Cómo financiar las inversiones propuestas en el Plan Estratégico Foresto-industrial 2030

(*) Por Gustavo Cetrangolo. Ingeniero Agrónomo. Socio de Agroforestal Oberá y Proyecto Ysyry Cuatiá.

 

BUENOS AIRES (16/6/2021).- El consultor foresto-industrial analiza cómo financiar las inversiones propuestas en el Plan Estratégico Forestal y Foresto-Industrial Argentina 2030 que impulsa actores del sector privado a través de CONFIAR (Consejo Foresto-industrial Argentino), y que es analizado en el Consejo Económico y Social Argentino, espacio institucional creado por el gobierno nacional, liderado por Matías Kulfas.

 

Noticias relacionadas

Analizaron en el Consejo Económico y Social Argentino las oportunidades del sector foresto-industrial de atraer 7 mil millones de dólares en inversiones, nuevos empleos y aumentar las exportaciones

El sector forestal está desde hace años tratando de encontrar una salida a la falta de inversión industrial competitiva que permita procesar y comercializar el crecimiento de la gran masa forestal.

En septiembre de 2017 se realizó la primera reunión de la Mesa de Competitividad Foresto-industrial convocada por el ex presidente Mauricio Macri y compuesta por representantes de toda la cadena.

Una de las líneas de trabajo que surgió de la misma fue la necesidad de tener un Plan Estratégico Foresto-industrial. Esto se concretó en 2019 en el Plan Estratégico Forestal y Foresto-Industrial Argentina 2030, producto de la articulación alcanzada entre el sector público, la sociedad civil y el sector privado en el contexto de la Mesa de Competitividad Foresto-Industrial y ForestAr 2030.

Noticia relacionada

Argentina tiene potencial para atraer USD 7 mil millones en inversiones forestales para industrializar distintas regiones del país

Este Plan vino a ser el capítulo nacional de un plan estratégico más amplio que debía incluir un capitulo internacional que validara las oportunidades de inserción en los mercados globales que se identificaban en el Plan Estratégico.

Para complementarlo se desarrolló un estudio específico con un análisis más pormenorizado de posibilidades de inversión en dos cuencas forestales a identificar por su mayor potencial de crecimiento e inversión.

Por la importancia dada por el BID a la generación de esta información, accedió a financiarla como instrumento de atracción de inversiones. La licitación de esta consultoría fue ganada por AFRY- (Ex Pöyry) para realizar un pre-proyecto sobre la factibilidad de inversión y crecimiento de la industria forestal Argentina.

Argentina tiene futuro con la foresto-industria: definen la factibilidad de inversiones industriales sostenibles y buscan socios estratégicos globales con el asesoramiento de AFRY

Entre las medidas sugeridas en el estudio “Elaboración de una Propuesta de Desarrollo Foresto-industrial Sostenible en Argentina”, en una marcan la participación activa del Sector Público en la promoción y atracción de inversiones, avalando el interés conjunto de la sociedad forestal en el desarrollo del sector y el apoyo financiero por parte del Gobierno, en forma directa o indirecta (garantías, fideicomiso).

Al haber pasado por la experiencia de negociar con inversores extranjeros y el gobierno nacional para desarrollar el proyecto de fábrica integrada de celulosa y papel Ysyry Cuatiá, considero que para la implementación de inversiones en fábricas donde sea importante para ser competitivo tener escala y alta productividad, hay que implementar medidas que mitiguen y solucionen las debilidades señaladas en la propuesta de AFRY.

El principal problema para atraer inversiones es la falta de credibilidad país, que se debe compensar con medidas extraordinarias. Desde acuerdos bilaterales con el país o países de origen de la inversión hasta marcos legales con garantías suficientes.

Esto representa un gran desafío y necesita de soluciones creativas para proponer al Estado.

 

Inversiones posibles

Existen dos alternativas principales para inversiones en proyectos de capital intensivo:

·      Inversión Extranjera Directa

·      Financiamiento de proyectos sobre sociedades constituidas al efecto.

En el primer caso, el inversor financia el proyecto con su propio capital (equity) y con los Bancos que lo financian globalmente. El principal requisito que tienen, es que puedan retornar libremente a su matriz las ganancias que genera el proyecto después de pagar sus impuestos.

Esto que parece simple, en la historia de las crisis económicas de Argentina, muchas veces no se pudo realizar frustrando al inversor y haciéndole perder credibilidad al país.

El sistema de Financiamiento de Proyectos es una forma que permite ir construyendo sociedades que inviertan en sectores estratégicos en el desarrollo del país. De esta forma se hicieron proyectos como Alto Paraná, Papel Misionero, Papel Prensa, Aluar, etc.

Una propuesta para proyectos, desde un aserradero de gran escala hasta fábricas de celulosa, es el siguiente:

·      Capital Propio o líquido: 30%

·      Financiamiento o Créditos: 70%

El 30% de capital propio se puede desglosar en:

·      10% Participación del Estado

·      10% Inversor (res) y desarrollador(res)  nacional (es)

·      10% Operador y/o comercializador extranjero

El 70% de la financiación puede ser desglosado en:

·      35%: Un Organismo Multilateral de Crédito (IFC, IIC, etc)

·      17,5%:  Bancos privados sindicados por el OMC

·      17,5%:  Bancos Estatales como Banco Nación, BICE, Banco de Corrientes.

El Estado Nacional debería extender los avales sobre la financiación, poniéndose en garantía las acciones de la Sociedad o partes del Fideicomiso.

Para implementar esto debería convocarse a una mesa financieras desde los Ministerios de Economía y Producción donde participen:

·      ANSES, Fondo de Garantía y Sustentabilidad

·      Representantes de los OMC: IFC, IIC, Banco de Desarrollo de China, etc.

·      Bancos locales: Banco Nación, BICE, Banco de Corrientes y Bancos privados sindicados por el BICE o Banco Nación:

·      Mercado de Valores

·      Bolsa de Comercio y su Mercado de Capitales.

El objetivo es poner los servicios financieros y los mercados de capitales al servicio de la inversión y el trabajo. De estas reuniones debe salir una propuesta financiera que permita alcanzar el objetivo propuesto.

Seguramente habrá que dar una cobertura legal.

Los últimos grandes proyectos de inversión que fueren realizados por el capital nacional lo hicieron bajo el amparo de la Ley 20.560/73.

Legislación similar adaptada a estos tiempos, pero con la misma filosofía y objetivos, debería implementarse para desarrollar aceleradamente proyectos que concreten inversión y trabajo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *