Por las exportaciones de rollos de calidad sin valor agregado a China, un legislador correntino pidió informes sobre el mercado forestal ante un posible riesgo de abastecimiento para las industrias de la región

El proyecto fue presentado por el diputado oficialista Eduardo Vischi, como respuesta al planteo de la cámara empresaria de la región. La preocupación fue planteada días atrás por la APICOFOM, cámara maderera que nuclea a industrias de la región. Empresarios coinciden que es necesario estudiar el impacto que provocará en el mercado las exportaciones de rollos de pinos y eucaliptos a China, ya que registran un impacto local desde varios aspectos: logística, disponibilidad de rollos aserrables para la industria y precios de la materia prima. “Hay un esfuerzo muy grande en tecnificar la industria y contratar personal, y estamos recién entrando en un circulo de demanda sostenido, que comenzó en los últimos dos meses y tenemos la producción comprometidas para otros 90 días a nivel interno. Pero las exportaciones de rollos sin valor agregado nos generaron trabas en la disponibilidad y la logística”, explicó el empresario Juan Ramón Sotelo (foto), con aserraderos en Salada y Santa Rosa, y es presidente de la APEFIC (Asociación del Plan Estratégico Foresto-industrial de Corrientes).

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest 

 

CORRIENTES Y MISIONES (23/8/2020).- Un legislador de Corrientes se hizo eco de la preocupación planteada por industriales madereros de la región, quienes buscan conocer el impacto real de corto y largo plazo en la actividad ante el envío en volumen de exportación de rollizos de madera sin procesar a China.

Desde la APICOFOM, que representa a empresarios de Misiones y NE de Corrientes, se alertó días atrás que “había planteos respecto a la venta de rollos de madera sin valor agregado con destino a China, que  está afectando la provisión en cantidad y calidad para el desarrollo de actividades vinculadas a la madera en la región”.

Al respecto, Román Queiroz, presidente de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), se refirió a la problemática y reflexionó en una entrevista radial en que “no debiera pensarse en un cupo a la exportación, eso iría en contramano de lo que necesita el país”, expresó.

Admitió que en la coyuntura es un tema que preocupa y hay que analizar soluciones. “Es una cuestión de mercado de oferta y demanda. La realidad es que los precios en dólares por la materia prima son hoy los más bajos de los últimos 15 años. Y si el mercado internacional de China paga un precio por materia prima sin valor agregado que le cierra el negocio al productor, lo venden allí. No hay mucha discusión”, explicó.

Sin embargo, agregó que “es real que este es un tema que preocupa a las empresas industriales, pero también el industrial tiene que sincerarse y aumentar un poco el valor del rollo en el mercado, y darle valor agregado a su producto. Todo es un proceso, y esto es una cuestión de oferta y demanda”, remarcó Queiroz.

En la Argentina, la demanda del mercado interno de productos de madera estuvo prácticamente paralizado en los últimos años, y esto llevó a que empresas forestales comiencen a analizar alternativas y comenzaron en 2018 a exportar rollos de madera sin procesar a China, cuando se esperaba que exporten productos con valor agregado. “Por algún lado había que comenzar, esto es un negocio, uno busca rentabilidad. Hay un contexto que nos llevó a esta situación, y en buena hora que se inició la exportación”, dijo el presidente de FAIMA.

Consideró que tras el proceso de exportación a China en los últimos tiempos, ahora habría que dar otro paso, en ordenar la reactivación en la industria maderera interna, que en realidad comenzó hace pocos meses y sorprendió en plena cuarentena el incremento de la demanda entre junio y agosto. “Las empresas atraviesan un mejor momento, están comprometidos en los pedidos de ventas a nivel interno para varios meses. Pero no se puede generalizar, ni todas las regiones ni todos los industriales o segmentos de la cadena han recuperado rentabilidad aún. Creo que, si aumentamos ahora los costos de la materia prima, puede suceder que se pierda lo poco que se estaría recuperando de márgenes de ganancia en estos meses. Y entiendo, si no se asegura la materia prima para la industria local, el negocio a futuro está en riesgo, como también el empleo. Es un escenario complejo que hay que analizar”, expresó Román Queiroz, en Radio Libertad.

Audio FM Libertad- Entrevista a Román Queiroz, presidente de la FAIMA

“Pero regular las exportaciones no es la salida, porque habrá una sobreoferta y bajará aún más los precios. Lo que está faltando es más industrias tecnificadas, que consuman la materia prima para que el rollo vuelva a recuperar sus valores históricos”, indicó el empresario misionero, quien también preside la AMAYADAP.

“Argentina lo que necesita es exportar. Cerrar una exportación es algo que va en contra de lo que el país esta necesitando. Hay que trabajar en apoyar a que la industria procese mas materia prima de calidad, agregar valor a la producción y fomentar más uso de la madera”, concluyó.

 

Pedido de informe en Corrientes

De esta forma, a la preocupación de la APICOFOM se suma ahora el sector industrial de Corrientes, con la presentación de un proyecto legislativo que solicita que el Ministerio de Producción informe sobre el volumen exportable de rollizos de madera sin procesar de la provincia, adelantó el diario digital Momarandu este fin de semana.

Según el artículo periodístico, se fundamente que “el actual ritmo de extracción de madera en la provincia, en dos años no quedará stock de madera”.

El proyecto fue presentado por el diputado oficialista Eduardo Vischi, como respuesta al planteo de la cámara empresaria de la región.

 

“El reclamo surgió de parte de asociados de la provincia de Misiones, Corrientes y del sur entrerriano, quienes sufren la falta de materia prima en cantidad y calidad para el desarrollo de sus actividades”, indicaron desde APICOFOM.

 

Al respecto, la iniciativa legislativa destaca que la industria forestal es una de las más importantes de la provincia de Corrientes, con la mayor superficie forestada del país, y el desarrollo del potencial de este sector es determinante para el crecimiento de la economía correntina.

Agrega que actualmente la industria forestal cuenta con grandes volúmenes de stock de madera que son transportados hacia aserraderos en otras provincias donde, producido esto, se le agrega valor al producto.

“Estos grandes volúmenes de rollizos de madera que son retirados de la provincia y enviados finalmente a la República Popular China, no dejando este proceso, mucho margen de ganancia a los empresarios madereros correntinos” manifiesta el autor del proyecto en os fundamentos de la propuesta.

La previsión de empresarios de la provincia es que con el actual ritmo de extracción de madera en la provincia, en dos años no quedará stock de madera, quedando la mayor parte de las ganancias fuera del territorio correntino.

Por ello, en el proyecto legislativo se propone solicitar al Ministerio de Producción verifique, e informe a esta cámara, el volumen exportable de madera correntina a la República Popular China, la potencialidad de dicha exportación, y el impacto de la misma en el los costos para los aserraderos locales.

El impacto actual, desde la visión de las PyMEs madereras

“Como empresario, estoy totalmente de acuerdo con el planteo de la APICOFOM. Estamos muy preocupados porque afecta en la actualidad el abastecimiento de las industrias locales, que tienen demanda de ventas al mercado interno, pero los rollos aserrables de la zona están comprometidos para la exportación a China. Otro problema es la logística, todos los transportistas de la zona, o en su gran mayoría, están contratados para la carga de rollos a los puertos entrerrianos para la exportación, no que genera que no tengamos servicios de transporte disponible en la zona para mover 20 camiones diarios de madera, por ejemplo, al Parque Industrial de Santa Rosa, donde tengo en marcha mi nueva fábrica. Entonces, uno se pregunta, tanto esfuerzo y tanta inversión en qué queda, si cuando comenzamos a recuperar ventas nos encontramos que no tenemos garantizada la materia prima en la zona”, explicó Juan Ramón Sotelo en una entrevista con ArgentinaForestal.com

El empresario correntino cuenta con dos aserraderos, en uno procesa rollos de eucalipto en un volumen de 1 millón 200 mil pies mensuales, con destino a la producción de pallets. En otro aserradero, proceso el mismo volumen mensual pero en madera de pino, para elaborar productos para el mercado de la construcción y fabricas de muebles.

Todo lo que producen en la actualidad lo destina al mercado interno. Su fábrica principal está instalada en el Parque Foresto-industrial de Santa Rosa, donde cuenta con un secadero con capacidad de más de millones de pie mensual.

“Lo que más nos preocupa es el abastecimiento de rollos aserrables de pino en la zona. Hay mucha inversión en estos proyectos, tengo 150 empleados, por eso, es clave planificar a futuro, determinar cuál es el escenario a corto, mediano y largo plazo, de qué materia prima disponemos y cómo reorganizamos la logística en la región”, son los interrogantes que plantea el empresario.

 

AF: ¿Cuál es el impacto que generó en el consumo y la movilidad de la materia prima, con la exportación de trozas o rollos aserrables con destino a China?

Hay una diferencia en varios ítems que impacto en los aserraderos PyMEs de la zona de  Salada, Santa Rosa y Virasoro, por lo menos que es la que conozco. El ritmo de los chinos es acelerado en cuanto al volumen que exportan de rollos sin procesar. Por ello, a este ritmo hay temor que en un plazo de dos años no vamos a tener disponible materia prima de calidad aserrable para abastecer a la industria, y por ende, al mercado local. Somos la principal cuenca forestal del país para abastecer a otros mercados, como la construcción, fabricación de muebles, pallets, etcétera.

En este sentido, también hay que tener en cuenta el gran sacrifico de los empresarios madereros locales que fueron invirtiendo, con el apoyo del gobierno de Corrientes, y se fueron concretando proyectos para la industrialización forestal. Sin embargo, a este ritmo de exportación de rollos a China todo está en riesgo. Hay que planificar a corto, mediano y largo plazo, cuál es el impacto en el mercado y por ello el pedido de informe considero es oportuno en Corrientes.

Por ejemplo, hay que analizar lo que significa trasladar 150 camiones cargados de rollos aserrables al puerto por día para los chinos, en lugar de ingresar a una industria local. Cada camión tiene un promedio de 28 a 29 toneladas por camión. Es un volumen de madera sin procesar que se exporta hoy a China, cuando hay una demanda actual en el mercado nacional sin que podamos responder. Tenemos pedidos comprometidos para los próximos meses.

Esa es materia prima que se puede procesar y colocar en el mercado nacional con productos con valor agregado. Estamos en otro escenario, hay más demanda nacional, y no contamos con disponibilidad en mas volumen de madera ni en el servicio de fletes, que también está saturado.

Por otra parte, si este volumen hacemos la conversión a impuestos, o lo que significa en empleo, que se puede genera más ingreso para la provincia, en lugar de exportar a China. Por lo menos, exportar con valor agregado, madera procesada en la industria local. Pero aún tenemos un proceso pendiente de incorporar secaderos, tecnologías, hay que invertir más, pero si no vendemos, no podremos hacerlo. Y si no hay materia prima a mediano plazo, menos.

Eso es lo que nos preocupa. A este ritmo, se cree que en dos o tres años no vamos a tener la materia suficiente para nuestras industrias en la zona.

Todo el esfuerzo de hoy de invertir y darle valor agregado al producto no tendrá sentido a futuro, si la materia prima se está yendo sin procesar a China.

AF: Mencionó que generó un problema en la logística interna por la saturación de fletes. ¿De qué se trata estos problemas, faltan servicios de transporte de carga a nivel zona?

Si. En Corrientes Centro se generó un problema con el servicio del transporte de cargas, ya que debido al volumen que se exporta a China, se contrata todos los camiones disponibles para responder a transportar la materia prima hacia los puertos. Se han ido prácticamente todos a trabajar con los chinos. Entonces, esto hace que las empresas de la zona no cuenten prácticamente con la disponibilidad de logística que se necesita, por ejemplo de fletes, faltan camiones para los aserraderos que necesitan movilizar la materia prima a la industria. Hay muchas tensiones al respecto por el transporte.

En mi caso particular, que estamos en un proceso de terminar de instalar una nueva fábrica en el Parque Foresto- Industrial de Santa Rosa, para abastecer la planta necesitamos 14 camiones diarios. Realmente salimos a contratar lo que había en el mercado, pero esto generó que no le presten servicios a otras industrias locales, que se quedaron sin transporte.

En consecuencia, aumenta la demanda, aumentan los costos de los fletes, aumentan las preocupaciones.

Toda esta situación se traslada a los precios. Y no es que no se quiera pagar más, sino que recién nos estamos recuperando con las ventas y los márgenes de rentabilidad que estaban por debajo en un 20% durante el último años, ahora recién lo estamos levantando. Pero si a pocos meses de reactivarnos, suben los costos, el industrial maderero vuelve a perder sus ganancias. En todo una cadena.

AF: El productor forestal también invirtió en sus forestaciones y busca rentabilidad en su negocio. Coloca su producción donde mejor le pagan por la materia. ¿No consideran que si pagan desde la Industria un mejor precio al productor por la materia prima de calidad –se quejan que son los más bajos de los últimos años a precio dólar- en lugar de vender a los chinos sus rollos van a preferir vender a los industriales de la zona? ¿Qué pasa en el mercado que el precio de la materia prima es tan bajo, según los productores?

Justamente, es lo que  explicaba. El mercado si no tiene demanda, baja el precio, y si hay mayor demanda lo sube. Pero no es el momento de aumentar costos internos. La exportación a China impacta en el mercado porque incrementa el precio de la materia prima en algunos lugares, por un lado. En otras zonas ya no quieren vender a los locales, tienen comprometida la materia prima para entregar a la exportación de los chinos.

Por otro lado, se están dando estas situaciones de saturación de demanda de fletes para los chinos. Otra vez, a nivel local nos resta el servicio. Y no podemos, en la realidad de la Argentina, aumentar los costos de producción y servicios. No aún. Perderíamos nuevamente rentabilidad.

Por otro lado, en este momento a algunos productores les conviene terminar la cosecha y exportar, deben colocar su producto ahora. Explican que esto es para que no pase del diámetro preciso para el uso en la industria. No pueden reservar la materia prima a futuro en determinadas situaciones. Son aspectos técnicos del negocio que influyen.

Es complejo, a veces no es una cuestión de precio, sino de crecimiento de la madera que debe ser colocado en el mercado en el momento adecuado, o la calidad. Esto también llevó a que muchos productores de la región en algún momento mal vendan su madera.

Es una ventaja que se logren los rápidos crecimientos de las plantaciones en la zona, pero por otro lado, no hay relación con lo que se paga en el mercado. Pero esto es la Argentina y la economía está en crisis para todos, si aumentan los costos para el industrial, tampoco será viable el negocio, porque tendremos que trasladar los precios a la ventas, y no sabemos si esto el mercado nacional lo podrá absorber.   No es competitivo, además que estamos atravesando en el país por una situación muy inestable.

Es real que estamos atravesando una demanda que no podemos responder. Tenemos compromisos de ventas para los próximos tres meses en nuestra zona, en Corrientes, nos pasa lo mismo que a Misiones. Pero no es momento aún de incrementar costos de materia prima.

Por otro lado, estamos avanzando en acuerdos particulares entre empresa forestal -industrial, en mi caso personal.

La empresa Evasa (Empresa Verdes SA), por ejemplo, tiene 80 mil hectáreas forestadas en la zona donde tengo instalada mis industrias, y está exportando rollos a China por el tema del diámetro exacto, que debe vender todas las plantaciones para iniciar una nueva rotación y volver a plantar.

La buena noticia es que, a partir de un acuerdo con Evasa y nuestra industria, comenzaremos a exportar madera con valor agregado a China desde septiembre, desde Corrientes. Serán las primeras experiencias y esperamos que sean sostenidas en el tiempo.

Esto demuestra que estamos convencidos de que la exportación es el camino del desarrollo, pero no sin agregar valor, sin procesar en la industria local.

Hay que ayudar a las PyMEs a que tengan las condiciones tecnológicas, que incorporen mejoras en sus procesos, que instalen más secaderos, que optimicen su línea de producción, que elaboren productos con valor agregado, y que exporten.

Si se pone un límite a la exportación de rollos sin procesar, la industria local debe estar preparada para responder con valor agregado. Ese es el planteo hacia donde queremos planificar el desarrollo local. Por eso, necesitamos información precisa en la actualidad.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *