Un ambiente saludable para la prosperidad de todos, es nuestra responsabilidad y una oportunidad

Por Jaime Ledesma, presidente Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (*) 

 

MISIONES (28/6/2022).- El uso del Glifosato es un tema muy polémico y genera por estos días
posicionamientos encontrados por el Dictamen N° 46/2022-23 de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados de Misiones, esos posicionamientos encontrados se dan en virtud desde donde se opine, por su incidencia como agro-insumo en las actividades culturales agropecuarias y forestales de la provincia. Lo mismo paso hace algunos con el bromuro de metilo, hoy es un recuerdo para bien de toda la Comunidad.

Si bien en el seno de los matriculados del Colegio de Ingenieros Forestales se ha dado un un interesante y apasionado debate con diversas opiniones, no nos ha posibilitado, como institución colegiada, por estas horas, tener un documento oficial que exprese un posicionamiento institucional.

A título personal y como lo he expresado oportunamente, considero que cómo profesionales de las Ciencias Forestales debemos mantener equidistancia de los intereses económicos, aportar razonabilidad y mucho profesionalismo al debate, pues tenemos el compromiso social de hacer todo lo técnicamente posible para garantizar un ambiente saludable y que las actividades productivo e industriales sean amigables, sostenibles con el medio ambiente, haciendo efectivo el concepto SOSTENIBILIDAD en su más amplia acepción, algo que lo/as Ingenierio/as Forestales lo tenemos muy presente como principio, en la esencia misma de nuestra formación.

El jueves el 23 de junio tome conocimiento del Dictamen (involucra varios proyectos de ley N° 46/2022-23 de Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados (me lo compartió un Colega) sobre el Proyecto de Ley que tiene por objeto “establecer un Marco Regulatorio para la INVESTIGACIÓN, DESARROLLO, PRODUCCIÓN, PROCESAMIENTO, Registro, COMERCIALIZACIÓN y UTILIZACIÓN de PRODUCTOS BIOLÓGICOS NATURALES, conocidos como BIOINSUMOS, que aportan a las políticas de sostenibilidad y sustentabilidad aplicadas a la agroindustria en la Provincia”.

Entendiendo por BIOINSUMOS a todo producto biológico que consista o haya sido producido por micro-organismos o macro-organismos, extractos o compuestos bioactivos derivados de ellos y que estén destinados a ser aplicados como insumos en la producción agropecuaria, agroalimentaria, agroindustrial, agroenergética e incluso en el saneamiento ambiental
agropecuario”.

A su vez crea el Registro Provincial de Productores de Bioinsumos, con la finalidad de conformar una base de datos actualizada de todas aquellas personas humanas o jurídicas, que tengan por objeto principal la investigación, desarrollo, elaboración, producción, exhibición y comercialización de productos biológicos y sus derivados.

Se establece como autoridad de aplicación al Ministerio del Agro y la Producción, el que queda facultado para el dictado de la normativa necesaria y complementaria para la aplicación de la ley interactuando con los demás ministerios competentes en la materia.

El proyecto, en su artículo 7 (donde se daría la polémica): prohíbe la utilización del glifosato, sus componentes y afines en toda la Provincia, estableciendo la entrada en vigencia de la misma en un plazo de dos (2) años, desde su publicación oficial, a los efectos de una transición progresiva del cambio cultural de los sistemas productivos actuales implementado a partir de la Ley XVI – N.° 124 hacia métodos más amigables con el ambiente. 

El incumplimiento de la ley, tiene como sanciones las establecidas en el capítulo X de la Ley XVI – N.° 144, de Productos Fitosanitarios y Domisanitarios de Saneamiento Ambiental, las contempladas en la Ley XVI – N.º 35 (Antes Ley 3079) y sin perjuicio de otra pena impuesta por la normativa vigente que contemple conductas específicamente tipificadas.

El dictamen del Proyecto de Ley me parece interesante, en lo personal nada le observaría. Sí me genera algún interrogante el plazo de dos años para la prohibición total, pero al que también lo considero como una buena oportunidad para asumir los desafíos que ello conlleva.

Debemos sí ser conscientes que una La ley, por sí sola, no va solucionar los problemas que hoy se tienen, sino no hay algo más, y si no se actúa fuerte y comprometidamente en el territorio, esto debe ser un compromiso conjunto, en donde los profesionales e instituciones vinculados con las actividades agropecuarias y forestales estamos muy involucrados.

 

Decisión política

La decisión política de la Prohibición del Uso del GLIFOSATO se viene planteando de tiempo; en particular, este año los máximos referentes del Poder Ejecutivo Provincial  y Poder Legislativo lo expresaron públicamente en distintos actos oficiales, siendo el más reciente el gobernador, ante la Cámara de Representantes el 1 de mayo de 2022, cuando afirmaba: “CHACRA LIBRE DE GLIFOSATO”.

En ese marco, sostenía que: “Los ejes para el sector agropecuario misionero son claros.  Diseñamos un plan  que pone a la sostenibilidad en primer lugar: cuidando los recursos y el entorno, la  salud de nuestros pobladores rurales, y el rol de los pequeños productores y las PyMES.  Para ello, trabajamos en la industrialización y agregado de valor en origen de la producción, la innovación en los sistemas productivos y el arraigo rural. Las claves son  el financiamiento, la infraestructura y la comercialización. En este nuevo modelo productivo que estamos haciendo realidad, declaramos a la provincia de Misiones libre de glifosato. Fertilizantes y herbicidas orgánicos únicos en  el país, creados en nuestra provincia, se implementan en pruebas piloto para su  posterior aplicación generalizada”.

Debemos tener presente que por Ley XVI N° 124, hoy está PROHIBIDO el USO del GLIFOSATO, sus componentes y afines, en los EJIDOS URBANOS del TERRITORIO PROVINCIAL;  COMUNIDADES de PUEBLOS ORIGINARIOS; ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS y SANITARIOS
cualquiera sea su denominación o rango; RESERVAS NATURALES de cualquier tipo y denominación ya sean nacionales, provinciales, municipales o privadas; CENTROS TURÍSTICOS; CURSOS de AGUA DULCE que proveen para consumo humano o su utilización para la producción agrícola ganadera. Y esta prohibición rige desde 1 de abril del 2020.

Si las áreas descriptas las coloreamos en un mapa provincial veremos la fuerte restricción territorial que hoy opera sobre el uso del glifosato.

Dice la Ley (XVI Nª 124): “Dicho plazo se establece con el fin de iniciar un cambio cultural de los sistemas productivos actuales hacia métodos más amigables con el medio ambiente”

Ahora pregunto: ¿quién en su sano juicio puede oponerse a una decisión de esta naturaleza, o ha este dictamen del Proyecto de Ley?, tanto más cuando la sociedad toda exige un ambiente mucho más saludable, cuando en todos los foros internacionales reclama tomar medidas audaces para pasar de la crisis a la curación, se habla del volver a soluciones basada en naturaleza, de propiciar la bio-economía: “como un nuevo paradigma para superar las dicotomía de la era Industrial entre ecología y economía; sociedad y naturaleza; mundo rural y urbano; con el objetivo de generar prosperidad y bienestar dentro de los limites renovables del plantea” tal como lo define el Dr Marc Palahi, director del Instituto Forestal Europeo.

El Secretario General Antonio Guterres, cuando presentó el Informe titulado: “Haciendo las paces con la naturaleza”, (Un Plan con base Científica para hacer frente a las emergencias del clima, la biodiversidad y la contaminación), laborado por el PNUMA, en febrero de 2021, expreso ante la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que: “el bienestar y la prosperidad humanos pueden mejorarse enormemente si se priorizan las soluciones basadas en la naturaleza. Que se necesitaba generar una voluntad global de acción y una transformación de nuestra relación con la naturaleza”.

A su vez, Inger Andersen, directora Ejecutiva Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente sostuvo: “…debemos tomar medidas audaces para pasar de la crisis a la curación y, al hacerlo, debemos reconocer que la restauración de la naturaleza es imperativa para la supervivencia de nuestro planeta y la humanidad”.

Necesariamente debemos transitar hacia una gobernanza ambiental, entiendo cómo tal:  “las interacciones entre las estructuras, procesos y tradiciones que determina como se ejercita el poder, como se toman las decisiones sobre asuntos que preocupan a la gente, y como los ciudadanos y otros interesados directos pueden expresarse“.

Recientemente en Estocolmo+50: bajo el lema “un planeta sano para la prosperidad de todos — nuestra responsabilidad, nuestra oportunidad” generó una declaración que entre varias recomendaciones expresa que se ponga en el centro de las preocupaciones el bienestar humano en un planeta saludable y con prosperidad para todos, reconociendo e implementando el derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible, en donde se adopten cambios en todo el sistema en la forma en que funciona nuestro sistema económico actual y que se aceleren las transformaciones en los sectores de alto impacto.

Cómo institución colegiada bregamos por un mayor profesionalismo (matriculado) en las actividades productivas, buscando las alternativas más apropiadas y adecuadas, en este sentido, y a su vez, exigimos a las instituciones académicas y de investigación las respuestas necesarias para que técnicamente podamos garantizar un ambiente más saludable.

Cómo dice Mahatma Gandhi: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

 

 

(*) Ingeniero Forestal

Presidente del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones

Mat. Prof.: Nº 082

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.