Corrientes en llamas | Aves Argentinas y The Nature Conservancy se solidarizan con toda la gente de la provincia

Ambas organizaciones ambientales expresaron su profunda solidaridad con la Provincia de Corrientes, su gente y las instituciones que desempeñan acciones en su territorio, que han sido especialmente afectadas por los incendios descontrolados sucedidos en las últimas semanas.

 

BUENOS AIRES Y CORRIENTES (25/2/2022).- Desde la Fundación Aves Argentinas y The Nature Conservancy consideraron urgente reforzar la asistencia, por distintos canales, a los bomberos voluntarios, en especial a aquellos cercanos a las zonas más afectadas y los grupos que continúan combatiendo el fuego, además de resolver los reclamos de ayuda de las organizaciones, las cooperativas y las familias que han resultado afectados por la catástrofe.

El daño patrimonial sufrido durante estas semanas es mayúsculo y comprende, entre otras cosas, la pérdida parcial o completa de establecimientos rurales y de bienes y recursos, tales como hacienda, forraje, plantaciones forestales, infraestructura diversa y viviendas.

También la biodiversidad, que sustenta directa o indirectamente a la producción en la provincia, está siendo acorralada a aquellos rincones que todavía no fueron alcanzados por el fuego, además del número de animales muertos y de vegetación quemada que permanece como huella luego de la quema.

Si bien son preliminares, los cálculos sugieren que se llevan más de 800.000 hectáreas incendiadas en Corrientes, pese al ingente esfuerzo realizado para combatir los incendios.

En particular, ambas instituciones aquí firmantes se encuentran muy preocupadas por el impacto social y ambiental de los incendios en los Campos y Malezales del nordeste, ecorregión que abarca el 27 % del territorio provincial.

Esta ecorregión tiene escasa representatividad en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, por lo cual, es especialmente frágil a fenómenos como el de los incendios. Hoy, más que nunca, es imperante cambiar su situación de amenaza crítica, ya que es aquí donde todavía se encuentran varias especies en peligro de extinción o con distribución restringida, como el tordo amarillo, del que quedan menos de 7.000 ejemplares en todo el planeta.

En Corrientes, se han registrado menos de 1.000 tordos (15 % del total poblacional), los cuales están concentrados en el nordeste de la provincia. El área donde todavía forma colonias de nidificación es la de los bañados tributarios del río Aguapey, que discurren entre lomadas de pastizal. El tordo amarillo es afectado por varios impactos, incluyendo la pérdida de hábitat, el parasitismo de cría por especies como el tordo renegrido y la captura para el comercio ilegal para abastecer a los pajareros.

“Desde 2015, Aves Argentinas viene trabajando en el estudio y la conservación de esta especie, junto con investigadores del Centro de Ecología Aplicada del Litoral de Corrientes (CONICET) y colaboradores locales de la zona de Alvear y Santo Tomé, uno de los sectores afectados por el fuego.

Con The Nature Conservancy, se ha conformado un colectivo de instituciones que contribuyen al planeamiento territorial de la Provincia de Corrientes con una mirada de conservación, a través de la identificación y caracterización de las denominadas “Áreas Clave para la Biodiversidad” (Key Biodiversity Areas, o KBAs por su nombre en inglés).

En la imagen, puede verse la KBA Río Aguapey, donde los focos de incendio se extendieron sobre los sitios de nidificación del tordo amarillo. Se sabe que los incendios arrasaron los bañados que ya estaban secos en la última temporada de reproducción.

Aunque aún es temprano para conocer el impacto negativo sufrido por las colonias, se puede suponer que será alto. Otras especies en situación crítica son el yetapá de collar y varios capuchinos, que también tienen un bajo número poblacional y sufrirán las consecuencias de esta catástrofe.

La semana que viene, Aves Argentinas e instituciones colaboradoras cercanas al territorio, iniciarán un relevamiento para evaluar el impacto de los incendios sobre las aves de pastizal, y seguir impulsando la conservación de los Campos del Aguapey y otros sitios valiosos para la biodiversidad.

Convocamos a las autoridades, las organizaciones y los pobladores a sumarse al esfuerzo de dimensionar el daño ocasionado por el fuego sobre nuestra biodiversidad y planificar acciones articuladas que se orienten a la restauración y la conservación de las áreas afectadas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.