Jujuy presentó su plan estratégico de gestión forestal de la Cuenca Caimancito 

Se trata de un área de unas 150.000 hectáreas que tiene un potencial para mejorar de manera sustentable la economía del sector. “Los objetivos son ordenar los aspectos comunes de la producción maderera, incluyendo las variables tecnológicas y económicas; y mejorar la economía del sector, fortaleciendo a Caimancito como un polo forestal dinámico, competitivo y adaptado a la economía local, alcanzando una mejor calidad ambiental y un mayor bienestar social para todos sus habitantes”, señalaron las autoridades durante el acto oficial.

 Fuente: Casa de Gobierno de Jujuy, Grupo La Provincia y Télam

 

JUJUY (3/6¿10/2019).- Articulado entre Nación y provincia, el programa de trabajo apunta a posicionar a Caimancito, distante a unos 135 kilómetros de la capital provincial, como un polo forestal dinámico, competitivo y adaptado a la economía local, se anunció en la Casa de Gobierno de Jujuy, con la presencia de autoridades de la Dirección Nacional de Bosques y de Desarrollo Foresto Industrial.

El acto estuvo presidido por la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, el Ministro de Desarrollo Económico y Producción, Juan Carlos Abud; la Directora Nacional de Bosques, Mercedes Borrás; y el Director Nacional de Desarrollo Foresto Industrial, Nicolás Laharrague.

Acompañaron a los referentes locales, el Secretario de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Ambiente, Antonio Alejo, la Directora de Bosques, Manejo y Uso del Suelo de la misma cartera, Estefanía Sánchez Cuartielles; y la Secretaria de Desarrollo Productivo del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, Patricia Ríos. Además de invitados especiales, el actual Intendente del Caimancito, Nelson Torres, y su sucesor, Daniel Gurrieri; productores, carpinteros, dueños de aserraderos; equipos técnicos del INTA, el INTI, AFIJUY, entre otros actores.

A propósito de la presentación, la ministra Zigarán valoró el trabajo de todos los equipos del orden provincial y nacional que permitieron llegar a este resultado, y dijo que “es un hito en la provincia que va a permitir aún más regularizar, formalizar y legalizar la actividad foresto industrial en todos sus eslabones, crear y consolidar un sistema de gestión de los bosques y las industrias que articule las distintas políticas sectoriales de la cuenca en toda la cadena forestal, fortalecer o mejorar las capacidades institucionales para la promoción y el contralor, y fortalecer la implementación de la Ley de Bosques, a través del ordenamiento territorial y la ejecución de planes”.

Luego de explicar que el Plan será presentado en el seno del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) que Jujuy preside, destacó que “será un modelo de trabajo en materia de desarrollo sostenible de los bosques, garantizando aspectos vinculados a la conservación de los recursos naturales y a procesos de desarrollo local necesarios en zonas con un gran potencial como Caimancito”.

El ministro de Desarrollo Económico y Producción, Juan Carlos Abud, puso de relieve por su parte, el trabajo articulado que vienen llevando adelante con el equipo técnico del Ministerio de Ambiente, en busca de impulsar la actividad foresto industrial en la provincia, teniendo como ejes fundamentales el respeto y el cuidado del ecosistema.

“Pudimos articular una visión de lo que es el sector forestal entre los dos organismos, teniendo como idea principal la contemplación tanto de los bosques exóticos como el mantenimiento o el sostenimiento de los bosques nativos ya que con la ley y la proyección no alcanza y lo único que pasa es que se degradan un poco más los bosques, así que tienen que tener alguna intervención”, sostuvo Abud resaltando las acciones estipuladas en el Plan Estratégico de Gestión Forestal de la Cuenca Caimancito.

Ponderó la puesta en funcionamiento del Centro Forestal Arrayanal que, a través de la incorporación de tecnología de punta, nació con la finalidad de brindar a los productores de servicios pocos disponibles en la región, y afirmó “estamos en el camino correcto para que podamos crecer y llevar a la actividad a lo más alto, como fue en su momento y como se merece estar Jujuy en esta actividad”.

Finalmente, la Directora Nacional de Bosques, Mercedes Borrás, explicó que “es el resultado de una primera etapa diagnóstica donde se trabajó con distintas instituciones en todo lo que es la parte socio-económica, ambiental, análisis de la oferta y la demanda, y de pensar los pasos a seguir alineados en la definición de la cuenca caimancito como estratégica de desarrollo foresto-industrial y social”.

“Jujuy en su conjunto –agregó- y en particular en Caimancito, tiene un potencial de recursos naturales que la hacen una provincia muy beneficiosa, nosotros tratamos de que ese aprovechamiento de los recursos naturales venga de una gestión sostenible que permita en el tiempo la continuidad y preservación del bosque y el arraigo de las comunidades y el agregado de valor en origen, en cumplimiento del objetivo de proteger a las comunidades asociadas y que viven de los bosques nativos”.

Los actores involucrados en este plan son el Ministerio de Ambiente, Ministerio de Desarrollo Económico y de Producción de la provincia, el Municipio de Caimancito, la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Nación, INTA, AFIJUY, UNJu, INTI, Productores y técnicos forestales, Contratistas, Aserraderos y Carpinteros.

Los objetivos son ordenar los aspectos comunes de la producción maderera, incluyendo las variables tecnológicas y económicas; y mejorar la economía del sector, fortaleciendo a Caimancito como un polo forestal dinámico, competitivo y adaptado a la economía local, alcanzando una mejor calidad ambiental y un mayor bienestar social para todos sus habitantes

Un desarrollo de largo plazo

En la misma línea, el director nacional de Desarrollo Foresto Industrial, Nicolás Laharrague, valoró la articulación alcanzada con el sector el privado y apuntó que el trabajo forma parte del objetivo de “ir mejorando la competitividad en las distintas cuencas de las distintas regiones del país”, partiendo del aprovechamiento integrado de las herramientas existentes, como son la ley de Promoción Forestal y la de Bosques Nativos.

En dialogo con Télam, Laharrague señaló que la Cuenca de Caimancito es de “mucha importancia por su extensión” y porque en ella ya se encuentran “aserraderos, carpinterías, aprovechamiento sostenible de bosques nativos y cosecha de bosques implantados”.

“Jujuy hace muchas décadas que tiene cultura en la actividad forestal. Lo que pretendemos es generar articulación entre los actores de la Cuenca, que el producto final cuente con valor agregado, y se comercialice al precio justo, para que sea una actividad perdurable en el tiempo”, resumió.

En la Cuenca, que abarca la mitad de los bosques de Jujuy, se registran 17 aserraderos y 130 carpinterías, que generan unos 561 puestos de trabajo, con una demanda de 11.000 m³ por año y producen ingresos por $106 millones anuales, según un diagnóstico elaborado en 2017.

Unas 250 mil hectáreas de la Cuenca, de acuerdo con la Ley de Bosques, se encuentran no degradadas y disponibles para el manejo, existiendo una oferta potencial anual de entre 18 y 36.000 m³ por año.

En cuanto a la cadena productiva, se pretende avanzar contra la informalidad en el circuito y en la gestión del empleo; contra la pérdida de competitividad; un retroceso en el uso de la madera, sobre todo la nativa: y la dependencia comercial de Caimancito del mercado local.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *