El agua, un remedio vital que no está al alcance de todos

En medio de los repetidos llamamientos a lavarse las manos para combatir el coronavirus, un 40% de la población mundial o unos 3.000 millones de personas no disponen de agua y jabón en su casa para hacerlo. Así lo asegura Unicef, la agencia de la ONU para la Infancia, que advierte de que esa proporción se eleva hasta casi el 75% en los países menos desarrollados.

Fuente : AGORA Y UNICEF

ESPAÑA (22 DE MARZO DE 2020).-Agua y jabón, esa es la receta más repetida en las últimas semanas en los hogares de todo el mundo, y de esa parte del planeta donde el acceso al agua potable está garantizada, para combatir el rápido poder de contagio de esta pandemia de coronavirus que asola a la humanidad.

En la lucha contra la pandemia, una de las terapias más recomendadas por las autoridades sanitarias es lavarse las manos con agua y jabón para minimizar el riesgo de contagio del COVID-19.

“Lavarse las manos con jabón es una de las cosas más baratas y efectivas que puedes hacer para protegerte a ti y a otros del coronavirus y de otras muchas enfermedades infecciosas. Sin embargo, para miles de millones de personas incluso estas medidas básicas están fuera de su alcance”, señaló en un comunicado el director de Programas de Unicef, Sanjay Wijesekera.

El problema no se limita a los hogares, ya que el 47% de las escuelas no disponen de lugares con agua y jabón, lo que afecta a unos 900 millones de niños, y un 16% de los centros médicos no tiene retretes o lavabos.

Unicef recuerda además que el lavado de manos es especialmente importante en las áreas urbanas, debido a la mayor densidad de población y el contacto más frecuente con otras personas, que aumenta el riesgo de contagio de enfermedades.

Sin embargo, en regiones como el África Subsahariana, hasta el 63% de los residentes en zonas urbanas viven sin acceso a lugares donde lavarse las manos. En Asia Central y Meridional, ese porcentaje es del 22%, incluyendo a la India, donde un 20% de la población urbana -unos 91 millones- carece de instalaciones básicas para lavarse las manos en sus hogares.

En este contexto internacional se recuerda el 22 de Marzo como el Día Mundial del Agua, y  el año 2020 esta dedicado a la relación del agua y el cambio climático. El Día Mundial del Agua de Naciones Unidas, el Informe Mundial de los Recursos Hídricos del Programa Internacional de la UNESCO, la Semana Mundial del Agua de Estocolmo están todos dedicados al agua y al cambio climático, y se promueve el debate de la problemática.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyen mantener la distancia entre personas y evitar aglomeraciones, lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos tocan superficies que pueden estar contaminadas.

Los expertos también señalan que lavarse las manos con jabón es mucho más efectivo que utilizar otros productos o geles desinfectantes. Gracias a la conectividad y a las redes sociales hasta los más pequeños han podido comprobar el gran poder del agua jabonosa contra el COVID-19.

Ciencia más allá de lo empírico

Pero más allá de lo empírico la recomendación tiene su ciencia. Los virus no necesitan la célula de otro ser vivo para sobrevivir y pueden vivir horas e incluso días en superficies. Pero cuando penetran en la célula de un animal o un ser humano, se multiplican y expanden la infección por todo su cuerpo.

Los virus tienen una estructura muy sencilla: un núcleo de material genético que le permite multiplicarse, unas proteínas externas que le permiten engancharse a las células del ser vivo que infecta y una envoltura de grasa protectora, que es una de las características que los científicos reconocen en este coronavirus COVID-19.

Aquí es donde entra en juego el jabón: sus moléculas disuelven la membrana de grasa y afectan la estructura del virus, que pierde la capacidad de adherirse a otras células e infectarlas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *