TAEDA SA: estiman pérdidas por más de 10 millones de dólares tras el incendio de la maderera y registran 116 trabajadores que demandan contención social

Los datos fueron expuestos en una reunión que mantuvieron el lunes en Montecarlo con el propietario de la empresa, Jorge Ranger -acompañado de su equipo- y el secretario general del SOIME, Domingo Paiva; la ministra de Trabajo de Misiones, Silvana Giménez; y el intendente de la localidad, Jorge Lobato. Los trabajadores contarán con asistencia de mercaderías y se evaluará otorgar la Tarjeta Alimentaria, “hasta que se defina la continuidad laboral de un número de empleados o se avance en el proceso de indemnizaciones en el marco de un Concurso Preventivo de Crisis que presentará la empresa”, explicó Paiva.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest 

 

MISIONES (18/3/2020).- El sindicalista Domingo Paiva resumió en una entrevista con ArgentinaForestal.com los puntos más importantes analizados en el encuentro que se llevó a cabo el lunes 16 de marzo, tras el terrible incendio que consumió gran parte del aserradero de TAEDA SA, sobre la Ruta 12 a la altura del km 1521, el pasado viernes.

“La principal preocupación es respecto a la situación de los 116 trabajadores que perdieron su fuente laboral en el incendio que provocó daños materiales de gran impacto económico”, dijo Paiva. “El empresario planteó su situación en la reunión con las autoridades locales y provinciales, y estimó que las pérdidas económicas superan en más de 10 millones de dólares, ya que las llamas consumieron 3.000 m3 de madera laminada, se quemó el galpón con toda la producción de los últimos 30 días que tenía previsto ser despachado a un cliente de Brasil”, relató el gremialista.

Consideró que, dependiendo de la decisión del empresario sobre su futuro comercial, podría rearmarse en un tiempo de “entre 60 a 90 días para recuperar en parte la producción de laminados, e ir progresivamente aumentando la producción de madera. De igual forma, no se quedará con el plantel de 116 empleados, sino con mucho menos personal. Por ello, desde el gremio se pidió que ahora cancele la deudas salariales que tiene hasta el momento, donde hay algunos pendientes de quincenas, aguinaldos, vacaciones y beneficios varios que no fueron abonados”, dijo Paiva.

Adelantó que lo que se viene es el concurso Preventivo de Crisis que presentará el propietario para hacer frente a las indemnizaciones del personal que no continuará en dependencia con la maderera en su nueva etapa. “Ante las autoridades de gobierno, la empresa confirmó que cuenta con la cobertura de un seguro, no se sabe aún que logrará recuperar. Desde el Estado se solicitó que informe cual es el plan de continuidad del empresario y qué necesitará para que vuelva a funcionar, con el compromiso de sostener la fuente de empleo”, explicó el sindicalista.

Tras formalizar la presentación de Concurso Preventivo de Crisis, comenzará el proceso de hacer frente a sus acreedores y avanzar en las indemnizaciones que correspondan con el personal que no continuará vinculado a la maderera. “El Estado, a través del Ministerio de Trabajo, irá evaluando que necesitará la empresa para salir adelante, ya sea algún crédito con financiamiento blando para la compra de maquinarias y equipos, según expuso la funcionaria durante el encuentro en Montecarlo. Se analizaron varios aspectos, pero todo dependerá  de qué proyecto quiera o pueda realizar el propietario a futuro”, explicó Paiva.

Por lo pronto, desde Gobierno se formalizó el compromiso de brindar asistencia a las 116 familias registradas en la empresa con módulos de mercaderías, y se evaluará los requerimientos para otorgar la Tarjeta Alimentaria, según se presenten las situaciones.  “Se viene una etapa difícil de indemnizaciones, y habrá que ver de insertar a los operarios en la actividad en otras industrias”, indicó.

Entre los presentes en el encuentro, privado, gremio y Estado, había un consenso respecto a que lo más importante era lograr la continuidad laboral. “Será un proceso que llevará tiempo, es una nueva etapa para la empresa. La caldera quedó intacta, el secadero se salvó también, y la máquina tornadora de laminados se quemó en la superficie, es recuperable en el corto plazo. Posiblemente se pueda alquilar un aserradero en Puerto Piray para poner a trabajar a unas 20 personas”, consideró como una primera solución.

En tanto, otros operarios podrían realizar el trabajo de mantenimiento y limpieza del predio incendiado, tarea necesaria si se proyecta levantar de nuevo la maderera en el lugar.

Una maderera “complicada”

La empresa TAEDA SA tiene trayectoria maderera en Montecarlo, sin embargo, varios testimonios indicaban en forma coincidente que “el trato con el personal era complejo” y que se observaba la falta de medidas de prevención ante el riesgo de quema permanente de residuos forestales en el predio. “El aserradero tenía desechos de aserrín y viruta cerca de la caldera que quemaba, el aserrín no se apagaba nunca. Todos los días, los vecinos que pasaban por el lugar podían ver el riesgo permanente que significaba la quema diaria”, aseveraron a este medio distintas fuentes consultadas.

En la zona, explicaron que este era un tema de preocupación, se temía que el fuego se propague “algún” día y genere un incendio mayor, no solo perjudicando a la fábrica de TAEDA, sino en predios forestales lindantes.

Waldemar Leumann, Jefe de Bombero Voluntario de Montecarlo informó que en los últimos dos meses recibieron más de 10 llamados para apoyar a la maderera por algún inicio de fuego, que hasta el viernes 13 de marzo, nunca antes se había descontrolado en tal magnitud.

Determinar cómo se inicio el fuego el día de la tragedia será materia de investigación de las pericias que determinarán las causas, pero el riesgo ante el volumen de material inflamable existía. “Las industrias madereras deben invertir más en prevención”, reflexionaba sobre el hecho el bombero voluntario.

Por su parte, Domingo Paiva precisó que en la mañana del viernes se habían presentado en el gremio un grupo de trabajadores a realizar un nuevo reclamo por falta de pago de sus haberes. “Era frecuente este tipo de quejas contra el empleador, era una empresa con antecedentes de irregularidades laborales, siempre era una lucha desde el gremio, pero se prioriza el diálogo y la continuidad laboral. La empresa fue creciendo, fue incorporando tecnología, trabajaba bien en el mercado nacional e incluso exportaba a Brasil. Le faltó, y mucho, en recursos humanos, porque la queja permanente era por el mal trato a los empleados, y en forma reiterada por el no cumplimiento en tiempo y forma del pago de las quincenas o los aumentos establecidos”, describió el sindicalista.

Sin embargo, en ese contexto de controversias entre los trabajadores y el empleador, calificó al personal de TAEDA como de un capital humano “extraordinario” por la respuesta dada frente a la tragedia. “Todos se acercaron a ayudar para apagar el incendio, a colaborar en lo que hiciera falta, estaban además todos quebrados de ver como las llamas devoraban el trabajo de los últimos meses. Por ello, rechazamos de plano cualquier intento de pretender instalar livianamente que podría haber sido provocado por un trabajador este siniestro. No vamos a permitir declaraciones de este tenor desde el SOIME, sino que dejaremos que las pruebas de las pericias indiquen la verdad de lo que sucedió. En la actividad maderera siempre existió informalidad laboral, y sigue existiendo, y en 42 años en la actividad, no conozco y no creo que un trabajador pueda actuar contra su propia fuente de trabajo. Por ello, esperamos que se investigue este siniestro”, expresó Paiva.

El sindicalista vive en Montecarlo, fue trabajador maderero, creció en una laminadora, es hijo y nieto de madereros. Sabe que reponer el sector de producción con la maquina torneadora podría llevar entre 60 a 90 días.  “Lo que suceda en adelante, con la empresa y con el personal, es una decisión del propietario. Si quisiera retomar en el corto plazo la producción de laminados podría hacerlo, pero seguramente no será con todos los trabajadores, quedarán unos pocos”, concluyó.

Por su parte, desde TAEDA decidieron por el momento analizar puertas adentro la situación, solo emitieron a través de redes sociales un comunicado tras la tragedia sufrida, para agradecer a los Bomberos Voluntarios de Montecarlo y a todas las dotaciones de Bomberos que llegaron de otras localidades a hacer frente al incendio, poniendo en riesgo sus vidas. “Gracias por la pronta respuesta y la labor realizada. Así también a todas las personas y entidades que participaron o se hicieron presentes, desde el personal del hospital de área, a la policía, amigos, colegas, clientes y a nuestro personal que estuvo haciendo frente a la situación. Al municipio, que colaboró con sus camiones hidrantes y personal, al gobierno provincial que se contactó y prometió brindar todo el apoyo, y a todos aquellos que se solidarizaron por mensajes y llamadas. Toda la familia que componemos TAEDA SA agradecemos de corazón las muestras de solidaridad y apoyo. La fuerza trasmitida nos impulsa, y si bien estamos golpeados, no vamos a bajar los brazos. Como siempre, ponemos nuestra mirada al futuro y todas nuestras fuerzas para salir adelante, esperando resurgir desde las cenizas”, expresaron.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *