La NASA expuso el avance de la deforestación en el Gran Chaco argentino

La NASA eligió este miércoles como imagen de difusión del día la deforestación en el Gran Chaco, la ecorregión boscosa más importante del continente luego del Amazonas. “El 20 % del bosque se convirtió en tierras de cultivo o tierras de pastoreo entre 1985 y 2013”, indicaron. Salta es la más golpeada, seguida de Chaco y Jujuy.

 

Fuente: La Izquierda Diario

 

BUENOS AIRES (20/5/2020).- El Observatorio de la Tierra de la NASA, uno de los sitios de imágenes satelitales de uso libre más importantes, eligió este 20 de mayo como su imagen del día el avance de los desmontes en el territorio argentino del Gran Chaco.

El Observatorio, perteneciente a la agencia espacial estadounidense publica en su portada una imagen por día relacionada con problemáticas ambientales, fenómenos climáticos, incendios, etc.

Chaco, Salta y Jujuy son las provincias que tristemente protagonizan la imagen elegida para este día. Allí puede observarse, en la comparativa entre una foto del año 2000 y otra de 2019, el gran avance de las deforestaciones de amplias zonas del Gran Chaco, la ecorregión boscosa más importante del continente, por su extensión y biodiversidad, luego del Amazonas y la más grande de bosques secos de América del Sur.

El Gran Chaco alberga 3.400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 de mamíferos, 120 de reptiles y 100 de anfibios. “Las observaciones de los satélites Landsat indican que aproximadamente el 20 % (142.000 km cuadrados) del bosque se convirtió en tierras de cultivo o tierras de pastoreo entre 1985 y 2013. De 2010 a 2018, más de 29.000 kilómetros cuadrados del Gran Chaco fueron limpiados. Gran parte del desmonte tuvo lugar en Argentina”, señalan desde el Observatorio.

Salta aparece como la provincia más golpeada por esta práctica que hace décadas no cesa, ni siquiera con una pandemia de por medio. Los motivos de este crimen social son bien conocidos: extensión de la frontera agropecuaria, principalmente para la producción de soja y ganado vacuno, impulsadas por políticas de Estado que no conocen de grietas políticas.

“Las imágenes muestran la deforestación en un lapso de dos décadas alrededor de la provincia de Salta, en el norte de Argentina. La imagen del 18 de diciembre de 2000 muestra una mezcla de tierra despejada y áreas más verdes. La imagen del 24 de diciembre de 2019 muestra gran parte del bosque reemplazado por grandes campos”, indica el organismo.

Por su parte, la diputada jujeña por el Frente de Izquierda también denunció el hecho: “Uno de los bosques más grandes en Latinoamérica, devastado ante el avance del agronegocio y la extensión de la frontera agropecuaria, motorizado como política de Estado”.

La ambición de los terratenientes por nuevas áreas para la producción agropecuaria llevó a que entre la década de los 90 y el año 2014 se desmontaran, según el Ministerio de Ambiente, un total de 7226000 hectáreas (una superficie comparable a toda Holanda). Recordemos que en 1996 ingresó en nuestro país, mediante un trámite exprés gestionado por Felipe Solá, el paquete tecnológico de la soja transgénica y glifosato.

En 2014 el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) advirtió que “el 4,3% de la deforestación global ocurre en Argentina”, y que “la deforestación en el bosque chaqueño se ha acelerado en la última década a partir de la expansión agrícola, convirtiéndose así en la principal fuente de emisiones de carbono del norte argentino”.

Pese a la existencia de la Ley Forestal que supuestamente protege los montes nativos, un estudio sugiere que “la deforestación en las áreas protegidas continuó, o incluso aumentó, después de su aprobación e implementación”. El estudio, titulado No se puede ver el bosque por los árboles: ¿pueden atribuirse las tendencias decrecientes de deforestación en la región del Chaco argentino a una aplicación de la ley eficiente?, estuvo a cargo de los científicos salteños Norberto Volante (INTA) y Lucas Seghezzo (INENCO).

Es así que mientras continúe imperando la búsqueda desenfrenada de mayores ganancias por parte de un puñado de terratenientes y corporaciones agroalimentarias seguiremos viendo estas imágenes de bosques arrasados por la voracidad de un sistema que solamente nos deja desastres ambientales y más miseria.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *