La pobreza extrema y los derechos humanos sufrirán los mayores impactos del Cambio Climático, pero aún no tienen lugar en la agenda de Estados

En un informe alarmante de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) de la ONU, Philip Alston, insistió en que “incluso en el mejor escenario, cientos de millones de personas enfrentarán inseguridad alimentaria, migración forzada, enfermedades y muerte consecuencia del Cambio Climático”. El experto australiano criticó el discurso “cínico y de corto plazo” de los tomadores de decisión para no atacar el Cambio Climático. “Los ricos podrán escapar de las guerras, hambre y miseria, van a ser capaces de adaptarse a los cambios y al recalentamiento de la tierra, mientras que los pobres se llevarán la peor parte, y podrían quedar sin hogar 140 millones de personas”, advirtió.

SUIZA (26/6/2019).- Para uno de los expertos internacionales de la ONU, el Cambio Climático tendrá el mayor impacto sobre quienes viven en la pobreza, pero también amenaza la democracia y los derechos humanos. “Incluso si se cumplen los objetivos actuales, decenas de millones se empobrecerán, lo que dará lugar a un desplazamiento y hambre generalizados”, advirtió el relator especial de la ONU sobre la Pobreza Extrema y los Derechos Humanos, Philip Alston, en un informe publicado hoy.

“Atender el cambio climático requiere un cambio fundamental en la economía global”, insistió el informe, y urgió la necesidad que las economías y sociedades salgan de la sobreexplotación de recursos naturales y de las energías fósiles.

La combinación de temperaturas inéditas, incendios forestales, diluvios, huracanes, sequías, falta de agua y elevación del nivel del mar amenazan la producción de alimentos y la vida de cientos de millones de personas, incluso en el caso de que la humanidad mantenga el incremento de la temperatura global por debajo de 1.5°C en 2100.

Con un incremento de 2°C, las estimaciones indican que entre mil y 2 mil millones de humanos carecerán de acceso al agua, se perderá el 30% de los cultivos, provocará un incremento de 250 mil muertes anuales por enfermedades, y obligará a 140 millones de habitantes de América Latina, África Subsahariana y Asia del Sur a desplazarse.

Pobreza extrema y migración

“El cambio climático amenaza con deshacer los últimos 50 años de progreso en desarrollo, salud global y reducción de la pobreza”, dijo Alston. “Podría empujar a más de 120 millones de personas a la pobreza para el año 2030 y tendrá el impacto más grave en los países pobres, las regiones y los lugares donde viven y trabajan las personas pobres”.

Incluso, sostuvo que en el mejor escenario poco realista de 1.5 ° C de calentamiento, para 2100 se verá temperaturas extremas en muchas regiones y dejará a las poblaciones desfavorecidas con inseguridad alimentaria, ingresos perdidos y peor salud. “Muchos tendrán que elegir entre el hambre y la migración”.

Para Alston, “en forma perversa, mientras que las personas que viven en la pobreza son responsables de solo una fracción de las emisiones globales, serán las más afectadas por el cambio climático y tendrán la menor capacidad para protegerse”, cuestionó. “Nos arriesgamos a un escenario donde los ricos –responsables del actual escenario también- pagan para escapar del sobrecalentamiento, el hambre y los conflictos, mientras que el resto del mundo tiene que sufrir”.

Agregó además que el cambio climático tiene inmensas, y en gran parte descuidadas, implicaciones para los derechos humanos. “Los derechos a la vida, a la comida, a la vivienda y al agua se verán dramáticamente afectados. Pero igualmente importante será el impacto en la democracia, ya que los gobiernos luchan para hacer frente a las consecuencias y persuadir a su gente para que acepte las principales transformaciones sociales y económicas requeridas. En ese entorno, los derechos civiles y políticos serán altamente vulnerables”, dijo el Relator Especial de la ONU.

“La mayoría de los organismos de Derechos Humanos apenas han empezado a lidiar con lo que el cambio climático presagia para estos derechos, y sigue siendo uno de los muchos problemas, a pesar del tiempo extraordinariamente corto para evitar consecuencias catastróficas”, señaló Alston.

“Dado que es una crisis en toda regla que amenaza los derechos humanos de un gran número de personas, la metodología habitual de los derechos humanos que aborda poco a poco, tema por tema, es muy insuficiente”, alertó.

Democracia global y transformación de la economía

Finalmente, cuestionó los discursos sombríos de los funcionarios del gobierno en conferencias regulares del Clima que no conducen a una acción significativa. “Los Estados han superado todas las advertencias científicas y los umbrales, y lo que antes se consideraba un calentamiento catastrófico ahora parece ser el mejor escenario”, dijo Alston. “Incluso hoy, demasiados países están dando pasos cortos y en la dirección equivocada”, señaló.

En esa línea, sostuvo que los Estados “no están cumpliendo con sus compromisos actuales inadecuados para reducir las emisiones de carbono y proporcionar financiamiento climático, al tiempo que continúan subsidiando a la industria de los combustibles fósiles con $ 5,2 billones por año. Mantener el curso actual es una receta para la catástrofe económica”, sostuvo Alston.

Finalmente, consideró que: “La prosperidad económica y la sostenibilidad ambiental son totalmente compatibles, pero requieren la separación del bienestar económico y la reducción de la pobreza de las emisiones de combustibles fósiles. Esta transición requerirá políticas sólidas a nivel local para apoyar a los trabajadores desplazados y garantizar empleos de calidad. Una red de seguridad social sólida será la mejor respuesta a los daños inevitables que traerá el cambio climático”, explicó en su informe.

Aunque algunos han recurrido al sector privado en busca de soluciones, un exceso de confianza en los esfuerzos con fines de lucro casi garantizaría violaciones masivas de los derechos humanos, con los ricos atendidos y los más pobres dejados atrás. “Si el cambio climático se usa para justificar políticas favorables a los negocios y una privatización generalizada, la explotación de los recursos naturales y el calentamiento global pueden acelerarse en lugar de prevenirse”, aseveró Alston.

“No hay escasez de campanas de alarma que suenan sobre el cambio climático, y un aumento en los eventos climáticos extremos a nivel bíblico parece que finalmente está perforando el ruido, la desinformación y la complacencia, pero estos signos positivos no son razón para estar contentos”, concluyó el funcionario en su mensaje al mundo en el marco en que se lleva adelante la cumbre de Bonn, en Alemania.

 

Reseña del experto

Philip Alston (Australia) asumió sus funciones como Relator Especial sobre la pobreza extrema y los derechos humanos en junio de 2014. Como Relator Especial, es parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo que abordan situaciones específicas de países o problemas temáticos en todas partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven en su capacidad individual.

 

Fuente: Prensa Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos  (ACNUDH)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *