Formosa: el papel del nuevo Banco Universitario de Germoplasma en la conservación de la biodiversidad del Chaco Argentino

La Dra. Cecilia P. Juárez  y la Ing. Ftal. Elva R. Cappello, del Centro de Ecología y Biodiversidad del Chaco Argentino. Facultad de Recursos Naturales de la Universidad Nacional de Formosa, comparten los avances del Centro de Ecología y Biodiversidad del Chaco Argentino (CEBiCA) y del nuevo Banco Universitario de Germoplasma y Conservación de Tejidos de Especies de la Flora y la Fauna Silvestres (BUnGES), que funciona en este centro desde este año.

Dra. Cecilia P. Juárez  y la Ing. Ftal. Elva R. Cappello

 

FORMOSA (29/9/2021).- Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, 2014) “un banco de germoplasma es un lugar que tiene determinadas condiciones para conservar material fitogenético en un medio controlado para conservar su vitalidad”.

Es decir, son bancos destinados a mantener la diversidad genética de especies que a causa de la presión por diversos factores (por ej. físicos, antrópicos, biológicos, ambientales) corren peligro de extinguirse.

Son diversas las formas en las que se puede conservar una especie de la flora nativa, por ejemplo en forma de semillas, esquejes o tubérculos. Siempre y cuando la conservación se realice a bajas
temperaturas y con un manejo adecuado del contenido de humedad, podrán mantener su viabilidad.

Históricamente, los bancos de germoplasma estuvieron pensados para acopiar semillas de especies agrícolas de calidad para abastecer a los pobladores o campesinos rurales. Hoy en día
conocemos que los bancos conservan semillas de todo tipo, como semillas nativas, campesinas,
mejoradas, certificadas, transgénicas, etc. y por lo tanto los objetivos ya no son solo para abastecimiento sino también para conservación de la biodiversidad.

La pérdida de hábitats naturales mediada por la acción del hombre es una de las principales causas de la disminución en la biodiversidad en todo el planeta. La diversidad biológica representa un bien incalculable que necesita ser estudiado para comprender que alcances tiene,
ya sea a nivel económico, ecológico, estético y cultural.

Preservar la mayor cantidad de especies es la medida más segura para mantener la estabilidad de los ecosistemas de los cuales obtenemos los servicios esenciales para nuestro desarrollo humano.

La realidad es que como seres humanos utilizamos los recursos que nos ofrece la naturaleza y, la conservación de la biodiversidad, es la herramienta fundamental para la permanencia del mundo vivo y para su utilización sostenible.

Cuando hablamos de conservación de la biodiversidad, hablamos de mantener la variedad de organismos vivos a lo largo del tiempo como responsabilidad fundamental que tenemos como seres humanos. Y aquí es donde pensamos en dos tipos fundamentales de conservación in situ y
ex situ.

La provincia de Formosa cuenta con importantes recursos naturales, pero muchos de ellos no han sido suficientemente estudiados y se desconoce la magnitud de aprovechamiento y conservación de los mismos. Muchas de las descripciones de base en flora y fauna no se encuentran disponibles para consultas o cuidado en la provincia, sino que están dispersos en museos e instituciones de ciencia de otras provincias o el extranjero.

 

Un avance importante en el camino para la conservación in situ en la provincia de Formosa, es la promulgación de la Ley Provincial N° 1.673 de noviembre de 2018 sobre la creación del “Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas de Formosa”.

 

En su Art. 4 algunos de los objetivos de la ley son: “a- proteger muestras representativas de la totalidad de los ambientes naturales para garantizar la tutela de poblaciones viables de especies de fauna y flora de la Provincia; b- contribuir a conservar in situ los recursos genéticos; c- propiciar la conservación ex situ de los recursos genéticos a través de bancos de germoplasma, viveros, centros de fauna o bajo cualquier otra modalidad o métodos que surja de los avances científicos y técnicos en materia de conservación”.

La Universidad Nacional de Formosa y la comunidad universitaria cumplen un rol social muy importante, porque son las responsables de informar al conjunto de la sociedad sobre, por ejemplo, los beneficios que se derivan de la conservación de la biodiversidad.

Avances del Centro de Ecología y Biodiversidad del Chaco Argentino (CEBiCA)

Es así como en el año 2017 comenzó a gestarse en el ámbito de la Universidad Nacional de Formosa el Centro de Ecología y Biodiversidad del Chaco Argentino (CEBiCA), un laboratorio establecido físicamente en la Facultad de Recursos Naturales.

El objetivo del mismo es contar con un espacio desde donde se configura una entidad concreta de investigación, transferencia, tecnología e innovación como herramientas fundamentales para el desarrollo y la conformación de redes interinstitucionales, exhibiendo diferentes aspectos relacionados con la biodiversidad local.

En este contexto, en el año 2021 se institucionaliza el Banco Universitario de Germoplasma y Conservación de Tejidos de Especies de la Flora y la Fauna Silvestres (BUnGES), un área dentro del CEBiCA. El objetivo del Banco es diseñar, desarrollar y evaluar paquetes tecnológicos que permiten dar soluciones a problemas de conservación y preservación de germoplasma de especies nativas locales.

Desde el banco universitario concentramos diferentes objetivos:

a- seleccionar, cosechar y conservar germoplasma de especies nativas de interés ambiental y socioeconómico de la Región Chaqueña;

b- establecer protocolos de conservación adecuados para cada especie;

c- proveer semillas identificadas con calidad fisiológica y genética para la producción, a programas de restauración y enriquecimiento, plantaciones comerciales, investigación y educación;

d- establecer áreas o rodales semilleras “in situ” y huertos semilleros de plantas ;

e- establecer vínculos con grupos de investigación e instituciones relacionados a la conservación, propagación y mejoramiento de especies vegetales;

f- generar acuerdos de colaboración con organismos provinciales, nacionales o extranjeros para desarrollar trabajos de investigación y conservación de especies amenazadas en la provincia de Formosa;

g- continuar la formación de estudiantes en las diferentes carreras de la Facultad de Recursos Naturales y en las principales líneas que impliquen al banco.

Actualmente contamos con semillas de aproximadamente 25 especies forestales nativas de importancia para la conservación de los bosques chaqueños húmedos.

Lo que comenzó como una línea de investigación que incluía recolección de semillas con fines de restauración para áreas degradadas, se amplió con la conservación de germoplasma de las principales especies del bosque alto del Chaco húmedo.

En general el proceso de conservación de una semilla en un banco de germoplasma inicia
cuando se recolecta la semilla que se quiere preservar. Posteriormente se la limpia, se absorbe la
humedad presente, se realizan las pruebas de germinación, se empaca y almacena para poder
documentarla, conservarla y finalmente distribuirla.

Los que trabajamos dentro de BUnGES, no tenemos una tarea fácil, ya que llevamos adelante todos los procesos según la disponibilidad de los RRHH en el laboratorio. Tenemos como actividades recolectar en el campo de productores ganaderos las semillas de acuerdo a las diferentes fases fenológicas. Cuando se retorna al laboratorio, se debe acondicionar el material colectado según sean semillas recalcitrantes u ortodoxas.

Actualmente nuestros estudiantes de la carrera de Ingeniería Forestal, realizan ensayos de semillas de las especies nativas (forestales y arbustivas principalmente) generando información valiosa. Y como parte de su formación y como objetivo de formación de RRHH, nuestros estudiantes presentan los resultados a la comunidad científica local sobre la diversidad y conservación de germoplasma en el banco universitario.

Nuestro caminar es lento pero constante, y actualmente formamos parte de la RED ARGENA (Red Argentina de Bancos de Germoplasma de Plantas Nativas). Esta red reúne representantes de los diferentes Bancos de Germoplasma e instituciones vinculadas al manejo y conservación de semillas de la Argentina.

Dentro de este ámbito, el futuro colaborativo del BUnGES es prometedor, ya que al estar en contacto con especialistas de todo el país se realiza un aprendizaje en equipo.

Siendo así que, en febrero del 2021, el comité ejecutivo del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), declaró de interés las actividades que desarrolla la Red ARGENA, invitando a que las diferentes instituciones universitarias y miembros del CIN participen de las actividades que la Red propone.

Todavía hay mucho por hacer en las colecciones de especies silvestres, en las colecciones estratégicas, y en el mejoramiento del mantenimiento estándar de los bancos. En ese sentido se tiene que mejorar la evaluación de las muestras ya sea con fines de conservación o de mejoramiento genético; el almacenamiento de datos y la obtención de la información de una manera más útil. Dicha información se obtiene mediante investigaciones sobre la biología de la reproducción de las especies y del estudio de sus modelos de variación entre y dentro de las poblaciones.

Actualmente, llevamos adelante estudios de poder germinativo, viabilidad, vigor y longevidad de semillas conservadas en el B.Un.G.E.S, como así también en líneas de investigación relacionadas con la dispersión de semillas por mamíferos como restauradores del bosque. Sabemos que el camino que estamos trazando es largo y recién comenzamos. Pero como equipo de trabajo apostamos a largo plazo y nos propusimos ser referentes en del tema en la Universidad  Nacional de Formosa y en la provincia.

 

 

Este artículo forma parte del espacio mensual de la REDFOR.ar, en ArgentinaForestal.com que busca divulgar y generar debate sobre la problemática forestal del país. Las opiniones pertenecen a los autores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *