Misiones: 15 operarios madereros bajo situación de precariedad y explotación laboral pidieron la intervención del SOIME y Trabajo en un aserradero de San Vicente

Se trata del establecimiento maderero  Aserradero RN, instalado dentro del Parque Industrial de la Municipalidad de San Vicente, sobre Ruta Nacional 13, a la altura del kilometro 48. Es un emprendimiento familiar de varios años, uno de los propietarios falleció en mayo de 2021, y el aserradero mantuvo las actividades hasta el 21 de diciembre. “Desde octubre hay un conflicto familiar sucesorio en la familia Neuendorf que derivó en la paralización de las actividades, y sus trabajadores además de trabajar en negro, temen por el futuro de la fuente laboral”, explicaron.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (30/1/2022).- Ante la incertidumbre por su situación laboral, los empleados del Aserradero RN recurrieron al asesoramiento del Sindicato de Obreros de la Industria Madera de Eldorado (SOIME, con jurisdicción en Montecarlo, San Pedro, San Vicente y Andresito ) ya que hasta el momento no estaban registrados, y desde octubre de 2021 enfrentan problemas con sus empleadores.

Al intervenir el gremio  se encuentran que el plantel de 15 trabajadores, con antigüedades promedio de 1 a 8 años, no se encontraba registrado ni percibían salarios ajustados al convenio colectivo de trabajo vigente.

En forma urgente, desde el SOIME solicitaron la intervención de la delegación San Vicente (Región III) del Ministerio de Trabajo y Empleo de Misiones para tratar la situación de informalidad laboral y frente al riesgo de perder su fuente de trabajo.

Según el Expediente N° 4713/22 en curso, se convocó a una segunda reunión de conciliación obligatoria en la que fueron citados Cindy Correa, Claudio Néstor Neuendorf, Ana Maria Neuendorf y Camila Neuendorf y/o sucesorios de Rubén E. Neuendorf, quien fuera hasta el momento de su fallecimiento en mayo de 2021 el administrador del Aserradero RN, instalado sobre la Ruta Provincial N°13, km 48 de San Vicente.

A la primera, ninguno de los empleadores asistió a esta convocatoria, por lo que hubo una segunda convocatoria el viernes 28 de enero a la que asistieron representantes legales de los mencionados y cada uno expuso su vinculación con el establecimiento maderero. La próxima audiencia de conciliación se programó para el viernes 4 de febrero.

El aserradero funcionaba dentro del Parque Industrial de San Vicente, en la más absoluta informalidad laboral

“Fue a partir de la intranquilidad y preocupación de los empleados que ante la falta de respuesta de los responsables de la industria, nos pidieron ayuda y la intervención del Ministerio de Trabajo. La situación laboral y social que enfrentan es crítica, están desamparados. Ninguno está registrado y ni percibe los beneficios que les corresponde según el Convenio Colectivo de Trabajo.  Requieren de todo tipo de asistencia social y desde el 21 de diciembre el aserradero está parado, enfrentando un conflicto interno familiar entre los empleadores, donde en el medio quedaron los trabajadores”, explicó el secretario general del SOIME, Domingo Paiva.

Frente a la incertidumbre respecto a la continuidad en los puestos de trabajo y sobre el futuro de continuidad de funcionamiento de la empresa -dada una evidente situación controvertida entre los empleadores-, la intervención del gremio y el ministerio resultó necesaria para dar respuesta respecto al futuro laboral de los operarios.

“Una de las partes quiere seguir en la actividad, y los empleados no quieren perder su fuente laboral, pero llegado el caso que el conflicto entre los empleadores no tenga retorno, en el medio están los derechos laborales de los operarios que tienen entre 8 años hasta 1 año de antigüedad, y ninguno está registrado. Es una situación totalmente irregular y corresponde en última instancia el pago de indemnización”, aseguró Paiva en la entrevista con ArgentinaForestal.com.  

 

Los quince trabajadores del aserradero se encontrarían en la más absoluta precariedad y clandestinidad, ya que no se encuentran inscriptos ante los organismos tributarios y previsionales, sumado a que tampoco perciben salarios ajustados a las escalas vigentes.

 

Desde el sindicato maderero solicitaron al ministerio de Trabajo resguardar los derechos de los operarios que involucran a un grupo familiar de cerca de 40 personas.

“Están dispuestos al dialogo y quieren encontrar una solución superadora, una alternativa que les permita seguir trabajando. Pero entre los propietarios o socios, no se ponen de acuerdo”, planteó el sindicalista.

La situación societaria y familiar se complicó a partir del fallecimiento de Rubén Neuendorf  en mayo de 2021, quien administraba el aserradero de la familia con la colaboración de su pareja, Cindy Correa, quien es la persona señalada por los empleados como la administradora del aserradero.

Pero por medio de un contrato leasing los equipos y maquinarias del aserradero pertenecerían a uno de los familiares, por lo tanto, quiere recuperar sus bienes, y “se deslinda de toda responsabilidad laboral”.

Según fuentes consultadas, los trabajadores ya impidieron en una oportunidad el intento de desmantelamiento de la maquinaria industrial, hasta tanto no le garanticen su situación laboral y el pago de los beneficios que por ley les corresponde.

Esta fue la situación que alertó a los empleados sobre el riesgo futuro de no continuar trabajando y que decidan recurrir al asesoramiento del gremio maderero, a pesar de no ser afiliados al mismo.

“Es un aserradero que tiene muchos años en San Vicente. Comercializaba madera aserrada de pino. A pesar del fallecimiento de Rubén Neuendorf, continuaron las actividades hasta diciembre, y las directivas estuvieron a cargo de su última pareja. Pero hay una cuestión familiar de fondo por resolver, para ordenar después la situación laboral de los empleados. Es una situación social delicada, porque en el medio hay 15 familias esperando respuestas”, sostuvo, por su parte, Domingo Paiva.

Los empleados estaban totalmente fuera del sistema, desamparados y con incertidumbre sobre su futuro laboral. Desde la Municipalidad de San Vicente le brindan asistencia social para ayudar a las familias del trabajador maderero, al igual que desde el  SOIME le acercan bolsas de mercaderías.

Por otra parte, el aserradero RN funcionaba dentro del Parque Industrial municipal, en la más absoluta informalidad laboral. Y en el predio funcionarían entre  15 o 20 aserraderos pequeños.

Es necesario que los organismos de control competentes realicen en los municipios sobre la Ruta 14 inspecciones en las industrias madereras que se encuentran trabajando a “pleno”, pero no registran a sus trabajadores.

Esta situación genera, además de una situación de fraude laboral, una competencia desleal en el sector de la industria maderera, ante las exigencias que recaen en las empresas formales, que se esfuerzan en operar bajo el cumplimiento de la legislación vigente, el pago de los impuestos, la tasa forestal, los precios mínimos fijos establecidos para la materia prima, y los costos laborales vigentes, entre otros aspectos que se deben formalizar para una actividad industrial en la provincia.

Silvana Gimenez (Ministerio de Trabajo de Misiones) y Domingo Paiva (SOIME). 

 

Más presencia en el territorio

Al respecto de la informalidad laboral en la industria de la madera en la zona de la Ruta Nac. 13 y Ruta Nac. 14, Domingo Paiva explicó que debido a la demanda en la representación sindical en una jurisdicción que depende del SOIME, se encuentran avanzadas las gestiones para habilitar próximamente una oficina en la localidad de San Vicente, y contar en el territorio con una delegación gremial que estará ubicada muy cerca del Hospital de la localidad.

La explotación laboral en la industria maderera históricamente fue uno de los principales problemas del sector en los aserraderos pequeños y medianos instalados sobre la Ruta 14, con reiteradas denuncias en San Vicente y San Pedro.

“Con la nueva oficina, incluso vamos a incluir la representación gremial de la jurisdicción desde Eldorado, Montecarlo, San Pedro, hasta Andresito, reforzando la presencia con la nueva delegación en San Vicente. Pero el objetivo es hacer un trabajo conjunto con el ministerio de Trabajo y las cámaras empresarias, para lograr que las industrias registren a sus trabajadores, mejoren las condiciones laborales en la actividad maderera y se mantengan las fuentes laborales”, concluyó Paiva.

Para ultimar detalles de la inauguración de la nueva delegación gremial, el sindicato contará con el acompañamiento del Ministerio de Trabajo de la Provincia para avanzar en iniciativas que permitan mayores beneficios para los trabajadores a partir de un trabajo articulado con el organismo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.