Kulfas con madereros: “Desde FAIMA no se planteó que se regulen las exportaciones de rollizos, sí se pidió medidas para avanzar en producción y comercialización con valor agregado”, aclaró Román Queiroz

El empresario maderero de la localidad de Eldorado, presidente de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná y de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), se refirió a los cuestionamientos que surgen del sector primario ante un supuesto pedido al Ministerio de Producción de la Nación de regular las exportaciones de rollizos sin procesar. “Esto nunca sucedió, hay preocupación por el desabastecimiento que se registró en algunas zonas de Misiones, Corrientes y Entre Ríos que es una realidad y se estudian los factores que frenan la actividad ante la demanda actual, pero se hablaron de otros temas relacionados a promover el valor agregado y crecer en exportaciones, todos coinciden en que no es lo ideal que se exporte rollos sin procesar desde el país”, planteó Román Queiroz.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

BUENOS AIRES Y MISIONES (18/3/2021).- En una entrevista con ArgentinaForestal.com, el presidente de FAIMA, Román Queiroz, aclaró respecto a los cuestiones de productores de Misiones que “nunca desde la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines se planteó en la reunión con Matías Kulfas que se analice regular las exportaciones de rolllos. Esa es una polémica que no existe por lo menos en la entidad nacional, al contrario, se dialogó sobre varios temas con el ministro de Producción, y uno de ellos fue la preocupación por las exportaciones de rollizos sin procesar en la que todos coincidimos en que no es lo ideal, hay que pensar en medidas que permitan inversión, competividad y valor agregado”, explicó el directivo.

De esta manera, consideró necesario aclarar que “si bien el problema de abastecimiento, por diferentes razones, es una realidad, lo que todos queremos es que se exporte aún más madera, pero falta industrialización y mejores condiciones para la inversión”, agregó.

En esa línea, el presidente de FAIMA sostuvo que hacen falta medidas para que el sector foresto-industrial se “reacomode”, y pueda aprovechar la sobreoferta de materia prima existente pagando mejores precios en el mercado. “Los bajos precios que existen y que reconocemos como industriales se pagan en el mercado argentino, responden también a un contexto de falta de industrialización, de caída de la demanda y sobreoferta de materia prima, entre otros factores que durante varios años enfrentó la actividad”, indicó Queiroz.

“Compartimos el espíritu de que las exportaciones tienen que ser uno de los motores de la economía para el futuro. En ese marco, la foresto-industria y el mueble tienen un rol clave que jugar. Es una realidad la preocupación en zonas de Misiones, Corrientes y Entre Ríos respecto a la falta de rollos disponibles y de calidad para los aserraderos, y este fue un tema conversado con Kulfas. La ausencia de materia prima en Misiones tendrá consecuencias a futuro, y afectará a toda la cadena productiva si no revisamos los motivos por el cual los productores dejaron de plantar en el marco de la Ley 25.080. Otro tema es lo que pasa en Corrientes, en algunas industrias incluso se han registrado días sin actividad por no poder contar con el producto básico. Estos temas hay que conversarlos, tienen que ser atendido de alguna manera, porque es consecuencia de una suma de factores, pero nunca se pidió que se regule la exportación de rollos desde FAIMA”, dijo.

“Otra cosa es que desde las cámaras o empresas realicen declaraciones sobre cómo encaminar la búsqueda de soluciones ante los problemas de abastecimiento en una región, pero no hay que desinformar para defender una postura respecto al trabajo que se lleva adelante desde la Federación que representa a 28 cámaras del país, incluidas a las dos principales de Misiones como AMAYADAP y APICOFOM, aunque cada una con su realidad. En el norte de Misiones no tenemos problemas de abastecimiento como se da en el Sur”, planteó Queiroz.

En esa línea, remarcó que con el ministro Kulfas se estudian medidas que permitan inversiones y competitividad para crecer. “Se dialogaron sobre varios temas, uno de ellos fue la preocupación por la exportación de rollos sin procesar, frente a la oportunidad que se pierde si ese volumen fuera con valor agregado”, aclaró el empresario misionero y presidente de la entidad nacional ante los cuestionamientos del ingeniero Hugo Fassola, publicados por ArgentinaForestal.com.

Kulfas con madereros y la polémica por el planteo de PyMEs de regular las exportaciones de rollizos: “¿A quién beneficia?”

En su artículo, el profesional y productor forestal se refiere al polémico debate que se instaló desde Misiones hace algunas semanas, respecto a las dificultades que registraron los aserraderos de la APICOFOM, APEFIC e IMFER en el abastecimiento de rollos de madera de calidad y que –tras varias reuniones e intercambio de opiniones- resultó consecuencia de varios factores (clima, aumento de la demanda en el mercado nacional y externo por la materia prima, falta de disponibilidad de empresas de servicios forestales, transporte de carga y fletes, etc) y colapsaran las demoras en la entrega de los rollos a las PyMEs locales. Pero para los productores, no sería la exportación el “problema”.

Para Queiroz, el diálogo en CONFIAR logró que se superara la polémica y se estudie por regiones la situación, “pero aún hay sectores que están mal informados. Para pagar mejores precios, necesitamos medidas que reactiven a toda la cadena, y esto incluye volver a reforestar porque los productores están dejando de plantar por las dificultades de la Ley 25080 que no logró avanzar en metas relacionadas a una mayor industrialización. Todos estos temas se plantearon en la mesa de trabajo con Kulfas, donde se analizan cuestiones de fondo actuales y de largo plazo, políticas de financiamiento, de inversiones, de promoción forestal, de industrialización. Las industrias madereras reconocen que los precios de rollos están bajo y que hay que avanzar hacia un precio más competitivo por la materia prima, y eso está en discusión en el ámbito provincial. Pero se necesita de un contexto propicio para poder pagar precios más justos. Si hay sobreoferta, los precios bajan. La rentabilidad debe ser para toda la cadena, y el industrial maderero también tiene sus problemas de mercados, de costos, y estamos en un proceso de reacomodar muchos aspectos para poder crecer y exportar con valor agregado”,  concluyó.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *