Visión y perspectivas para el desarrollo de una cuenca foresto-industrial

Oportuninades para el Sur

“Los países del Sur son el paraíso del negocio forestal y tienen la oportunidad de lograr un crecimiento sustentable”, dijo el vicepresidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Fernando Raga Castellanos, quien visitó Argentina y compartió su visión de cómo lograr un modelo forestal sustentable, y expuso las principales tendencias de la demanda global de madera al año 2050.

Por Patricia Escobar

BUENOS AIRES (ENERO 2005).- El vicepresidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Fernando Raga Castellanos, quien también es ejecutivo de Forestal Mininco (CMPC), disertó en el seminario “Hacia el desarrollo de la cuenca foresto-industrial de la región”, que se realizó en Buenos Aires -en diciembre pasado-, y, en ese marco, explicó cuáles serán a futuro los principales desafíos para la sustentabilidad de los bosques. Estudios de especialistas de Estados Unidos y Europa demuestran que el comportamiento demográfico a nivel mundial no irá en ascenso, sino que presenta una tendencia a disminuir, lo que modifica sustancialmente las perspectivas para analizar el consumo, su desarrollo y el comportamiento de la población. “El fantasma del consumo infinito no existe más. En la actualidad viven alrededor de 6.200 millones de personas en el planeta, y se prevé un crecimiento global máximo de 9.000 millones al 2050, cifra que se estima comenzará a disminuir hasta llegar a un total de 8.500 millones de personas aproximadamente”, explicó Raga Castellanos. “Por lo tanto, la amenaza supuesta sobre el planeta de que se agotarán los recursos por el problema del crecimiento de la población comienza a disiparse, de la misma manera que debieran hacerlo las discusiones y debates ambientales y públicos que nacieron con estas hipótesis”, reflexionó. El análisis del especialista trasandino sobre el futuro del planeta y de los bosques, surge en base a información de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sobre el “Estado de los Bosques del Mundo” y la visión al año 2050 de la organización ambiental World Wildlife Fund y el Banco Mundial (WWF-World Bank), “Global Vision Research Project”, del cual resultan las perspectivas de los bosques en el largo plazo a nivel mundial. “Se proyecta una demanda industrial global para esa fecha de tres billones de m3 de madera anuales, que sería abastecida por sólo la quinta parte de los bosques del mundo. Habría en el mundo tres mil millones de hectáreas totales según las proyecciones: 100 millones de hectáreas de plantaciones de rápido crecimiento (apenas 3% de los bosques totales) suministrarían 1,25 billones de m3; y 500 millones de hectáreas de bosques nativos no vírgenes (17% del total) intensivamente manejados de manera sustentable, aportarán otros 1,25 billones de m3. De este modo, el 80% de los bosques (2,4 billones hectáreas) quedaría protegido bajo distintas categorías de preservación y conservación, con la mitad de esta superficie destinada a conservación con uso múltiple para las comunidades rurales, produciendo sólo poco más del 8% de la demanda mundial de madera, apenas 0,5 billones m3”, detalló el representante de Corma. “Las estimaciones expuestas indican claramente que el manejo intensivo y las plantaciones de alto rendimiento no sólo no se contraponen a la conservación de los bosques, sino que pueden ser los instrumentos para mejorarla e incrementarla, frente al previsible aumento futuro del consumo de madera”, recalcó. En este sentido, agregó que “Argentina, al igual que Chile y Uruguay, están ubicados en el paraíso del negocio forestal. En Argentina se debiera hacer foco en las cosas positivas con las que cuenta para desarrollar la cuenca y planificar estrategias que permitan un clima favorable para atraer inversiones”, remarcó Raga Castellanos, en diálogo con Argentina Forestal.com. negrita/Proyecciones de la WWF/negrita En la actualidad existen en el mundo un total de 3.870 millones de hectáreas, un 30% de coníferas y 70% de latifoliadas. Según las proyecciones de crecimiento realizadas en el estudio señalado, se estima la población mundial en un máximo de 9.000 millones para alrededor del año 2050, antes de comenzar a declinar. Se calcula que para fines del siglo XXI, el total de habitantes será de 8.400 millones. “El fundamento de los resultados de este estudio es que en la actualidad la mitad de la población del mundo vive en países donde la fertilidad es inferior a la necesaria para mantener la población. Se necesitan 2,1 personas y 2,1 niños por mujer, para mantener la población. Pero, por ejemplo, en España hay 1,1; Brasil está cerca de los 2,1; y la mayoría de los países de Europa está por debajo de 2. En tanto, la mitad de la población del mundo se encuentra en países con población por debajo de 2. Por lo tanto, la proyección es muy clara”, aseveró el chileno. negrita/Consumo estable/negrita El consumo de madera en el mundo se estabilizó en los últimos años. “El factor de mayor consumo se vio regulado por la tecnología y el uso más eficiente de los recursos. Si tenemos en cuenta que con sólo una fracción de 3 a 5% del total de la superficie global de los bosques con plantaciones de rápido crecimiento podríamos abastecer la demanda del volumen industrial del mundo, no habrá riesgos en el futuro de escasez de madera, ni de extinción de los bosques por la demanda de madera. Pueden sí surgir otros problemas, como ser la expansión de otras actividades productivas, o de ciudades, etcétera, pero la amenaza ya no partirá de los bosques cultivados sino por factores locales”. Según la FAO, la proyección de consumo global de Madera Aserrada al 2010 todavía no llegaba al nivel que alcanzó a tener en 1990. “La población siguió creciendo y los productos principales de madera se mantuvieron bastante. En la actualidad tenemos un cierto repunte por la demanda de China, pero si se observan las tendencias en el largo plazo, en definitiva no hay un incremento que siga al crecimiento de la población”, subrayó. Asimismo, la producción mundial de rollizos industriales se mantiene básicamente por debajo de los 1.600 millones de m3 al año, por un largo período. negrita/Claves para el desarrollo/negrita En un mundo en que no faltará madera y con crecientes demandas ambientales, las claves para competir y sobrevivir en el negocio forestal consistirán en lograr: -Bajos costos -Aporte a la sustentabilidad “Si nosotros logramos cumplir con estos requisitos, lograremos una base estratégica para poder desarrollarnos en el futuro”. Las plantaciones forestales, adecuadamente manejadas, contribuyen principalmente a la sustentabilidad ambiental, “por su alta eficiencia para producir madera, evitando intervenir vastas superficies de bosque nativo”, explicó. “Puede que los bosques implantados sean monótonos, no sean atractivos a la vista, son clonales, no tienen diversidad, pero debe entenderse que no fueron diseñadas para eso”. En este sentido, explicó que “una hectárea de plantaciones produce tanta madera como 10 hectáreas de bosques naturales del mundo, logrando liberar presiones industriales sobre 10 hectáreas de bosque naturales en lugares de biodiversidad muy rica, de bosques naturales muy variados. Entonces, queda claro que las plantaciones industriales no tienen por objetivo ser diversas o ambientalmente variadas, sino que estos bosques deben aportar sustentablemente a la sociedad, y permitir que el resto del planeta conserve a futuro el 80% de sus bosques en calidad de distintos tipos de reserva. Por ejemplo, no hay que pedirle a un trigal que sea un jardín, o exigir a una sola entidad que haga todo -ejemplificó Raga Castellanos-, creo que cada cosa tiene su especialidad y su equilibrio”, agregó. Los bosques de cultivo, además, generan otros importantes beneficios complementarios ambientales y sociales: – Captura de CO2 – Recuperación de suelos – Regulación de cuencas – Control de la erosión – Contribución al paisaje – Contribución a la vida silvestre – Contrarrestan la concentración en grandes ciudades A su vez, en la charla reflexionó también en que, si bien por una parte las plantaciones forestales pueden ser la solución para conservar el bosque nativo en el mundo, tienen algunos aspectos negativos que es necesario administrarlos. Por ejemplo: *Deben tomarse precauciones cuando se concentran en un área específica, para preservar la biodiversidad local. “Si establecemos 100 millones de ha en un solo lugar, estamos expuestos a tener problemas. Hay que tener cuidado en que la biodiversidad local no sea amenazada por un establecimiento masivo de plantaciones. Esto es totalmente razonable, se debe tener una visión de planificar territorialmente y que estos centros de biodiversidad no se pierdan ni se amenacen a nivel local”. *Las plantaciones deben manejarse de acuerdo a prácticas ambientalmente adecuadas en lo relativo a suelos, agua y manejo de químicos. subtitulo/Oportunidades para el Sur/subtitulo Ante este escenario, el especialista consideró que existe una gran proyección de crecimiento de producción sostenible, y desde el punto de vista ambiental, para el sector forestal de Chile, Argentina y Uruguay. “Son países que se reconocen, por el clima y suelo, como el paraíso de las plantaciones. Son los países que van a hacer su mayor contribución a la sustentabilidad del planeta, con sus producciones muy eficientes en pocas tierras, generando una solución para el consumo del mundo sin que se presione sobre los bosques naturales de alta biodiversidad”. Base forestal: Al 2005, las plantaciones establecidas en estos países aseguran una gran proyección de producción industrial sostenible al año 2015. Uruguay con 12 millones de m3 por año; Argentina con más de 20 millones de m3 por año; y Chile con un poco más de 39 millones de m3 por año. De esta manera, para el especialista, el futuro para los países del Sur en materia forestal se presenta con oportunidades que debieran ser aprovechadas: -Grandes ventajas para las plantaciones: rendimientos, costos, disponibilidad de tierras. -Gran aporte a la sustentabilidad global a través de las plantaciones. -Desarrollo de las plantaciones por medio del aprovechamiento industrial (productos para el mundo y mejora socioeconómica para países del Sur). “El sector forestal puede ser eje del desarrollo sobre bases renovables. Para eso hay que hacer una evaluación en forma balanceada y con visión de futuro. La sustentabilidad bien definida tiene tres ejes, no sólo uno: ambiental, social y económico. Si no creamos beneficio socioeconómico sobre un proyecto, cualquiera fuere, no será sustentable. No nos olvidemos nunca de esto. Necesitamos siempre de las tres cosas”, recalcó. -Costo-Beneficio de las decisiones ambientales. “Será cada vez más fuerte el control ambiental en la industria de la celulosa, por lo tanto, será clave evaluar el costo socioeconómico de las decisiones”, dijo. En este sentido, Raga Castellanos marcó como un factor a tener en cuenta “que las decisiones ambientales tienen distintos niveles de costo-beneficio. La obligación ética que tenemos como sociedad es que cuando tomamos decisiones ambientales sean las de mejor relación costo-beneficio”, dijo. Seguidamente, recordó el caso ambiental conocido a nivel internacional de la lechuza “moteada” (spotted owl), que a principios de los 90 movilizó a grupos ecologistas para pedir que se eliminen las cosechas de bosques del Noroeste de Estados Unidos, aduciendo que la especie se estaba extinguiendo debido a las explotaciones forestales. Se prohibió la corta en vastas superficies de Washington, Oregon y California. Hubo una fuerte reducción en la producción. El costo fue de al menos 130.000 empleos, el cierre de casi 1.000 empresas y un devastador impacto socioeconómico en las comunidades afectadas. Hoy, 15 años después y sin explotación forestal, el “spotted owl” sigue disminuyendo. La causa parece ser otra especie de lechuza depredadora. “El daño ya está hecho. Nadie se hace ahora responsable. Por ello, es necesario analizar los impactos socioeconómicos de las decisiones ambientales, creo que deben ser cuidadosamente evaluados”, recomendó. negrita/Clima para emprender/negrita Finalmente, el chileno profundizó sobre la necesidad de los países del Sur, que tienen tantos recursos naturales y ventajas comparativas para desarrollar la actividad, de generar un clima para invertir. Entre algunos elementos necesarios para lograrlo, mencionó: -Actitud de las autoridades favorable a la inversión -Reglas tributarias y laborales estables e incentivadoras de la inversión -Seguridad jurídica -Políticas económicas consistentes y permanentes en el tiempo (grandes consensos y políticas de Estado) -Reglas ambientales claras, técnicamente fundadas, adoptando decisiones que contemplan los tres componentes de la sustentabilidad (económico, social y ambiental). “Regulaciones difusas en términos ambientales generan grandes y múltiples conflictos, y esto provoca costos y riesgos que son percibidos por los inversores, quienes ante este escenario preferirán no arriesgar e invertir en otros lugares”, advirtió el directivo de la Corma. -Cumplimiento de compromisos institucionales, que son los responsables de disminuir la percepción de riesgo. cursiva/Más información en la Revista ArgentinaForestal.com Nº27/cursiva

Por Patricia Escobar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *