Emiliano Ezcurra, un lobbista de los bosques para La Fidelidad

El actual director del Banco de Bosques, partícipe activo del proceso para que la ex estancia La Fidelidad sea área protegida y el Impenetrable se convierta en marca mundial, subraya que “esto no es por los pajaritos sino por la gente”, en referencia a las oportunidades laborales y culturales que la industria del turismo crea en las regiones dónde se instalan parques nacionales.

Fuente: TELAM

CHACO (18//20139.- Ecologista desde los 14 años, a los 40 entra y sale del monte con la misma facilidad con la que explica a funcionarios, legisladores, embajadores y empresarios, las bondades, ventajas y necesidad de preservar los bosques en la Argentina.

Así, ayuda al Gerente General del Fideicomiso La Fidelidad, el chaqueño Rodrigo Ocampo, a recaudar fondos para el pago de la expropiación de la exestancia, con campañas y reuniones para alcanzar los 60 millones de pesos en los que está valuada la propiedad.

Sin embargo, Ezcurra remarca un punto “esto no es por los pajaritos sino por la gente” y habla del papel de las “zonas de amortiguamiento”, es decir los territorios que rodean los parques nacionales,  ciudades, pueblos, parajes y comunidades indígenas cuyos pobladores pueden reafirmar sus culturas al permanecer en sus lugares de origen  y obtener una salida económica al brindar servicios a los ecoturistas.

“Con la instalación del parque a la gente local le puede ir muy bien  porque el turismo es una opción muy concreta y válida. Para eso tiene que haber bichos, que  en este lugar se puedan ver relativamente fácil tapires, pumas, chanchos del monte, corzuelas y jaguares. Hoy para ver un jaguar hay que ir al Pantanal, en Brasil pero si aquí se hace un manejo del área que permita las chances de tener contacto visual es un imán para los turistas”.

 

Pone como ejemplo más claro la Península de Valdés “dónde la gente va a ver ballenas. Si están los animales va a haber turistas y si están los turistas va a haber trabajo. Es un tipo de laburo que preferimos, toda la vida, a los desmontes o cosas por el estilo”.

En ese razonamiento, que no es exclusivo de Ezcurra, en lo que llaman “áreas buffer” o zonas de amortiguamiento de los parque nacionales  “están los ejércitos de trabajadores de una  industria de la conservación.  Ahí está la gente que puede estar empleada en esos emprendimientos. De lo contrario generan presión de conversión del bosque que a la larga no les conviene ni a ellos”.

Agrega “Iguazú, un caso extremo, tiene un millón y medio de visitantes por año y genera empleo para una ciudad pueblo que ahora explotó. Al parque entran no sé cuántos trabajadores por día, desde guías hasta mozos los que atienden boliches de souvenirs, personal de mantenimiento, etc”.

Por eso, sigue, “la periferia es clave ¿qué hacemos con Hacheras, con Miraflores, qué hacemos con Rosales ó La Armonía? -todos pueblos o parajes que rodean a La Fidelidad-, donde hay gente que tiene que trabajar y necesita alternativas”.

Además de mencionar las posibilidades que tendrían pequeñas empresas madereras o la venta de miel silvestre, osado, señala una experiencia en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica con “la cría de fauna nativa para repoblar otras zonas. Ahí el Parque Kruger se asoció con los privados de la periferia, levantaron el alambre y lo corrieron hasta la periferia de la periferia”.

“Entonces el vecino de Kruger que criaba vacas ahora cría cebras, jirafas porque hay un comercio de esos animales. Acá creo que es algo para estudiar seriamente, no digo que es la bala de plata pero alguien con 20 mil has en Santiago del Estero, puede pensar en reintroducir tapires, chanchos, con cuidado con mucha ciencia encima, asesorando, hay zonas que se pueden repoblar”.

Dice finalmente que “sería fantástico un proyecto de carne de monte, carne de majano, pecarí, corzuela porque hay un tráfico de estos mamíferos que permite la faena. Todo un modelo que nos deja el bosque en pie”.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *