Un incendio forestal arrasó con más del 50% de la Reserva Pantanal Paraguayo y se reaviva en el país el debate por las políticas ambientales

La reserva tiene una extensión de 15 mil hectáreas, y se encuentra a 30 km de Bahía Negra, Alto Paraguay, en la frontera con Brasil y Bolivia. En la reserva natural funciona la Estación Biológica Los Tres Gigantes. La triste noticia, por el nivel del daño ambiental en el área natural, expuso en la prensa paraguaya la ausencia del Estado sobre políticas de Medio Ambiente. “Importantes parques y reservas ya habrían perdido su estatus de área protegida”, tituló el Diario Ultima Hora. Además de la biodiversidad de su fauna y vegetación autóctona del lugar, el intenso humo afectó a los pobladores que fueron asistidos por el Ministerio de Salud.

Por Patricia Escobar

Fuente: Ultima Hora, ABC Color y Fundación Guyra

PARAGUAY (19/8/2019).-Este fin de semana, un incendio forestal fuera de control afectó a la reserva del Pantanal Paraguayo y primer centro de investigación en el sector, que abarca 15.000 hectáreas administradas por la Fundación Guyra Paraguay.

Los informes de medios de prensa de Paraguay exponen que fueron varios parques nacionales los que se quedaron sin miles de hectáreas bajo la categoría de protección, para pasar a “recurso de uso natural manejado”, lo que demanda una ordenación y fiscalización permanente. Consideran que la falta de gestión y acciones ilegales amenazan a los espacios verdes que sirven de sumidero de carbón, refugio de flora y fauna.

“Desde 1948 hasta el 2018 se crearon 102 Áreas Silvestres Protegidas de Paraguay (ASP). Sin embargo, ocho importantes sitios perdieron este estatus de protección por diversas razones. La mayoría por intervención humana”, informaron en Última Hora.

Este espacio de áreas protegidas representaba el 7% del territorio nacional, según el director ejecutivo de Guyra Paraguay, José Luis Cartes, administradores de la reserva del Pantanal Paraguayo.

Las áreas naturales protegidas significan servicios ambientales para la humanidad, como sumidero de carbón, provisión de alimentos, refugio para la flora y fauna entre otros beneficios, explicó.

Acciones legales de propietarios, reclamos de territorios indígenas, inundación de reservorio, ocupación de campesinos y posterior colonización. Estas fueron algunas causas por las que desaparecieron estas áreas, según el biólogo.

Alexis Arias, uno de los guardabosques de la reserva de Los Tres Gigantes, contó que el fuego prácticamente afectó más del 60% de la reserva. En estos momentos, sobresalen las intensas humaredas, producto de la gran quemazón. La zona contaba con una rica biodiversidad de fauna y flora, una biodiversidad única en aves.

Sin embargo, en la últimas horas ya estimaron mayores precisiones tras el control del fuego, donde aún queda un foco que no puede ser apagado. “El incendio devoró el 43% de los bosques del centro de investigación”, confirmó Rodrigo Zárate, gerente de la estación biológica Los Tres Gigantes. Los guardarreservas realizaron maniobras de corta fuegos para salvar los equipos y la vivienda.

La asociación Guyra Paraguay alertó sobre la situación de incendios forestales semanas atrás, que fueron detectados en la triple frontera. El ambientalista lamentó que ninguna institución del Estado hizo caso a los informes emitidos desde la base de datos, que incluso se publicó en las redes sociales.

Desde hace semanas desde el lado boliviano y brasileño ya se divisaron los focos, dijo el intendente João Ferreira. Lamentó que se haya hecho caso omiso a la alerta de las organizaciones ambientalistas como Guyra Paraguay y la Asociación Eco Pantanal de Bahía Negra.

Reducción de ANP de Parques Nacionales

En el caso puntual de parques nacionales, cinco de ellos perdieron de manera considerable el tamaño original con el que fueron creados. Uno de los más resaltantes es el del Parque Caazapá que de 200.000 hectáreas pasó a 16.000 hectáreas.

Otro inconveniente es la des-categorización de Parques Nacionales, cuyo fin era a la absoluta conservación, pasó a la categoría de “Reserva de Recursos Manejados (RRM)”.

En este caso se establece una habilitación de 50% de la propiedad que no necesariamente es sostenible. “La reglamentación es confusa, y lo que sucede es que se fragmenta el área y no conlleva con la categoría de área protegida”, señaló Cartes.

Bajo esta transformación a reserva, se encuentran: Ypoá, Ybytyruzú, Tinfunqué y Lago Ypacaraí.

“Lo que se denota es eliminaciones o juicios, es la incapacidad de gestión del Estado para tener áreas protegidas como se debe. No se respetan los procedimientos para ser un área protegida o no se consulta previamente con el propietario privado”, agrega.

 

Presiones por actividades delictivas

Además de estos problemas para la conservación, estas áreas pesan otras amenazas como el cultivo ilegal de marihuana, ocupaciones, cacerías, extracción de rollo y cacería.

A ello se le suma que los guardaparques que custodian el área no son suficientes y deben trabajar bajo condiciones laborales precarias en cuanto a infraestructura y de inseguridad, en la que incluso se exponen a riesgo de vida.

A nivel nacional, existen un total de 115 guardaparques, tanto en el sector público y privado, para cubrir una superficie de 2.726.000 hectáreas declaradas como áreas protegidas.

Sigue un foco fuera de control

Tras más de dos días de trabajo, “aún queda un foco de fuego sin ser controlado”, informaron las autoridades. El titular de la Secretaría de Emergencia Nacional, Joaquín Roa, precisó que “en un 70% el fuego ya fue extinguido y esta mañana, con las primeras luces del alba, el personal seguirá trabajando para acabar con el último foco de fuego que queda. Desde el sábado, se encuentran trabajando bomberos voluntarios, personal de la Fuerza Aérea y de la Naval, junto con funcionarios del Ministerio del Ambiente y de la SEN”, indicó al diario ABC Color.

La intensa humareda afectó a 60 pobladores de las zonas urbanas. “Las personas sufrieron afectación en los ojos y vías respiratorias, por lo que tuvieron que ser asistidos por personal del Ministerio de Salud que viajó hasta el territorio chaqueño. Todos recibieron la medicación necesaria y se encuentran ya fuera de peligro”, aseveró el funcionario.

Asimismo, respecto al factor clima que favoreció a la propagación del fuego, ante los vientos intensos y la falta de lluvias en la zona, el titular de la SEN detalló que “ayer (domingo) fue determinante para lograr controlar las llamas el cambio de dirección del viento”. Según explicó, a raíz de ello, las llamas volvieron al mismo territorio ya consumido y, al no encontrar más materiales inflamables, se facilitó su extinción.

El gran incendio forestal, que ya arrasó con aproximadamente 21.000 hectáreas, se inició el viernes por la noche y hasta el momento aún no se han determinado las causas. Al respecto, Roa aseguró que trabajarán con los bomberos para llegar hasta el origen.

Asimismo, destacó que el impacto en el ambiente fue devastador y personal del Mades y de Guyra Paraguay van a ir realizando la evaluación. Según declaraciones brindadas por ambas instituciones, centenares de animales silvestres, principalmente serpientes, tortugas y pequeños roedores, habrían muerto por no poder huir rápidamente de las llamas.

Por otra parte, admitió que no cuentan con equipamiento aéreo para combatir grandes incendios forestales. Aseguró que con el presupuesto del año que viene intentarán incluir un fondo para adquirir un avión con tanque y la capacitación necesaria para el personal, teniendo en cuenta que cada año la inconsciencia ciudadana genera grandes e incontrolables incendios en todo el país.

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *