China enfrenta un fuerte impacto en el mercado de la madera: se restringen los envíos de 2020 en toda la cadena global de suministro

Un panorama abrumador transita el mercado de la industria de la madera en China consecuencia de la epidemia del Coronavirus con medidas restrictivas que golpean a todas las cadenas de suministro globales y afecta significativamente las importaciones y exportaciones del país. Este reacomodamiento del mercado para la colocación del producto provocará una crisis mundial en la industria por bajos precios y falta de consumo. Las imágenes muestran los Centros de Distribución en el Puerto de Qingdao, uno de los principales de importación de madera en el país asiático, totalmente paralizado: “Todos están totalmente llenos, porque no hay consumo, la industria de la madera esta parada desde inicio de 2020, son momentos difíciles para las operaciones”, indican fuentes de China National Forest Products (CFPC).

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

ESTADOS UNIDOS Y CHINA (15/2/2020).- Especialistas consideran que las multinacionales aún no han logrado dimensionar el riesgo potencial que implicará la interrupción de las operaciones de exportaciones e importaciones en China debido a la epidemia de coronavirus, ya que el impacto duradero en las cadenas de suministro mundiales afectará en importancia a la segunda economía mundial.

El gran tamaño de China, junto con su papel como motor del crecimiento económico global y un jugador dominante en los mercados de productos básicos, significa que un golpe a China tendrá ramificaciones significativas en todo el mundo. Los precios del petróleo han caído a medida que las perspectivas de crecimiento de China se debilitan y los viajes internacionales, particularmente hacia y desde China , disminuyen, explicó Eswar  Prasad, profesor en la Universidad de Cornell y miembro principal de la Brookings Institution.

“El coronavirus representa una amenaza a corto plazo para las exportaciones a China, ya que ha impactado las cadenas de suministro globales y la economía china”, advierten los analistas internacionales.

La falta de trabajadores significó que después del final de las vacaciones del Año Nuevo Lunar, las fábricas no puedan recuperar sus plantas de ensamblaje y se encuentren a plena capacidad de stock al 15 de febrero, publican The Economist.

La medida tuvo un efecto negativo en la carga, con cancelaciones de embarcaciones y vuelos reducidos desde China.

“Una planta de ensamblaje de Fiat Chrysler en Serbia estaba preparada para convertirse en el primer fabricante de automóviles europeo en detener las operaciones como resultado del impacto del coronavirus en las cadenas de suministro, informó Bloomberg. La fábrica no ha podido obtener las piezas chinas necesarias para fabricar el Fiat 500L.

Se espera que las tarifas de carga aumenten como resultado. Sin embargo, según Maersk, el 10 de febrero se marcó como la fecha de regreso al trabajo para la mayoría de las provincias, y las salidas de los barcos de importaciones comenzarían a recuperar la normalidad.

Centros logísticos “paralizados”

“Son tiempos muy difíciles, el mercado de la industria de la madera de China está muy deprimido, el precio ha caído entre un 15% a un 20% desde diciembre a la fecha”, señalan fuentes consultadas en New York por ArgentinaForestal.com.

Según un especialista de RISI, principal consultora global de Mercado Forestal, desde Beijing se informó que “la epidemia en China del coronavirus ha llevado a la industria de papel y cartón del país a una crisis, ya que la producción y la logística están disminuyendo”.

En tanto, un panorama no menos abrumador transita el mercado de la madera. Las imágenes muestran los Centros de Distribución en el Puerto de Qingdao en China, uno de los principales de importación de madera en el país asiático, paralizados: “Todos están totalmente llenos, porque no hay consumo, la industria de la madera esta parada”, afirma un directivo de China National Forest Products (CFPC) para las operaciones de América del Norte y Sur.

En un artículo publicado recientemente,  Gregorio Aznarez, representante regional para las operaciones de América del Norte y Sur explicó cuáles son las principales implicaciones para la cadena de suministro  y transportistas en China, en lo que va de 2020. “Con la aparición del coronavirus, China ha extendido las vacaciones del Año Nuevo chino hasta el 3 de febrero e incluso hasta el 8 de febrero para las áreas más afectadas que contienen la propagación del virus. Esto tendrá un impacto significativo en el mercado de contenedores y en todas las cadenas de suministro mundiales. El gobierno chino ha ampliado las vacaciones del año nuevo lunar e incluso ha prohibido viajar dentro de China para evitar la propagación del virus. Las personas no pueden volver a trabajar para fabricar productos para exportación y demandar insumos para su producción”, graficó Aznarez.

A la luz de esta interrupción, los transportistas como Maersk y Cosco están renunciando a los cargos de demora incurridos durante el mismo período de tiempo que el Año Nuevo chino se ha extendido para la carga de exportación e importación en China continental.

“Los transportistas y armadores han esperado aumentar sus tarifas de flete para compensar el mayor costo de VSLOF que ahora consumen los buques, pero la demanda de flete sigue siendo relativamente débil. Si además de esto consideramos la aparición del Coronavirus y sus implicaciones para las cadenas de suministro mundiales y el consumo global, será difícil para los transportistas y armadores aumentar las tasas en el corto plazo”, analizó el experto.

Por otra parte, empresas chinas entrevistadas por la agencia de noticias Fordaq expresaron sus  preocupaciones. Un portavoz de China Forestry Group Corporation informó a este medio el viernes (14) que por el momento, todos los bancos, almacenes y fábricas tienen prohibido operar hasta previo aviso del Gobierno. “Todos los empleados se quedan en sus casas para trabajar en línea. La compañía se vio obligada a cesar las importaciones porque el acceso a sus almacenes está prohibido”. De esta manera, confirma que el negocio se ve afectado ya que no pueden importar ni vender.

Xiamen MDM Printing Co., Ltd.– un proveedor de MDF Doors, recibió pedidos pero no puede comenzar la producción hasta que el gobierno chino anuncie el día en que podría comenzar el trabajo. Otra empresa exportadora china se quejó de que no puede confirmar los pedidos porque no está seguro de cuándo se permitirá la producción. Además, se teme que cuando se reanude la producción, debido al hecho de que muchos trabajadores provienen de diferentes partes de China, la propagación potencial del virus se multiplicará.

Los exportadores de rollos de Nueva Zelanda también están preocupados de que el coronavirus cause problemas en la cadena de suministro en China. Según la Asociación de Propietarios de Bosques de Nueva Zelanda, algunos propietarios ya han comenzado a reducir su tasa de aprovechamiento. El presidente de la asociación, Peter Weir, dijo: “Sabemos por nuestra embajada en Beijing que las autoridades del gobierno central chino están haciendo un excelente trabajo al tratar de proteger a las personas de la propagación del coronavirus y al mismo tiempo asegurar que se mantenga la actividad económica. Pero nadie sabe qué tan extenso y extendido será el brote de coronavirus y qué efecto tendrá en cualquier comercio a mediano plazo ”. “Debo decir que es posible que la interrupción sea breve. Es completamente posible que la industria china de procesamiento y construcción de madera vuelva a la normalidad y que el inventario almacenado en los puertos disminuya en los próximos meses como lo hace normalmente ”, dijo Weir.

Desde 2003, Nueva Zelanda se ha vuelto más dependiente económicamente de China. Esto es particularmente cierto en el comercio de servicios comerciales (tanto exportaciones como importaciones), con un aumento de 12 veces en la participación de China, basado en comparaciones entre los datos históricos y los últimos datos de Estadísticas de Nueva Zelanda.

A partir de 2019, China era el cuarto mayor destino de exportación de servicios de Nueva Zelanda, constituyendo el 13% de las exportaciones totales de servicios comerciales del país, que incluye principalmente educación y turismo. En 2003, esta cifra era inferior al 2%

Mientras tanto, el primer ministro ruso Misukostin aprobó una lista de las nuevas medidas de prevención y control del coronavirus. “El 31 de enero, el viceprimer ministro ruso Golikova anunció que a partir de las 00:00 del 31 de enero, se suspende todo el transporte ferroviario entre Rusia y China, excepto los trenes internacionales de ida y vuelta Beijing-Moscú. La medida está afectando a todos los productos de madera transportados por Rusia a China a través de trenes. Según algunas estimaciones, se envían anualmente alrededor de 1,2 millones de metros cúbicos de madera desde Rusia a China”, advierten en el informe.

 

Fuentes: The Wall Street Journal, Bloomberg, The Economist y  Fordaq

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *