Aves amenazadas, curiosos hurones, carpinchos, corzuelas pardas entre las especies que habitan la Reserva Natural Privada El Potrero

Los hurones son curiosos habitantes de los arenales de la Reserva Natural Privada El Potrero, en Gualeguaychú, Entre Ríos, sobre Ruta 36. Visitar el lugar, que además cuenta con un programa de educación ambiental para las escuelas interesadas en conocerla, permitirá conocer estas especies nativas y despertar una mayor conciencia ambiental sobre la importancia de proteger y valorar la naturaleza.

Por Patricia Escobar 

ENTRE RÍOS (24/6/2019).- Los hurones son mamíferos pertenecientes a la familia de los mustélidos (comadrejas), conocidos por su cuerpo alargado, su cabeza pequeña y triangular, y sus patas cortas.

De hábitos tanto diurnos como nocturnos, son muy ágiles para desplazarse en tierra, moviéndose también con facilidad en galerías subterráneas. Esta habilidad se destaca especialmente cuando caza, revisando grietas, cuevas y senderos de cuises y roedores, de los que se alimenta.

Ph: Ramón Moller Jensen

Visitar la reserva natural El Potrero, en Entre Ríos, permitirá conocer más de las especies nativas del sitio, una acción que ayuda a proteger y valorarlas más.

Ph: Ramón Moller Jensen

Los carpinchos son los roedores más grandes del mundo. De hábitos crepusculares, son muy activos durante las primeras horas de la mañana, y luego pasan gran parte del día sumergidos en el agua, sobre todo en las épocas de mucho calor.

Tienen los ojos, las orejas y las narinas situadas en la misma línea, en la parte superior de la cabeza (en la fotografía se nota perfectamente), lo que les permite estar atentos a cualquier peligro con los tres sentidos, mientras nada con el resto del cuerpo sumergido.

Una nueva Corzuelita parda en la reserva

Daniel Ávalo es sin dudas el mejor guía en la Reserva El Potrero, ya que nació y creció en el lugar, al igual que lo hicieron sus padres, sus abuelos y su bisabuela. Allí trabaja día a día, recorriendo esta tierra que conoce como la palma de su mano, monitoreando, coordinando actividades, protegiendo la naturaleza de la que se siente parte.

A través de las redes sociales, comparte sus vivencias y difunde la importancia ambiental del sitio, además del esfuerzo en conservación que forma cotidiana realizan.

“Cada día es un nuevo desafío en la Reserva. Una oportunidad de descubrimiento y aprendizaje. Y Daniel sabe observar. Entiende la importancia de tener paciencia para comprender el ciclo natural de las cosas. Porque necesitamos comprender para valorar y querer lo que nos rodea”, señala Azul García Uriburu, propietaria de la reserva privada.

El pasado 9 de abril, Daniel compartió una gran noticia. Nació una nueva corzuelita parda (Mazama gouazoubira) en El Potrero. La segunda hija de Chiví y Memé, dos ejemplares que llegaron a la Reserva con distintas historias y orígenes, para darnos la oportunidad de comenzar un proyecto de reintroducción de esta especie amenazada en nuestros montes, luego de más de 10 años de ausencia.

“El nacimiento de esta pequeña nos tiene cautivados”, señaló Daniel. “Esta nueva vida nos emociona y nos inspira para seguir asumiendo el compromiso por la conservación”.

El tordo amarillo (Xanthopsar flavus) es una de las 18 aves declaradas en Peligro Crítico de Extinción por la resolución 795 del Ministerio de Ambiente, y también es una especie que puede observarse en El Potrero. Según Aves Argentinas, se estima que quedan solo unos 600 individuos de población total.

Un ambiente de islas y esteros

El Potrero es una Reserva Natural Privada que nació en 2008. Por los valores biológicos y las singularidades del territorio tiene como objeto ser un modelo productivo, ambiental y socialmente sustentable. Un espacio de conservación donde islas y esteros conviven con humedales, arenales, blanqueales y bosques de Espinal logrando un ecosistema que ofrece posibilidades de investigación, monitoreo y educación.

“Visitar El Potrero es entrar en contacto directo con la naturaleza, conocer la flora y fauna del Sudeste de Entre Ríos. Es descubrir la armonía del universo, y reconocer que todo lo que hacemos en pos de su cuidado, lo hacemos por nosotros y cada uno de las personas con los que compartimos este suelo”, señalan desde la reserva.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *