La madera protagonista entre los diez mejores diseños de “mini casas de 2020” del mundo elegidas por la prestigiosa revista Deezen

Deezen es una de las revistas de diseño más prestigiosas del ambiente, elaboró una lista de las diez mejores mini casas de 2020 del mundo, y para sorpresa y orgullo argentino, entre todas la madera tiene un gran protagonismo, y entre las elegidas figura una obra del estudio cordobés ATS, según publicó La Nación. “El criterio selectivo aplicado por los editores al momento de confeccionar el top ten fue sin dudas su relación con el entorno, el uso de los recursos sustentables, la austeridad y en particular la capacidad de cada proyecto para sintonizar con la esencia y necesidades reales de sus habitantes”, señalan en el artículo.

Fuente: La Nación. Por: Marina Gambier

ARGENTINA (7/1/2020).- El 2020 fue un año de incertidumbres, pero también de certezas: en el futuro querremos andar más sueltos de equipaje, con menos cosas materiales y más libertad de acción. En ese sentido la arquitectura tuvo un papel central, y el concepto de las tiny houses o casas pequeñas devino en modelo ideal para quienes están dispuestos a cambiar su forma de habitar el espacio. Viralizadas por las redes sociales y las series de Netflix en las que sus propietarios muestran las ventajas del confort en pocos metros, algo que es discutible, arquitectos e interioristas de todo el mundo se animaron a crear refugios de ensueño a menor escala, algunos más originales que otros.

Deezen, una de las revistas de diseño más prestigiosas del ambiente, elaboró una lista de las diez mejores mini casas de 2020 y para la sorpresa de Argentina, entre las elegidas figura una obra del estudio cordobés ATS.

El criterio selectivo aplicado por los editores al momento de confeccionar el top ten fue sin dudas su relación con el entorno, el uso de los recursos sustentables, la austeridad y en particular la capacidad de cada proyecto para sintonizar con la esencia y necesidades reales de sus habitantes. A todas nos mudaríamos, en cualquier orden, ya.

 

1. En Tasmania

Toda revestida en madera y pensada para vacaciones, tiene la particularidad de que, salvo el colchón y una mesa, el resto de los muebles forman parte de la estructura, una estrategia que optimiza el espacio y permite aprovechar rincones de obra, generando lugar para almacenamiento. El estudio Maguire + Devin, destaca Deezen, creó Bruny Island Cabin para un cliente que pasó su infancia en viviendas japonesas tradicionales, por lo que se hizo fan del minimalismo. “Nuestro objetivo fue capturar eso y diseñar un edificio como un mueble, con todo lo que necesita incorporado” explican los autores y agregan que como al propietario le gusta leer, tocar el violín y mirar las estrellas, el diseño prioriza estantes y lugares al aire libre. Tiene paneles solares, sistema de recolección de agua de lluvia y gas en garrafa.

La bañadera al aire libre es el ítem central de la propuesta. Otro detalle importante es que el exterior está revestido con paneles de metal y madera resistente que cumplen con las normas locales contra incendios forestales.

2. Entre las rocas de Quebec

En Laurentides, las afueras de Quebec, asoma mimetizada una cabaña con techo a dos aguas que cuando cae nieve reproduce las formas de las montañas circundantes, reduciendo su impacto en el paisaje. Poisson Blanc toma su nombre de un lago y un parque vecino. “El concepto surge de la topografía accidentada del lugar, un terreno inclinado de roca en la que se ancla la vivienda, revelando una arquitectura angular y monolítica”, dicen desde el estudio Naturehumaine.

El revestimiento de madera pintado de blanco hace juego con el titanio del techo, y los interiores despojados aumentan la espacialidad, pese a que la propiedad es un poco más grande que una cabaña tradicional.

3. De esencia poética en NYC

El refugio del estudio de Marc Thorpe, situado en un pueblo próximo a las montañas Catskill, norte del estado de Nueva York, es una caja revestida en cedro que logra pasar inadvertida entre los árboles, tal era la intención del autor. Inspirada en los textos de Henry David Thoreau y Ralph Waldo Emerson – escritores norteamericanos e integrantes del movimiento filosófico trascendentalista, defensores del individualismo y la naturaleza – la vivienda es 100% autosuficiente gracias a los paneles solares, inodoro de compostaje, sistema de recolección de agua de lluvia y estufa a leña, entre otros recursos ecologistas. “Como en el arte, hay que moverse por dentro para entenderla en relación a su contexto, revelando más de sí misma con el tiempo.

Es una arquitectura de responsabilidad y respeto por nuestro medio ambiente y por nosotros mismos” agregaba Thorpe.

4 Reflejos del Bosque, en China

Wiki World y Advanced Architecture Lab se unieron para proyectar 18 cabañas de madera forradas de espejos y que funcionan como hotel en Yichang, provincia de Hubei, China. Dispersas sobre la ladera de la montaña, sus muros reflejan los árboles y los efectos del clima. “Las cabañas son puentes en los valles, naves espaciales en el bosque, visores en los campos de té y edificios apilados en la ladera. El reflejo incompleto de la superficie hace que cada una se mezcle bien con el ambiente”, describen los arquitectos. Sobre pilotes, las estructuras fueron fabricadas en madera laminada y ensambladas en un día. Por dentro impera el estilo escandinavo, recreado mediante maderas claras y una decoración básica.

Por su altura suelen quedar ocultas en la niebla, asi que bautizaron el conjunto como Mountain and Cloud Cabins. Desde que el país invierte en el turismo interno, los hoteles de cabañas independientes son tendencia en China.

5. Obra del Escarabajo, en EEUU

De formas orgánicas, el refugio del estudio Hannah (EEUU) combina pilotes de hormigón impresos en 3D y maderas de fresno infectadas por un escarabajo típico de la zona. Ashen Cabin, en las afueras de Nueva York, está fuera de las redes de servicios. Respecto del planteo, todas las formas de hormigón, incluidas las patas de la base, la chimenea curva, los suelos con textura y los muebles, se resolvieron mediante un patrón lineal de bordes irregulares. La curvatura de la madera rescatada se despliega para resaltar ventanas, entradas, techos, marquesinas y generar estanterías para escritorio y almacenamiento. Con el tiempo, las tablas infectadas (quedan inutilizadas para la construcción) tomarán el color gris del hormigón impreso.

Sin electricidad ni agua corriente, solo incluye un lavabo de concreto enrollado que proporciona agua de pozo. El aislamiento de espuma y la chimenea de leña regulan la temperatura interior.

La casa casera: la hicieron con 100 pallets, en Alta Gracia, para usar entre viajes

6. Para la próxima cuarentena, la casa de Finlandia

Durante el reciente aislamiento forzado por el Covid 19, el estudio finlandés Puisto se unió a una marca de muebles local para fabricar una tiny house modular y adaptable a cualquier terreno y función (oficina, gimnasio o cuarto adicional). Por el momento la primera está emplazada en el archipiélago de Porvoo, Finlandia. Pensado como escondite para relajarse en el jardin de casa, tiene 10 metros cuadrados, es de madera liviana y se confecciona en fábrica para minimizar los daños en el lugar.

Además del diseño, el atractivo principal es que se puede trasladar gracias a que los cimientos son pilares extraíbles, o bien de hormigón liviano. Por dentro tiene muebles que se encajan a la estructura mediante clavijas de madera.

7. Techo y pista de esquí, en Noruega

Cabin Thunder Top es triangular, con ventanas de colores y techo escalonado que sirve de mirador y pista de salto de esquí en la meseta de Hardangervidda, Noruega. El estudio Gartnerfuglen Arkitekter la describe como “un pico creado por el hombre, destinado a mezclarse con su entorno de abedules y brezos en las onduladas colinas de Hardangervidda, desgastada por los glaciares durante la era de hielo”.

Revestida en pino, típico de iglesias escandinavas del medioevo, por dentro viene con estufa a leña y equipamiento que se adapta a distintos usos. “Nuestra intención es que el minimalismo fomente que la vida se viva de forma espontánea y que esta vida le dé al interior cada vez más carácter”, explicaron los autores a Deezen.

8. Piel de troncos, tambien en Noruega

Un tejido de troncos define la fachada del refugio elevado sobre pilotes y hecho 100% en madera por Mork-Ulnes Architects, en la localidad de Kvitfjell, Noruega. La estructura está montada sobre 45 columnas cubiertas con troncos de árboles largos que tradicionalmente usan allá para cercar los jardines. Vale recordar que la madera es parte de la cultura arquitectónica de la región, se remonta a los barcos vikingos y a las iglesias que siguen en pie casi 1000 años después de construidas, reza la memoria descriptiva. “En lugar de aplanar el paisaje con una base de hormigón, dejamos la tierra debajo relativamente intacta para que los animales sigan pasando por su antiguo sendero de pastoreo, además de respetar el agua, las rocas y la hierba características del terreno” describen. Bajo la piel exterior hay muros de vidrio de tres capas con aislamiento especial para las bajas temperaturas.

En el interior abunda el pino: gabinetes, muebles, paredes, sauna y pisos de la ducha, hasta las manijas del inodoro y la heladera.

9. Abre y cierra, en Washington

Como un paquete que abre y cierra, así es la tiny house de un escritor que la usa de oficina y también de cuarto para huéspedes, ubicada en la isla de San Juan, Washington. Alse Bay Writer’s Cabin es obra del estudio Olson Kundig, de los Estados Unidos, que literalmente partió de un cuadrado de vidrio rodeado de decks que se doblan y se cierran como un puente levadizo. Cuando las cubiertas o terrazas están bajas, las puertas corredizas de vidrio conectan el interior con el exterior.

Tiene una pequeña cocina, baño y sala con chimenea que gira para calefaccionar el área de los sofás o bien la terraza. “Se pretende que sea un refugio de extremos, abiertos o cerrados” dijo el arquitecto Tom Kundig.

10. Hacer con lo que hay, Córdoba, Argentina

Un techo y una cubierta de metal inclinado destacan en un paraje cercano al río Anisacate, en Córdoba, donde se encuentra el refugio proyectado por STC Arquitectosa partir de materiales recuperados, entre ellos, chapas y viejas tuberías de petróleo. “El proyecto persigue un discurso de concienciación sobre el reciclaje, proponiendo una solución sostenible que reutiliza diferentes materiales a partir de una arquitectura austera, económica y de fácil mantenimiento que se adapta a las condiciones del lugar”, decían Juan Salassa, Ivan Castañeda y Santiago Tissot.

La propuesta apunta a la autoconstrucción, el saber hacer de cada propietario y al aprovechamiento de lo disponible, lo que genera una obra limpia, de bajo impacto ambiental y accesible: la casa costó menos de 6000 dólares. El interior tiene sala de estar, cocina, baño y un dormitorio, pisos de madera, paredes blancas y muebles muy austeros, también de reúso.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *