Pablo Ruival, de Arauco: “Aún no se logró desarrollar en el mundo una tecnología que permita replicar las funciones vitales de los árboles”

El directivo de la compañía foresto-industrial compartió algunas reflexiones en la semana que se conmemoró el Día Nacional del Árbol. “Los árboles son los mejores captadores de CO2. La gestión sustentable de bosques y plantaciones forestales, junto al desarrollo de productos renovables, representan en la actualidad una de las principales oportunidades para la mitigación de los efectos del cambio climático a nivel mundial”, dijo.

Por Patricia Escobar 

BUENOS AIRES  (31/8/2019).- Esta semana, en conmemoración del Día Nacional del Árbol en la Argentina el 29 de agosto, organismos, instituciones y empresas se sumaron con reflexiones con el objetivo de concientizar sobre la importancia de proteger las superficies de Bosques Nativos existente en el país y la necesidad de plantar más espacios con árboles en zonas urbanas.

Desde la compañía Arauco Argentina llamaron a la Acción Climática a todos los argentinos, ya que “cuidar los árboles es cuidar nuestro futuro”, señalaron compartiendo para la difusión un video educativo.

Los bosques son sumamente importantes e indispensables para el planeta: los árboles son la mayor infraestructura biológica del planeta y permiten múltiples beneficios ecosistémicos: la regulación del clima y la biodiversidad, la protección de cuencas hídricas, la conservación del suelo y la provisión del agua, entre otros.

Al respecto, Pablo Ruival, gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco, afirmó: “El desarrollo sostenible del sector forestal es un aporte concreto a la mitigación del cambio climático. Los árboles son los mejores captadores de CO2, y al día de hoy no se ha podido desarrollar una tecnología que permita replicar sus funciones vitales”.

En este sentido, la gestión sustentable de bosques y plantaciones forestales, junto al desarrollo de productos renovables, representan en la actualidad una de las principales oportunidades para la mitigación de los efectos del cambio climático a nivel mundial.

“Desde Arauco, gestionamos de manera responsable nuestras operaciones, mediante las mejores prácticas ambientales. En la Argentina, la mitad del patrimonio de la empresa se protege como áreas naturales, logrando así un equilibrio entre la superficie productiva y la que se conserva”, precisó.

Los bosques productivos permiten una mayor tasa de crecimiento en la misma unidad de superficie de tierra, y gracias a ello, la actividad de plantaciones forestales permite la protección y conservación de los bosques nativos de la compañía.

De esta manera, Arauco preserva más de 115.000 hectáreas de bosque  junto a la biodiversidad de la flora y fauna, en un remanente de la Selva Misionera en el norte de la provincia de Misiones, “para las presentes y futuras generaciones, monitoreando sus cambios, conservando especies prioritarias e impulsando la prevención y restauración”, informaron desde la compañía.

 

Fuente: Prensa Arauco

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *