Actores públicos y privados declaman un “Plan Nacional” para el desarrollo foresto-industrial

El gobierno de Misiones apuntará a que el sector se desarrolle de forma

MISIONES.- El Ministro de Ecología, Luis Jacobo, participó del foro organizado por la Feria Forestal Argentina, para el “desarrollo foresto-industrial que queremos”, y ratificó que la política del gobierno para el sector no estarán orientadas a “ganar un mercado sino a encontrar un equilibrio económico, social y productivo para la provincia”. Apuntan a un desarrollo armónico, con generación de valor agregado y mayor empleo.

Por Patricia Escobar

MISIONES(15/11/2004).- El foro realizado el sábado en el marco de la Feria Forestal Argentina 2004 concluyó con un documento sectorial donde actores públicos, privados, asesores y profesionales, coincidieron en que “Argentina aún carece de una política de Estado para el fomento de la actividad”, y que es “prioritario trabajar a nivel regional –respetando la realidad de cada provincia- entre todos los actores vinculados a la actividad para lograr avanzar en un proyecto nacional que permita posicionar al país como un polo foresto-industrial competitivo, pero fundamentalmente equitativo”. El foro fue moderado por Nelson López (gerente de Bosques del Plata); y entre los panelistas –que fueron seleccionados para exponer la visión particular de cada sector respecto al mejor desarrollo posible para la región- participaron: Manuel Climent (presidente de Afoa); Miguel López (decano de FCF-UNAM); Gustavo Braier (consultor privado); Manuel Jaramillo (FVSA); Luis Jacobo (ministro de MERNRyT de Misiones) y Luis Mestres (director DRF de Corrientes). Si bien el temario del foro tenía la consigna sobre “El Desarrollo Foresto-industrial que queremos”, respondiendo a preguntas como: cuál era el camino a seguir; qué condiciones se están dando en el sector y cuales deberían darse; cuál es el compromiso del sector que representa y cuál debería ser la postura; finalmente concluyó con un debate enriquecedor, constructivo, y comprometido de parte de los asistentes, dado que existió coincidencia plena en que “se necesita que Argentina instituya un plan nacional para lograr el crecimiento sector”. Ante la presencia de las principales entidades forestales del país y de la región, quedó claro el compromiso de avanzar con las conclusiones abordadas en el marco del foro, en acciones de trabajo. Los temas analizados fueron sobre recurso humano, formación profesional, mercado, superficie forestada, materia prima, rentabilidad del negocio forestal, planificación industrial, política fiscal y financiera, entre otros aspectos. subtitulo/Competitividad “equitativa”/subtitulo El empresario Herman Hampel (Danzar Forestaciòn) preguntó al ministro Jacobo sobre “la percepción de que industrias misioneras están migrando hacia Corrientes, y no solamente atraídos por la oferta de rollos. ¿Hay alguna política del gobierno de Misiones para frenar esta situación?”, preguntó. Jacobo afirmó que “las políticas de gobierno no son para frenar una situación en particular, sino para fomentar una actividad. El gobierno esta tomando medidas para afianzar ésta actividad, que también se desarrolla en la provincia de Corrientes. En el aspecto fiscal, el Gobernador Rovira trasmitió en este mismo evento (FFA) a empresarios de una asociación de madereros su predisposición a conversar sobre un replanteo de la política fiscal industrial, siempre que la foresto-industria proponga actividades que se orienten fuertemente a la agregación de valor. Y desde el punto de vista financiero, la Provincia inició este año, con recursos propios -que le permite una política fiscal con un componente social- un aporte financiero a aquellas actividades que contemplen el agregado de valor; esto además del esfuerzo en infraestructura, y demás. En conclusión, nosotros no estamos compitiendo con Corrientes, no es una meta –por lo menos del gobierno- ganarle a Corrientes en cuál o tal actividad, como tampoco me parece que sea una meta en lo forestal ganarle a Europa, Finlandia, a nadie. Lo importante es consolidar una actividad para la cuál tenemos grandes ventajas comparativas, que signifique aún un mayor impacto social, mayor empleo, un mayor impacto sobre la actividad social; esto es lo que busca el gobierno de Misiones. Y si con lo que hacemos lo logramos, creo que estamos bien orientados”, respondió. En tanto, intervino el Lic. Gustavo Braier (consultor) para reflexionar sobre el mismo tema, y agregó “que debiera haber una política unificada entre Misiones y Corrientes. Y si aparte hay previsión de una falta probable de algún tipo de madera de alguna calidad en Misiones, y un sobrante en Corrientes, hasta es sano que este movimiento se produzca. Pero creo que no deja de ser importante ganarle a los europeos, americanos o canadienses, cuando se trata de competir en el mercado internacional, dado que es una ley muy dura que puede imponer algunos sacrificios locales”, manifestó. Finalmente, Jacobo coincidió en esta apreciación pero aclaró que “no se trata solamente en competir en quien tiene más superficie plantada, lo que quiero decir es que muchas veces las estadísticas nos ponen en una visión que no es justamente integral. En buena hora que tengamos 600 mil hectáreas plantadas con una actividad forestal totalmente integrada, con agregado de valor, cluster y demás. Ahora, tener en esta provincia 3 millones de hectáreas de especies implantadas para cortar tabla y exportar porque el mercado me dice que hoy es ventajoso, no es una política de este gobierno y no lo vamos a hacer jamás. Pero, si solamente podemos tener unas 100 mil hectáreas con ese esquema de cluster funcionando perfectamente, y en el resto del territorio actividades productivas, que ya empiezan competir con la forestal -con las características de generación de valor y generación de empleo-, es un esquema que lo tenemos que considerar. Pero esta claro que hoy tenemos una gran oportunidad con la actividad forestal”. subtitulo/Conclusiones forestales/subtitulo La responsabilidad de cerrar el panel-debate estuvo a cargo del gerente de Forestal Bosques del Plata (CMPC), Nelson López, quien sintetizó en pocas palabras las diferentes ponencias, dados que las mismas tuvieron varios puntos de encuentros y concluyó en propuestas de acciones muy relevantes. Visiones macroeconómicas, sectoriales, regionales, provinciales y hasta territoriales fueron compartidas. Las ponencias demostraron el impacto de las operaciones foresto-industriales, donde las leyes de incentivo particulares que puedan existir a nivel nacional, provincial y municipal se enmarquen para apuntar el horizonte hacia donde se debe posicionar Argentina. “Está claro que queremos posicionar al país como un polo foresto-industrial, con consideraciones como señalaba Jacobo- no solamente con un área de superficie plantada- sino con un impacto en la sociedad, con una transferencia de riqueza a quienes participan en la actividad forestal. Con este concepto creo que sale una gran línea de acción que quedo planteado durante el debate; y también es muy rico que los distintos panelistas apuntan en una dirección que converge a los mismo: trabajar para instaurar un “Plan Nacional” sectorial”, apuntó López. Para los presentes, esta coincidencia se convirtió en una instancia ganada, y por ende, la velocidad con que se avance dependerá del sector, “pero sin dudas será mucho menor el camino a recorrer”. Lo otro que quedo ratificado, ante algunas posturas, fue la necesidad de generar ciertas áreas de trabajo como para poder desarrollar el sector, como por ejemplo la conformación del cluster regional. Por otra parte, si bien existen reiterados análisis de algunos sub-sectores, apareció como necesidad la falta de información en forma certera y científica, para que quienes participan de la actividad, o quieran participar en el futuro, puedan disponer de ello de buena forma y de buena calidad. “En este encuentro estuvieron aquellos que tienen que participar en la actividad, están los empresarios, asesores, estado, académicos, ambientales; están los actores que tienen que desarrollar este sector, y creo que la comunicación es buena, los puntos que nos reúnen son más que aquellos sobre los cuales tenemos que ponernos de acuerdo, y esto también es una oportunidad que hay que explotar”. Pero también, López reflexiono que “es necesario hacerse un análisis crítico de cómo ha sido nuestro desempeño, no necesariamente para ver lo malo que se ha hecho, sino para sacar experiencias e ir delineando el futuro”, concluyó. El negocio forestal mueve al año 140 mil millones de dólares, es un sector extremadamente importante que supera a la oleaginosa, lácteos y otras actividades en su conjunto. “Sin lugar a dudas, tenemos ventajas comparativas como para lograr la participación en el sector. Pero además de las ventajas comparativas, valen tanto las ventajas competitivas, y es allí donde se debe actuar entre los distintos actores con los recursos, con profesionales de alto nivel que puedan trabajar en conjunto, y en el crecimiento de Argentina como polo foresto-industrial con impacto a nivel mundial”. Para los forestadores, aún falta coordinar y generar las instancias de crecimiento, “y falta también entender que hay que competir dentro de un mercado que tiene determinadas leyes que son leyes que mueven a la economía, que tenemos que usar en forma eficiente pero que también tenemos que respetarla. Tenemos que ver que los productos van donde los precios son mayores”, subrayó Nelson López. JACOBO subtitulo/Planificación nueva/subtitulo El principal planteo provincial que surgió en el foro, y fue planteado por Gabriel Marangoni (Amayadap) al ministro de Ecología (Luis Jacobo), partió sobre la preocupación de los Pymes madereros ante las dificultades que enfrentarán en los próximos años en el abastecimiento de la materia prima con destino aserrable, dado que desde hace tiempo sostienen que existe concentración de la oferta, escasez en el mercado local; y por ende, aumento en el precio de los rollos. ArgentinaForestal.com consultó al funcionario que atención le dará la provincia a éste planteo y si cabe alguna posibilidad de “regular” el marcado forestal, como desde la Amayadap reclaman. “En principio, tenemos que definir y ajustar el rol del Estado. Y en contexto, debe dejar claro que el rol será activo en el acompañamiento del desarrollo forestal, y para eso hay que recrear los espacios. En estos espacios de debate hay posiciones, pero en los espacios de negociaciones se discuten intereses, saliendo de las posiciones. Entonces, tendremos que sentarnos de nuevo, revisar lo que planificamos, ver los datos confiables de la realidad (si es necesario mejorarlo), y a partir de allí se redefinirán roles. Hasta ahora cada uno expresó su posición desde la información que maneja y su propia óptica. Desde el Estado debemos ser equilibrados y buscar un punto de acuerdo, dar un diagnostico, determinar hacia donde tenemos que apuntar y, finalmente convenir el camino. Lo fundamental es recrear los espacios de discusión de esta política, ponernos de acuerdo y avanzar”.

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *