Entre Ríos construye en madera, bajo normativa y buena prestación

Por. Ing. Ftal Martín Sánchez Acosta – INTA Concordia

ENTRE RÍOS (17/04/2021).- Lo que se denomina comúnmente como “casas de madera” se pueden catalogar en 3 categorías: Las casas de emergencia o casillas que no llegan a cumplir los más mínimos requerimientos; las “casas económicas”, que son de bajo precio, pero de una calidad que no alcanza los estándares, sin cumplir normativas, y las que cumplen con las normativas vigentes, de calidad, las cuales son las que realmente se deben denominar “viviendas de madera”.

Esta situación trae aparejado grandes confusiones a la hora de hablar de datos estadísticos referidos a viviendas de madera, ya sea cantidad, empresas que las construyen, porcentaje, etc… por ello conviene diferenciar los tantos…

 

VIVIENDAS DE EMERGENCIA – CASILLAS: En esta situación se encuentran las casas precarias que, como su nombre lo indica, el gobierno las entrega para paliar una situación de emergencia, pero que por su precariedad deben ser consideradas como transitorias, y las que la propia gente de bajos recursos compra o autoconstruye, para al menos contar con un abrigo hasta mejorar su situación económica.

 

CASAS ECONÓMICAS: Así podemos denominar a las que visualmente pueden tener un buen aspecto, pero que en su constitución no cumplen con los requisitos mínimos en cuánto a su estructura, rigidez, aislación, seguridad y todo lo que una casa debe cumplir. Un caso típico son las que denominamos “casas machimbre-machimbre” que constan simplemente de un bastidor el cual se cubre con machimbre tanto en su interior como exterior sin mayores consideraciones a sus secciones de la madera, sus aislaciones, y seguridad, especialmente lo referido al fuego.

 

Debido a la virtud del poco peso-resistencia de la madera, y si están bien ancladas, estas viviendas es casi imposible que se desmoronen, pero su prestación dista de la adecuada. Son tal vez las más populares y de las que más se ofrecen en el comercio, por su bajo precio y rapidez de construcción. (Este tipo de vivienda no entra en ningún plan de créditos usuales de los bancos).

 

VERDADERAS CASAS DE MADERA: Como dijimos son aquellas que cumplen con las normativas vigentes, las cuales se han elaborado en base a normas internacionales, para garantizar su buena prestación, seguridad y durabilidad. Sin importar el nivel económico social a que correspondan, así sean construcciones simples o casas de alta gama, todas cumplen con los estándares mínimos, diferenciándose en sus acabados, terminaciones, detalles, calidades de artefactos, etc.

Resumidamente, y básicamente, interesa

a) la estructura-durabilidad: dada por calidad de la madera, sus condiciones y preservación, dimensiones y sus distanciamientos, y la rigidización elegida; también

b) su aislación: tanto térmica, como a la humedad y acústica, dada por sus capas de materiales, membrana y aire, en muros externos y techos y finalmente la seguridad, en especial al fuego, dada por el diseño y las instalaciones de gas y electricidad fundamentalmente, lo que se acompaña de protección con materiales ignífugos donde existen puntos de fuego, y la compartimentación de zonas con más riesgo, como el caso de la cocina-comedor, para evitar su propagación en caso de siniestro.

 

LAS NORMATIVAS Y EL CEDEFI: Entre Ríos tiene el privilegio de contar con un ente Centro de Desarrollo Forestoindustrial (CEDEFI) que engloba a instituciones relacionadas en el tema, tanto en lo productivo como los madereros del IMFER y los forestadores de AFOA, como entes de gobierno, como la Municipalidad de Concordia, y en lo tecnológico a instituciones referentes en el tema de viviendas de madera como el INTA, INTI, UTN C de U – GEMA (Grupo estudios en madera), Fac. Arquitectura UCU – GECOMA (grupo estudios de construcción en madera).

El CEDEFI ha generado Certificados de Aptitud Técnica (denominados CAT) a nivel nacional para viviendas de 1 y 2 plantas, bajo normativas, los cuales entrega sin fines de lucro a empresas (más de una decena de ellas los están empleando) y a su vez son los que entrega al gobierno de Entre Ríos, quien los ha adoptado en sus entidades, como el IAPV, la UEPE y municipios, generando una “vara de calidad mínima” de quien quiere construir en manera en Entre Ríos, así sea local o proveniente de otras provincias.

 

CHAJARÍ ADOPTA EL SISTEMA: Si bien Concordia comenzó un barrio de 250 viviendas para reubicación de inundados, Gualeguaychú se encuentra construyendo 50 viviendas, y el IAPV ha licitado viviendas de madera en distintas localidades entrerrianas (todas bajo normativa del CEDEFI y están en concordancia con las nacionales) vale comentar el caso de Chajarí, donde las primeras construidas fueron por cuenta del municipio, con ciertas falencias, por lo cual luego se convocó al CEDEFI y a través de la Unidad Ejecutora de Planes especiales UEPE, se construyó un primer barrio “Chaco” en la ciudad, y otro en colonia la Florida (casas de 3 dormitorios, baño completo y cocina-comedor), siendo que luego, con lo aprendido, el municipio construyó viviendas por su cuenta y recientemente el IAPV ha anunciado la construcción de un nuevo barrio en esta localidad, la cual está adoptando este sistema y generando empresas y operarios locales capacitados. Es de resaltar que como resultado de las construcciones y capacitaciones a pequeñas cooperativas que dictó el INTA en el marco del CEDEFI, hoy día las mismas ya construyen como empresas a nivel privado, empleando gente local y materia prima regional con valor agregado, y fundamentalmente están dando la posibilidad de mejorar la calidad de vida de nuestra gente.

 

 

Contacto: 

Sanchezacosta.martin@inta.gob.ar

www.inta.gob.ar/concordia

 

 

Publicado en el diario El Herardo, Concordia, Entre Ríos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *