Conocé al Crespín que habita los montes y campos argentinos

Se trata de un ave solitaria que frecuenta zonas arboladas y arbustivas, chacras, bordes de pastizales o caminos. Su figura es difícil de detectar ya que se oculta en el denso follaje. Las siestas del norte argentino son acunadas por la voz de esta modesta especie, que presenta curiosidades únicas de su historia natural.

Fuente: Misiones Online 

MISIONES (Diciembre 2019).- A través de una alianza con Aves Argentinas, la centenaria organización ambientalista que impulsa su Programa Bosque Atlántico, compartimos en forma semanal algunos de los secretos sobre la biodiversidad de las especies de aves del país, y de nuestra Maravilla Natural Argentina, la Selva Misionera. Exclusivo de Misiones On Line.

Hoy presentamos el Crespín, con sus 28 cm de largo, es uno de los integrantes más pequeños de la familia de los cucúlidos, representada por 11 especies en el país.

En la Argentina, el Crespín se distribuye desde los bosques y selvas del norte, y baja por los montes y espinales hasta la provincia de La Pampa.

Su plumaje es aperdizado y posee la característica cola larga que distingue a su familia. Tiene una ceja clara muy notable en la cara y una cresta oscura con delicadas manchas pálidas en la punta de cada pluma, que suele levantar elegantemente acompañando su canto. Su pico es algo curvo, cosa que también caracteriza a los cucúlidos, así como los dedos de sus patas, que se orientan dos hacia adelante y dos hacia atrás.

El Crespín busca su alimento entre la vegetación: insectos, gusanos, pequeños reptiles, anfibios y hasta pichones de aves. Suele bajar al suelo a cazar donde toma de vez en cuando una postura llamativa, desplegando las alas y dejando ver las plumas del álula hacia delante, dando la extraña impresión de tener tres cabezas.

Es un ave tímida y solitaria que frecuenta zonas arboladas y arbustivas, chacras, bordes de pastizales o caminos. Su figura es difícil de detectar ya que se oculta en el denso follaje.

Su típica voz se compone de dos sílabas, como un dulce y melancólico “juijí”. El Crespín repite insistentemente su canto tanto durante el día como en horas nocturnas, hasta bien entrada la madrugada. De esta forma marca su territorio y los machos atraen a las hembras en la temporada reproductiva, por lo que es común que se los escuche con más frecuencia en el periodo estival, entre septiembre a diciembre.

Fotografía:  Silvina Verón

Felipe Corpos y Martín Bravo le cantaban así, en su chacarera “Lamento del crespín”:

“El día ha bajado ya

Sobre los montes a dormir

Solo un grito se desvela y anda

Llamando… Crespín

Llamar y llamar su amor

Destino de buscar sin fin,

Pena y llanto de no hallarlo, siempre

Clamando…Crespín.”

Además de ser la compañía y la música inspiradora de las siestas en el campo, el Crespín tiene un comportamiento reproductivo fascinante: para la cópula, el macho le entrega a su pareja una ofrenda, que suele ser un gusano o algún insecto jugoso.

También es un ave parásita de cría, ya que pone sus huevos en nidos de otras especies de aves, quienes se encargan de la incubación y la crianza de los pichones. Generalmente elige parasitar nidos de furnáridos, como el Chotoy, el Pijuí o los Espineros, cuyos nidos son de palitos, con cámaras pequeñas.

Fotografía: Silvina Verón

Con un desarrollo extremadamente veloz, el pichón de Crespín acapara la atención de los padres adoptivos, y en cuestión de menos de 20 días supera los 40 gramos de peso. Incluso, como la cámara del nido es tan pequeña, muchas veces… ¡el pichón de Crespín termina rompiendo el nido para poder salir! Aun así, los padres adoptivos seguirán alimentándolo por varios días más hasta que se independiza.

Afortunadamente, el Crespín es una especie de ave que no se encuentra amenazada de extinción, por lo que todo parece indicar que seguirá jugando a las escondidas en cada paseo por el monte, en cada salida de observación de aves, en cada siesta campestre.

 

 

Por Silvina Verón con la cooperación de Laura Dodyk / Aves Argentinas

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *