Pymes madereros plantean regular el mercado para asegurar su crecimiento

Continúa el debate en Misiones por la falta de disponibilidad de la materia prima

MISIONES.- Con respecto a las perspectivas del sector empresario para el próximo año, el gerente de la Amayadap, Juan Manuel Pardal respondió que “el ideal es lograr dar más empleo, pero hay varios problemas que enfrentar y el principal es el faltante de materia prima, que cada vez se agudiza más; además, se suma a este problema la calidad de la madera disponible”.

Por Patricia Escobar

MISIONES(12/11/2004).- Empresarios de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap) también están participando activamente de la Feria Forestal Argentina, y en ese marco, en diálogo con la prensa, el gerente de la entidad, Juan Manuel Pardal, explicó la realidad económica, productiva y social que enfrentan los madereros asociados a la cámara. Si bien el Censo de Industrias 2003 de la provincia indica que existen funcionando alrededor de 700 a 750 aserraderos Pymes, la Asociación representa “a un número de 80 pequeñas y medianas empresas que son las que en realidad producen más del 50% de la madera de Misiones, y tienen alrededor de 4500 operarios que trabajan en forma directa, y significa que en forma indirecta debe haber al alrededor de 13.500 personas que trabajan en el sector, dado que están vinculados a la cadena de producción”, afirmó el directivo. Actualmente, algunas 20 empresas socias de la Amayadap estarían exportando a Estados Unidos, Canadá, España y otros países de Europa, despachando productos de valor agregado, remanufactura, molduras, tableros, “incluso muebles terminados”, apuntó Pardal en la entrevista que mantuvo en la emisora Radio A. subtitulo/“Concentración y falta de materia prima”/subtitulo Con respecto a las perspectivas del sector empresario para el próximo año, Pardal respondió que “el ideal es lograr dar más empleo, pero hay varios problemas que enfrentar y el principal es el faltante de materia prima, que cada vez se agudiza más; además, se suma a este problema la calidad de la madera disponible”. El directivo volvió al debate sobre la existencia o no de materia prima, e insistió en que problema central de las Pymes es la concentración de las plantaciones disponibles en manos de la empresas Alta Paraná SA (Puerto Esperanza).” La existencia de plantaciones se mide de acuerdo a las fotos satelitales y a los trabajos de campo que se hacen, pero hay que ver si realmente la calidad de la madera – que pensamos que existe- es buena, si el volumen que se dice que tenemos es el mismo; y en manos de quién está la madera. Porque en Misiones habría madera, pero todos sabemos lo que representa Alto Paraná, la expansión que ha tenidos en los últimos años, y el volumen propio de madera que tiene. Alto Paraná tiene el territorio de Misiones casi el 9% de la superficie, el 33% de la superficie forestada, y cuenta con el 48 % del volumen de la madera que hay en la provincia; el resto es para todo el sector de las pequeñas y medianas empresas, que son 700 empresas”, remarcó. Por otra parte, y tras 20 o 30 años de existencia de aserraderos locales, la pregunta al directivo fue dirigida a entender porque no invirtieron en forestación, dado que el bache forestal que se enfrentará en forma crítica en los próximos cinco a diez años se vivió hace unas décadas atrás. Y la respuesta del representante de la Amayadap no se hizo esperar: “Se debe entender que se trata de dos empresas totalmente distintas, la forestal por un lado, y la industrial que transforma la madera, por otro. Los empresarios industriales durante esos 20 años siempre debieron hacer inversiones industriales porque cambió la tecnología, o se debía ampliar la producción, y demás. Entonces, el industrial no pudo como empresario entrar en el campo forestal porque son dos negocios totalmente distintos”, dijo Pardal. Además, agregó que Misiones tenía el problema de la tenencia de la tierra y la forestación que se acentuó con la llegada de Alto Paraná. “Esta empresa compra un montón de propiedades, y esas propiedades que hoy son de Arauco, eran las que antes estaban disponibles para el mercado”, indicó. subtitulo/¿Regulación del mercado o planificación industrial?/subtitulo Si bien los principales países forestales del mundo se desarrollaron con la existencia de cinco o diez gigantescas empresas productoras que conviven con miles de pequeñas y medianas empresas, parece ser que para los empresarios de la Amayadap es un modelo inviable en Misiones. “Este modelo se puede dar, pero en Misiones no, por una diferencia muy sencilla, la regulación que tienen los países dónde funciona este modelo. Nosotros consideramos, por ejemplo en el campo de la celulosa, que las pequeñas y medianas empresas no pueden instalar una planta celulosa (se necesita inversiones de capital intensivo), indefectiblemente tiene que ser una gran empresa. Ahora, las Pymes no pueden poner un mega-aserradero, pero pueden dinamizar 20 aserraderos y, en lugar de ocupar 100 operarios como ocupa Alto Paraná en Puerto, puede ocupar 2.000 operarios”, ejemplificó Pardal. De esta manera, consideró que “las autoridades provinciales y nacionales deberían analizar como se puede regular la situación para que en el sector foresto-industrial “todos” puedan vivir de este producto que es la forestación de Misiones y Corrientes. Actualmente Alto Paraná está incursionando en la provincia de Corrientes, e incluso ya está comprando forestación”, aseguró el directivo de la entidad maderera de la zona Norte. Finalmente, cabe aclarar que en el marco de la entrevista, Pardal fue consultado sobre el número de hectáreas existentes en la provincia de Misiones y Corrientes, información básica y estratégica para la planificación y proyección del futuro industrial maderero; y justamente estos datos fueron los aún no supo precisar. “Nosotros decimos que hay 300 mil hectáreas de pinos, entre otras variedades. Y en Corrientes tienen casi la mitad, 160 mil hectáreas”, dijo. “En cuanto a la superficie a forestal, hay mucha, entre ambas provincias tienen un millón de hectáreas más”, indicó. Si bien en Misiones al año 2002 rondaba las 284 mil hectáreas forestadas de bosques cultivados, alrededor de once empresas concentrarían alrededor de 135 mil hectáreas (110 mil corresponden al patrimonio de APSA, y el resto a La Palmina, Lipsia, Laharrague, Danzer Forestación, entre otras pymes locales). En tanto, en Corrientes, la dirección de Recursos Forestales de la provincia confirmó la existencia de 320 mil hectáreas forestadas, y una disponibilidad de tierras para forestar de dos millones de hectáreas, que sumada a las 400 mil hectáreas de capueras disponibles en la zona Centro Sur de Misiones para forestar, el potencial de superficie para incrementar las plantaciones forestales entre ambas provincias del NEA ascendería a los 2.400.000 hectáreas.

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *