Australia supera el récord de 55° y ante el avance del fuego inician una evacuación masiva en la costa sureste

Las llamas ya han arrasado con más de cinco millones de hectáreas, hay al menos 23 personas muertas a causa de los incendios, y estiman mas de 480 millones de animales muertos, desde que comenzaron los incendios hace unos cuatros meses. Además han sido destruidas más de mil casas. Este sábado, iniciaron una evacuación masiva por las altas temperaturas en la costa de Nueva Gales del Sur y Victoria.

Fuente: El País, La Vanguardia, EFE

 

AUSTRALIA (4/1/2020).- El caos comenzó a golpear en Australia, con las líneas eléctricas colapsadas, y las comunidades aisladas e incomunicadas. El jueves, el premier de Victoria, Daniel Andrews, declaró zona catastrófica en seis condados del Estado y pidió a sus 100.000 habitantes que buscasen un lugar seguro de inmediato.

“Si puedes irte, tienes que hacerlo. Si estás en estas zonas no podemos garantizar tu seguridad”, alertó Andrews, en lo que los medios locales titularon como la mayor evacuación en la historia de Victoria, donde actualmente hay 70 focos activos. Desde el viernes, miles de personas se lanzaban a las carreteras para huir de las zonas amenazadas, el Ejército iniciaba el rescate marítimo a bordo del HMAS Choules de las 4.000 personas atrapadas por los fuegos en la playa de Mallacoota.

El cielo se ha vuelto rojo en al menos dos grandes ciudades de Australia debido a los incendios forestales que azotan el país. ( De ayer 03 a hoy 04 de enero se han expandido mas del 10%)

Bairnsdale, una zona de bosque y campo, se ha convertido ahora mismo en una de las zonas que más preocupa a las autoridades de East Gippsland. Es el último punto seguro antes de entrar en el infierno de las llamas. Muchos de sus habitantes poseen extensos terrenos y numerosos caballos, razón por la cual las autoridades han adecuado unos establos en el centro de ayuda. De cuidarlos se encarga Shawne McKenna, uno de los voluntarios “como el 95% de las personas que trabajan en este centro”, admite. “Una de las primeras cosas que debemos hacer con algunos caballos es quitarles las herraduras, porque les puede quemar el metal”, explica este hombre de origen griego. 300 caballos descansan ahora en estas instalaciones y se espera que lleguen muchos más.

Robert Bowen relata al diario El País: “Llegamos aquí el lunes antes de Año Nuevo. Hubo un momento en el que decidí quedarme y defender la casa del fuego, pero mi generador eléctrico se rompió, lo que me impedía usar la bomba de agua. Entonces decidí que me importaba más la seguridad de mi esposa y la mía”, explica este hombre de 70 años. Ellos, como todos los que están aquí, se consideran afortunados. “Estamos vivos, vimos el fuego muy de cerca”, asegura Shan Hutchings, que logró escapar de las llamas junto a su marido y sus cuatro hijos. Habían comprado su casa hace apenas un año. “Este tipo de incendios son parte de la vida aquí”, puntualiza su marido Rob, ambos evacuados.

Millones de animales muertos

Estiman que al menos 480 millones de animales han muerto desde septiembre pasado, fecha que iniciaron los incendios forestales que se registran en Nueva Gales del Sur, informó el presidente de la Sociedad Australiana de Animales, Chris Dickman.

“Esta cifra solo se relaciona con el estado de Nueva Gales del Sur. Es probable que muchos de los animales afectados hayan sido asesinados directamente por los incendios, y otros sucumbieron más tarde debido al agotamiento de los recursos de alimentos y refugio”, indicó.

Esa cifra incluye a mamíferos, pájaros y reptiles, sin embargo, no se incluyó a insectos, murciélagos o ranas. “Es probable que la verdadera pérdida de vida animal sea muy superior a 480 millones”, refirió de acuerdo con el portal de la Universidad de Sydney.

Estudios de la Universidad de Sydney apuntan que la vida silvestre de Nueva Gales del Sur está seriamente amenazada por los incendios, además de la tala de tierras, plagas exóticas y el cambio climático.

Señaló que Australia cuenta con una rica diversidad de mamíferos con más de 300 especies nativas, sin embargo, unas 34 especies y subespecies de mamíferos se han extinguido en los últimos 200 años, la mayor tasa de pérdida para cualquier zona del mundo

Una de las especies que más está sufriendo esta temporada de incendios es la de los koalas, que se alimentan precisamente de eucalipto. Según denuncia la ONG ecologista WWF, esta especie de marsupial puede desaparecer de Nueva Gales del Sur en 2050. En los últimos 20 años, la población de koalas en este Estado se redujo un 25%, según los datos de WWF.

Toda esta situación, que claramente ha desbordado a las autoridades, ha llevado al primer ministro a movilizar a 3.000 reservistas del Ejército para colaborar en las labores de extinción en los Estados de Nueva Gales del Sur, Victoria, Australia del Sur y Tasmania, la isla en el sur del país que también está sufriendo incendios. “Es un día muy difícil para Australia”, admitía este sábado Morrison, después de cifrar en un total de 23 personas las fallecidas en lo que va de esta temporada de incendios. Lo más escalofriante de todo este escenario es que el verano austral solo acaba de empezar.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *