóvis Borges, director ejecutivo de la ONG SPVS (Sociedad para la Investigación de la Vida Silvestre y la Educación Ambiental), con sede en Curitiba, la visión de que “la conservación es un obstáculo para el desarrollo” prevalece entre buena parte de la élite política y económica de Paraná.

La destrucción de los bosques de Paraná tuvo un gran impulso desde la Primera Guerra Mundial (1914-1919), cuando Brasil enfrentó dificultades para importar madera.

Varias familias de inmigrantes europeos comenzaron a dedicarse a la extracción de araucarias, también conocidas como “pines-do-paraná” porque abundan en la región. Muchas ciudades de Paraná y Santa Catarina nacieron y crecieron gracias a la tala.

Sin embargo, en 2001, según un estudio de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), solo el 0,8% del área original ocupada por bosques de araucaria permanecía en el estado.

Irónicamente, Paraná casi llevó al pino de Paraná a la extinción.

“A excepción del Parque Nacional Iguazú y la región costera, Paraná es un estado devastado”, dice Clóvis Borges.

En los últimos días, han aumentado los temores de que incluso la protección del parque nacional esté en riesgo.

El 9 de junio, los diputados federales de Paraná lograron hacer un Proyecto de Ley que permitiría la reapertura de una vía dentro de la unidad para proceder en régimen de emergencia, modalidad que agiliza el análisis de la propuesta.

La carretera fue cerrada en 1986 por decisión judicial y, desde entonces, está cubierta de bosques.

Autor de la propuesta, diputado Vermelho (PSD-PR) dice que la carretera existía antes de la creación del parque y que la obra seguirá buenas prácticas ambientales. Los partidarios de la propuesta dicen que los vecinos que viajen entre Serranópolis y Capanema ahorrarán 180 kilómetros si se reabre la vía.

Clóvis Borges, en cambio, afirma que el intento de reabrir la vía refleja una “impertinencia cultural”.

Según él, desde hace 30 años, los políticos paranaenses han estado actuando para desmantelar las agencias ambientales estatales en favor del “ruralismo torpe”.

Recuerda que los congresistas de Paraná estuvieron entre los principales defensores de los cambios al Código Forestal aprobados en 2012, cambios que, entre otras cosas, relajaron los requisitos para la preservación de los cursos de agua.

Antes del cambio, la legislación requería la restauración y conservación de riberas, arroyos y manantiales. Con el nuevo código, muchos propietarios rurales quedaron exentos del requisito.

Para Clóvis Borges, la cuenca del Iguazú solo se recuperará cuando los propietarios rurales sean remunerados por preservar el medio ambiente. Dice que ya existen formas de calcular el valor que genera un área protegida evitando las emisiones de carbono y protegiendo el agua, por ejemplo. “Ahora tenemos que hablar con los beneficiados y cobrarles por pagar al dueño, porque él solo protegerá si le pagan”.

Por su parte, Malu Ribeiro, de SOS Mata Atlântica, también propone soluciones. “Es importante establecer áreas públicas y privadas prioritarias para la restauración y ampliarlas, compensando a los propietarios”.

También dice que Brasil debe invertir en otras fuentes de energía para no depender tanto de centrales hidroeléctricas y termoeléctricas.

“Es importante invertir en energías limpias y renovables, como la eólica y la solar, para que cuando tengamos problemas climáticos no haya conflicto entre el sector eléctrico y la conservación”.

“Las cataratas son patrimonio de la humanidad, no se puede seguir compartimentando aún más el río”, defiende.

MapBiomas: Expertos de Argentina, Brasil y Paraguay presentaron un análisis histórico de los últimos 20 años de uso y cobertura del suelo en el Bosque Atlántico

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.