Cristian Gruber, directivo del Establecimiento Don Guillermo: “Al cierre del primer semestre del año se registra una desaceleración en la demanda de productos forestales”

El gerente del Establecimiento Don Guillermo SRL, complejo industrial instalado en Santiago de Liniers (Eldorado, Misiones) analizó la actualidad del mercado forestal. “La competitividad y previsibilidad es clave para la rentabilidad en la actividad forestal ya que el mercado tiene alzas y bajas. Hay que estar preparados para sostener márgenes muy finos de ganancia o enfrentar las pérdidas que son riesgos propios del negocio que es muy competitivo en la región”, explica el directivo para contextualizar el escenario complejo en el que “navegan”. Después de varios meses de una alta demanda y un “boom” de ventas, el final del primer semestre los encuentra con signos claros de desaceleración del mercado, con cierta baja de precios internacionales de los productos y altos costos de logística, “por limitación de destino y aumento en fletes marítimos y terrestres”, resume el empresario.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (15/7/2021).- El mercado interno bajó el ritmo de la demanda en las últimas semanas, asegura. “Hoy los clientes piden presupuesto y establecen plazos más prolongados de entrega de la mercadería y forma de pagos extendidos. Esto indica una ralentización en el mercado al que habrá que estar atentos en el próximo semestre”.

A nivel internacional, en los mercados norteamericanos los precios de la madera aserrada registran su novena pérdida semanal consecutiva después de un breve resurgimiento a principios de la semana pasada. El precio del material de construcción clave se ha deslizado alrededor del 60% desde su pico a principios de mayo de 2021. “Un cambio en el gasto que se aleja de los proyectos de remodelación para el hogar está afectando al mercado”, indica un informe de Bank of América.

Los precios de la madera aserrada descendieron a niveles no vistos en aproximadamente seis meses, ya que el mercado enfrenta signos de disminución de la demanda y alivio de la escasez de la materia prima.

“El viernes cayeron alrededor de un 4% para cotizar a 689 dólares por cada mil pies tablares. Ese movimiento trajo la madera a menos de 700 dólares por primera vez desde mediados de enero. La madera durante la semana acortada de vacaciones había subido aún más. Los avances demostraron ser de corta duración, lo que llevó al material a registrar su novena pérdida semanal consecutiva. Los precios han caído aproximadamente un 60% desde su pico de 1,670 dólares por cada mil pies tablares el 7 de mayo pasado”, analizaron los especialistas financieros.

“Nuestra investigación reciente sugiere una combinación de altos precios de la vivienda y productos de madera y el cambio de gastos a servicios en la reapertura (de proyectos de viviendas de remodelación) han registrado un impacto negativo en los gastos de construcción nueva y de reparación “, señala el informe de Bank of América publicado el viernes.

El impacto en las PyMEs

Estados Unidos es el principal destino de la madera aserrada y de productos forestales de Misiones. El empresario Cristian Gruber dialogó con ArgentinaForestal.com respecto a la actualidad local del mercado internacional, lo que sumado a la desaceleración del ritmo de la demanda de los últimos meses, se ve afectado por los costos de logística (marítimo y terrestres), el aumento en los precios de los insumos (neumáticos, repuestos, adhesivos para el tratamiento de la madera), a lo que hay que sumar la variable del tipo de cambio del dólar y la inflación que genera incertidumbre a futuro.

“Todos estos aspectos son condimentos que hacen que los números sean “finitos” al momento de evaluar el “buen momento” que se atraviesa por los precios internacionales y la demanda del mercado sostenida en el primer semestre de 2021 tanto para exportación como en el mercado nacional”, explicó el gerente de Gestión General del Establecimiento Don Guillermo, en Santiago de Liniers, y miembro de la AMAYADAP.

“El mercado de productos forestales nos encuentra a julio con signos de desaceleración, y con cierta bajas de precios y altas de costos importantes en la cadena de logística, por limitación de destino y aumento en las tarifas de fletes marítimos”, remarcó en la entrevista.

En su balance del primer semestre, se mostró cauteloso en cuanto a la reactivación registrada desde el inicio de la pandemia por COVID-19 en la comercialización de los productos forestales y la evolución del mercado nacional e internacional, que marcan índices favorables de volumen de ventas, pero asegura que hay varios factores que influyen en los márgenes de rentabilidad del negocio.

La incertidumbre en el tipo de cambio del dólar, la inflación y las distancias desde Misiones a los principales centro de consumo, entre otros aspectos impositivos, dan señales de que hay que estar “alerta” para enfrentar el segundo semestre del año. El ritmo de la demanda en el mercado nacional bajó en relación a la demanda que se registraba el año pasado, asegura.

AF: ¿Cómo impactó el aumento histórico de precios de la madera de EEUU al mercado?

Hoy el  mercado internacional está bastante fuerte, sostenido por la alta demanda en el último año. El aumento de las ventas de madera aserrada y productos para la construcción hacia EEUU se acompañó con un alza de precios históricos, incrementos que llevaron incluso a complicaciones y restricciones en la compra por parte del mercado de la construcción de viviendas, ya que los costos de las hipotecas eran muy altos. Esto llevó a un freno a los consumidores y algunas restricciones para estabilizar el mercado forestal norteamericano.

De esta forma, comenzó a sentirse en el sector una suerte de ralentización en la demanda en los pedidos en los últimos meses, respecto al semestre anterior, porque se llegó a un punto que los clientes/consumidores ya no pueden absorber mayores precios ante la demanda. Esta situación se notó fuerte en el precio de las viviendas en EEUU que registró un alza histórica y llevó a que los consumidores demoren la decisión de compra. Ante los valores más altos de las viviendas, las hipotecas que son a 30 años se encarecen, y mucho.

Hay una expectativa de que los precios se estabilicen y bajen en las próximas semanas, que se normalicen. Pero hasta que esto no suceda, no se firmarán las hipotecas. Según los reportes periodísticos y análisis internacionales, los precios de las casas en EEUU han aumentado en el orden de los 30 mil a 50 mil dólares. Es muchísimo.

Todo este movimiento internacional impacta en la demanda de los productos forestales de la región, ya que EEUU es el principal destino de las exportaciones de la madera misionera.

De igual forma, el mercado sigue fuerte, los precios siguen aún altos, pero habrá que estar atentos porque ya no están escalando en el último mes.

De igual forma, la madera de Misiones tiene otros factores que influyen en la comercialización y la rentabilidad del negocio. En el mercado de la construcción, varias fábricas han incrementado su volumen de entrega, por lo tanto, la demanda está más calmada. No es tan acelerada o al ritmo que se venía de pedidos por dos o tres meses. Hoy piden presupuesto y establecen plazos más prolongados de entrega de la mercadería.

Esto está indicando un “cansancio” del mercado, y pronostica una posible baja en el corto o mediano plazo al ritmo que se venía en la pandemia.

Habrá que estar alerta. En este negocio, no se sabe si el “parate” es en dos meses o 6 meses, o un año. Pero cuando sucede, sucede de golpe. Todo dependerá del comportamiento de la economía de EEUU, que son los consumidores finales de la gran parte de la madera que se produce en América Latina y otros países del mundo.

 

AF: ¿Cómo influyeron los costos de la logística en este semestre?

Los fletes internacionales son otro factor clave en los márgenes de la comercialización. La liquidez global que existe hizo que muchos commodities se muevan muchísimo, y los diferentes rubros están aprovechando esos fondos y se mueve mercadería de un lugar a otro. El volumen de exportaciones que fueron a parar a China fue increíble este año. Fue un reacomodo de movimiento de mercadería al mundo que  hizo que exista un faltante de espacio en los containers para enviar mercadería –de madera en nuestro caso- con destino a EEUU y otros países consumidores. O elevaron los costos de las tarifas que movieron todos los números de la operación.

Por ejemplo, fletes que estaban en un costo en promedio de 800 dólares a 1.200 dólares desde puertos de Buenos Aires a Houston (EEUU), en la actualidad se pagan entre 2.500 dólares a 5.000 dólares, depende de la línea marítima con la que uno opera. La realidad es que no hay espacio en los containers, por lo tanto no existe la oferta.

Esta situación en un producto como la madera influye en costos en forma tremenda. El cliente final no percibe el costo a pérdida, pero hay un incremento de costos que indefectiblemente se traslada hacia la industria y por ende, hacia el forestador.

En resumen, esto es lo que lleva a que el mercado se encuentre con ciertas bajas de precios y altas de costos en la cadena de logística, principalmente por limitación de destino y aumentos del flete del transporte marítimo y terrestre.

Por otro lado, si miramos en la Argentina dentro de la cadena de logística nacional, se registraron incrementos en el costo de flete de más de un 10% en los últimos meses. En dólares, con respecto al 2020 el costo de logística subió más de 200 dólares, tanto por el tipo de cambio y la inflación de la Argentina. Todos estos números impactan en el mercado, sumado el aumento de combustible, el precio de neumáticos aumentaron en un 100% en un año, etcétera. Desde Misiones, llegar a los puertos siempre es más caro.

A su vez, todo esto se traslada a un aumento de precio final de la mercadería a entregar en el mercado interno, traccionado por los precios internacionales y la influencia de la logística del transporte terrestre que impacta en las alzas de precios de los productos, entre otros factores.

La madera hoy está llegando a precios muy altos en la Argentina, un tablero de madera está a un precio similar que la melamina, que es un producto sustituto (tablero elaborado de astillas y aserrín), al igual que la madera estructural para construcción de viviendas que mantiene un precio muy similar a otros productos de reemplazo.

Es un escenario complejo y con varios interrogantes sobre su desempeño en el corto y mediano plazo.

Hay presión al alza de precios, que hasta cierto punto son trasladables al producto, pero si la demanda baja, ese indicador deberá bajar, caso contrario, simplemente se cortará de golpe la compra. Siempre va a reinar en esto la oferta y demanda.

 

AF: ¿Esta desaceleración que ud. marca que ya se siente en el mercado respecto al ritmo de la demanda, se vio afectada también en la cadena de pagos en el mercado nacional?

Y se comenzó a resentir. Nada exagerado, pero ya comienzan a circular cheques con plazos más extendidos. De solo contado pasamos a operaciones de ventas de 30, 60, 90 días en algunos casos.

 

AF: ¿ Y el tipo de cambio del dólar cómo influyó en estos meses del año?

Está quedando planchado el dólar, si medimos variables de costos de precios internacionales. Los precios competitivos que muchos hablan son relativos, porque si bajan estos “altos precios”¿qué hacemos?.

El dólar blue influye en las operaciones también, y mucho. Eso se ve en distintas economías. En nuestro rubro, los brasileños están pagando altos costos de fletes y eso hace que en la región quede faltante de disponibilidad de espacio.

Son números finos, todo influye mucho, desde los costos de los insumos para exportación de productos de valor agregado (adhesivos, impregnantes), o la reposición de maquinaria, cuando no hay financiamiento adecuado en el país.

Desde las asociaciones se está trabajando fuerte para lograr créditos destinados al recambio de maquinaria, bienes de capital, y mejoras tecnológicas.

De igual forma, hay cuestiones más básicas que resolver en algunos aserraderos pequeños y medianos, que tienen que nivelar desde lo técnico algunos aspecto de su industria para dar el paso a la tecnologías más avanzadas de software, etcétera. Primero, hay que mejorar aspectos de tecnificación, de lo contrario, mucho trabajo continuará siendo manual y pesado.

Las máquinas en general hay que volver a ponerlas en funcionamiento de manera eficiente, después de 10 años de estar sin la posibilidad de haber invertido en mejoras, porque todo requiere financiamiento adecuado. Y no había antes y no hay ahora.

AF: ¿Y cómo impactó el precio de rollizos aserrables que fueron fijados en la provincia y cuál es la situación del abastecimiento de la industria en la zona norte? ¿Tienen problemas como en el Sur de Misiones?

La disponibilidad de madera está más estable que en la zona sur / NE Corrientes. Muchas empresas tienen su propio equipo forestal, o suelen tener también máquinas “muletos” para reemplazo ante roturas, y con eso se está manejando la situación en la zona Norte. También, había contratistas con poco trabajo, que simplemente con la reactivación de los últimos meses incrementaron sus turnos un poco más.

En nuestro caso (Establecimiento Don Guillermo) somos industriales y productores forestales. Más allá que tengamos el aserradero, tenemos interés en hacer valorizar nuestras plantaciones. Y lo hago en función del precio que me venden mis proveedores locales (podas, rendimiento de materia prima, etcétera).

Los proveedores de rollos nos han aumentado un 70% el precio de la materia en los últimos meses. Esto lo voy trasladando a precio final de los productos. Al costo de la materia prima, hay que aplicarle mano de obra, logística, energía eléctrica y gastos financieros.

Por otro lado, los precios internacionales también son una referencia para determinar a quién le vendo: ¿al que me paga 10 dólares o al que me paga 12?. Probablemente al cliente de siempre lo siga abasteciendo por confianza comercial, pero al resto, debo priorizar primero según la calculadora. Siempre se busca la mejor rentabilidad para el negocio y sostenida en el tiempo para decidir qué puedo vender, a qué precio, y a quienes.

Está todo integrado en esta actividad, la logística desde la terrestre para el transporte de carga a los puertos, como el flete de rollos. Son todos estos números que uno debe analizar porque influye en los costos. Si bien hubo un aumento de precio del producto de venta por la demanda externa y el mercado nacional, que absorbió rápidamente el stock, la realidad es que los aserraderos no están preparados para reaccionar rápido y en volumen. Hay que armar equipos, incorporar gente, capacitar, agregar turnos. No es fácil dar ese salto. Son números finos, y este negocio necesita de estabilidad. Eso en la Argentina no existe en la práctica.

Si bien el mercado ahora sigue demandante, es solo para ciertos productos, tienen bajas de precios (los productos más básicos para construcción) y se estima una baja de la demanda. No se sabe qué pasará con la economía norteamericana. Habrá que esperar.

 

AF:  ¿Qué medidas hubieron en estos meses desde la Nación o Provincia que los haya favorecido en algo (retenciones, reducción de impuesto, etcétera) como PyMEs forestales?

Se está solicitando a la Nación la baja de retenciones para madera aserrada / cepillada / molduras, que son los productos que más volumen exporta en el sector de las PyMEs madereras. Se sigue pagando  4.5% de derechos de exportación, igual que los rollizos sin procesar que se exportan.

 

Noticias relacionadas 

Daniel Durán, propietario de Selva SRL (Eldorado, Misiones): “De nada sirve que se fije un aumento del precio de la madera, si las trozas triturables aún no tienen destino en el mercado”

EEUU: Los precios de la madera están cayendo después de un incremento de más de un 350% en el último año, pero aún no son tan bajos como antes de COVID-19

Fernando Dalla Tea, Masisa Forestal Argentina (Entre Ríos): “Una solución a los problemas de abastecimiento es lograr financiamiento adecuado para que PyMEs de servicios puedan mejorar la logística de transporte y cosecha forestal”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *