Para la nueva ley, las “cooperativas de trabajo” son un fraude laboral

La actividad fue enmarcada en un plan nacional para combatir el trabajo en negro

La ley 25.877 promulgada el pasado mes de marzo modificará el sistema de trabajo de Pymes que emplean operarios por medio de este sistema. El régimen establece que las empresas que contraten personal por intermedio de las cooperativas serían responsables solidarias ante la ley. Funcionarios de las delegaciones de Trabajo de Misiones y Corrientes advierten que la regularización del empleo busca “un cambio cultural” en el sector.

Fuente: Revista ArgentinaForestal (Número 8)

JUNIO 2004.- No sólo el crecimiento de la actividad foresto-industrial fue noticia en los últimos años, la reactivación en el sector también puso en evidencia la informalidad con que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) desempeñan su actividad, evadiendo el sistema previsional y afectando la calidad de vida de sus empleados (y sus respectivas familias) por medio del empleo en negro. Un informe publicado meses atrás por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Nación, refleja que a “nivel país, las empresas madereras alcanzan un 62 por ciento de empleo en negro, seguidas por el transporte, almacenamiento y comunicaciones, con 44 por ciento, mientras que en los restaurantes la informalidad alcanzó al 38 por ciento de los trabajadores”. Pero en el caso de Misiones y Corrientes, el principal problema surge además por la aparición de la figura distorsiva de algunas Cooperativas de Trabajo, que firman contratos de servicios con los aserraderos y operan como agencia de colocación de empleo, por lo tanto, los operarios no son registrados y tampoco perciben los beneficios laborales vigentes. Con la nueva ley laboral entonces, se presenta un llamado de atención para el sector, dado que modifica el sistema de aquellas Pymes que emplean personal por medio de este mecanismo. En el capítulo tres de la norma quedó claramente establecido que “las empresas que contraten personal por intermedio de las cooperativas estarían incurriendo en lo que se denomina fraude laboral y serían responsables solidarias ante la ley”. cursiva/Reforma laboral/cursiva subtitulo/No a las cooperativas/subtitulo La nueva ley laboral 25.877 -aprobada en el Congreso nacional y promulgada el pasado 18 de marzo- establece en uno de sus artículos que las Cooperativas de Trabajo no pueden funcionar como una agencia de colocación de empleo, por lo tanto, los madereros que contraten personal por intermedio de estas entidades estarían en una situación irregular ante el Ministerio de Trabajo de la Nación. De esta manera, con el nuevo régimen se prevé la fiscalización de las autoridades de aplicación sobre las cooperativas de trabajo, a efectos de verificar el cumplimiento de las normas laborales y de la seguridad social en relación con los trabajadores dependientes a su servicio, así como a los socios de la misma que se desempeñen en fraude a la ley laboral. Estos últimos serán considerados trabajadores dependientes de la empresa usuaria para la cual prestan servicios, a los efectos de la aplicación de la legislación laboral y de la seguridad social. Si durante esas inspecciones se comprueba que se incurrió en una desnaturalización de la figura cooperativa con el propósito de sustraerse, en forma total o parcial, a la aplicación de la legislación del trabajo denunciarán esa circunstancia a la autoridad de aplicación, sin perjuicio del ejercicio de su facultad de constatar las infracciones a las normas laborales y proceder a su juzgamiento y sanción, a los efectos del artículo 101 y concordantes de la Ley 20.337 de Cooperativas. “Las cooperativas de trabajo no podrán actuar como empresas de provisión de servicios eventuales, ni de temporada, ni brindar servicios propios de las agencias de colocación”, sostiene la norma. El ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, Carlos Tomada, se refirió al respecto en medios nacionales y aclaró que “se determina fraude laboral cuando la cooperativa es de servicios que se prestan a una o dos empresas, tiene una estructura jerárquica de conducción, los supuestos socios retiran sumas distintas, hay principio de subordinación y una rotación de esos supuestos socios propia de una relación laboral dependiente. Y se fija la responsabilidad solidaria de la empresa principal”. cursiva/Misiones/cursiva subtitulo/Depurar el sistema/subtitulo Desde la Subsecretaría de Trabajo de la provincia de Misiones, sostienen que la actividad forestal es una de las que, en los últimos años, paulatinamente se fue recomponiendo en cuanto al registro de trabajadores, que hasta hace poco tiempo tenían en forma irregular. Sin embargo, la realidad del sector demuestra que aún queda mucho por hacer para regular el sistema laboral en la provincia. En diálogo con la titular del área, la abogada Fabiola Bianco, logramos obtener una radiografía de la actual situación donde, según la funcionaria, en el campo de la forestación, el principal inconveniente se daba en los asentamientos que los trabajadores realizaban en la época de plantación, ámbito donde se generaban graves infracciones por las condiciones prácticamente “infrahumanas” en que se desarrollaban los trabajos, en cuanto al marco de higiene y seguridad que también está contemplado en la norma vigente. “Después de un seguimiento intensivo, sumado al crecimiento exponencial del sector en los últimos años en la provincia, hemos mejorado la situación laboral del rubro”, aseguró la subsecretaria. En este sentido, remarcó la colaboración de grandes empresas que trabajan en la actividad con la prestación de servicios de contratistas. “Este mecanismo fortaleció el sistema, dado que se compromete solidariamente la responsabilidad entre las grandes empresas que subcontratan un servicio de tercero, y esto obliga a las empresas de servicios a cumplir con los requisitos laborales vigentes y, a su vez, que el trabajo a realizar se desarrolle en el marco de la ley, lo que indudablemente favorece el sistema, ayudando a que la situación se vaya normalizando progresivamente”, afirmó. subtitulo/Fraude laboral/subtitulo Por otra parte, Bianco reconoció que el mayor empleo informal en este sector se encuentra en el segmento de la industria madera,“principalmente por haber detectado en diversas inspecciones la presencia de cooperativas de trabajo en establecimientos madereros y en aserraderos de toda la provincia”, dijo. Si bien la funcionaria aclaró que “la intención no es atacar esta figura, que entiendo es una herramienta que propende al desarrollo regional siempre que realmente responda al espíritu que debe tener. Pero en los casos detectados en un sinnúmero de inspecciones, que realizamos en forma conjunta con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), detectamos precisamente que se altera la figura de cooperativas en forma fraudulenta, es decir que burlando la buena fe de quien no sabe que es socio, o que reviste la calidad de socio, es tentado a ingresar a la empresa, lógicamente llevado hasta esta situación porque no tiene trabajo, y tiene una necesidad inmediata de lograr una ocupación”, explicó. Sin embargo señaló que “se debe entender entonces que la cooperativa no es fraudulenta en sí misma, porque están en general inscriptas, tienen sus papeles en perfecto orden y el marco legal que las rige, el problema se presenta en su mala utilización”. Si bien las entidades cooperativas nunca estuvieron facultadas para prestar servicios de trabajo a terceros, ahora a través de la nueva ley queda establecido en forma explícita la prohibición para actuar como agencia de colocación de empleo, ni tampoco pueden proveer de mano de obra a terceros. La funcionaria relató que “fue constatado por la autoridad de aplicación el precio vil que se paga a ese seudo socio cooperativo y, por supuesto, se advertía fácilmente que esos socios recibían en forma mensual un ingreso de 230 pesos”. Por otra parte, desde las cooperativas tientan a las personas con que van a recibir ciertos beneficios, pero en realidad cuando se incorporan a este sistema los condicionan a que se inscriban (los supuestos socios-trabajadores) como monotributistas, “es decir que tienen que pagarse su beneficio previsional, y mal pueden hacerlo si perciben una suma mensual tan magra”, enfatizó Bianco. “Entonces, se distorsiona todo el sistema, porque se inscriben pero no pagan, y después terminan siendo deudores del Estado, situación que también fue advertida por la Afip”, explicó. De esta manera, en caso de que se realice una inspección, un empleado que esté bajo el sistema cooperativo, para la autoridad laboral es un trabajador “en negro (además de prestar servicios mediante un sistema de fraude laboral), y es nuestra obligación revertir esta situación”, admitió la subsecretaria. En tanto, a partir de la nueva norma, los organismos públicos de aplicación están facultados para sancionar a las cooperativas, además del establecimiento que aprovecha ese tipo de trabajo. negrita/Responsabilidad empresaria/negrita En el marco del Programa Nacional de Regularización del Empleo, impulsado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, se busca acercar mayor información a los propietarios de los establecimientos, que en muchos casos se mostraron “desconocedores” de las normas laborales, y así evitar que cuando les ofrezcan este tipo de servicios, tengan elementos y sean previsores.“Porque está bien que el empleador tenga que hacer su equilibrio de caja, y en ese análisis siempre cree que tener un trabajador en blanco le sale carísimo. Y se olvida que la previsión, que es un elemento que todo empleador debe tener en cuenta al momento de analizar sus cuentas”, analizó Bianco. “Si uno es cauteloso, y dice que no puede gastar más de lo que le ingresa, también debe saber decir que debe prever. Y si tengo una persona dentro de un establecimiento de mi titularidad, que está expuesto a riesgos de manejar máquinas con las características de la actividad maderera que es riesgosa, obviamente la previsión es un elemento que debe ponderarse. Si ese trabajador se accidenta en el establecimiento –se corta una mano o un dedo- o cuando sale de su jornada laboral de su establecimiento y se dirige a su casa particular, se accidenta; esa responsabilidad le va a caber a ese empresario, que se aprovechó de ese trabajo prestado”, continuó la funcionaria, y agregó que no existe posibilidad de eludir esa responsabilidad. Finalmente, señaló que el objetivo con el plan nacional es propiciar el desarrollo, y esto tiene que ver con regularizar el empleo, asumir responsabilidades y terminar con la idea de que el fraude laboral es bueno o es rentable. “Nunca estuvo permitido trabajar en la ilegalidad, pero tuvimos años de coyuntura económica difícil que obligó a que, quienes cumplimos determinado rol en el Estado nos preocupemos por proteger la caída estrepitosa del empleo, pero actualmente es otro el escenario y vamos a trabajar en regularizar el sistema laboral en la actividad”. cursiva/Corrientes/cursiva subtitulo/Concientizar al empleador/subtitulo La cultura laboral en el sector maderero de Corrientes tiene características muy similares a las de Misiones, pero según afirma el subsecretario de Trabajo del gobierno de la provincia de Corrientes, Eduardo Alejandro Vischi, se comprobó que en ésta provincia durante muchos años las empresas que desarrollan esta actividad no llevaron a cabo el registro de los trabajadores. “Los operativos nacionales que se están efectivizando en las provincias tienen el objetivo de demostrar a los empresarios que les llegó la hora de regularizar la situación laboral, principalmente en el rubro maderero, un sector que está con posibilidad económica de incorporarse al sistema. En Corrientes también hemos detectado que los aserraderos se están manejando con cooperativas de trabajo, lo que lisa y llanamente es un fraude laboral, es un comercio de personas”, apuntó el funcionario. La Subsecretaría de Trabajo detectó en un momento alrededor del 90 por ciento de trabajadores en negro en el sector de las Pymes foresto-industriales, “pero en las inspecciones realizadas en los últimos meses, se evidencia entre un 40 a 50 por ciento de nuevos empleados registrados, lo que indica que evidentemente nuestros objetivos se están llevando adelante y la idea es llegar a un 70 por ciento”, explicó el funcionario. Para ello, y en forma conjunta con la Nación, en el marco del Plan Nacional de Regularización de Empleo, impulsan una fuerte política de inspección, principalmente en los pequeños y medianos aserraderos del interior de la provincia. “Tratamos de no ir a las multas en la primera visita, por el contrario, intentamos concientizar a los empleadores que deben registrar a sus trabajadores y lograr así, paulatinamente, el cambio cultural de fondo y necesario en este rubro”. Para Vischi, en este tema el factor principal que se debe atacar es cultural, debido a las característica de la actividad. “Nosotros estamos tratando, por un lado, con la presión sobre las empresas de manera coercitiva. Este es un problema cultural, pero es necesario que los empleadores empiecen a entender que realmente esto cambió, y que hoy tenemos que estar dentro de un sistema, inclusive comercialmente. Tenemos casos de empresas que venden millones, pero resulta que no tienen ni un trabajador. Por lo tanto, la Afip también va a tener participación en este asunto”.

Fuente: Revista ArgentinaForestal (Número 8)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *