Racionamiento energético en China afecta a la producción maderera global por baja en producción y altos costos

Tanto Europa como Asia, principalmente esta última, están sufriendo una crisis energética marcada por escasez de la misma y un costo de materias primas sumamente elevado. “Las consecuencias que se perciben en el mercado de la madera al momento son principalmente una menor producción, ya que las fábricas pueden operar en el entorno de 2 a 3 días como máximo semanal, y la segunda es el aumento sensible de los costos de construcción en madera, sobre todo con madera provenientes de coníferas”, indicaron desde Panorama Forestal.

 

Fuente: con información de Panorama Forestal, EFE. Fotos Forbes y Reuters 

 

ESPAÑA Y URUGUAY (28/10/2021).- En China, la subida de los precios del carbón, el aumento de la demanda de electricidad y sobre todo la estricta aplicación de las normas medioambientales para reducir las emisiones de carbono están obligando a unas 20 regiones a cortar el suministro eléctrico a fábricas y también a hogares. Las empresas del corazón industrial del país ya recibieron la orden de limitar su consumo energético para asegurar el funcionamiento de China.

Como consecuencia, China decidió aplicar una política de ahorro energético a través del racionamiento de energía, lo que ha provocado una disrupción en las distintas cadenas productivas, ya que las industrias son incapaces de mantener un flujo de trabajo continuo.

El gobierno busca reducir el consumo de energía teniendo en cuenta la incapacidad de producción energética a lo largo del país.

El sector maderero no fue ajeno a las consecuencias de esta política y está viéndose afectado.

Las consecuencias que se perciben en el mercado al momento son principalmente dos; la primera y más evidente, es una menor producción, ya que las fábricas pueden operar en el entorno de 2 a 3 días como máximo semanal, y la segunda fue el aumento sensible de los costos de construcción en madera, sobre todo con madera provenientes de coníferas.

 

Un crítico inicio para 2022 

Los problemas de suministro energético en China podrían prolongarse hasta marzo de 2022, según pronósticos de la Cámara de Comercio de la Unión Europea (UE) en el país asiático.

El presidente de la institución, Jörg Wuttke, pronosticó en un encuentro con medios que la situación seguirá siendo “desalentadora” debido a esta escasez de energía, que ha llegado a provocar apagones en zonas residenciales de algunas regiones nororientales del país.

La escasez, explicó el representante de las empresas europeas, se debe a factores ambientales como las inundaciones -que obligaron a cerrar minas hulleras en importantes zonas productoras de carbón- o a otros “autoinfligidos” como los límites gubernamentales a la fluctuación de los precios eléctricos o precisamente a que “se cerraron demasiadas minas de carbón” en el marco de una campaña para garantizar su seguridad y reducir el número de accidentes.

Por el momento, la Cámara no cuenta con un mecanismo que le permita hacer un seguimiento diario de la situación de las empresas que la componen, por lo que todavía no hay una estimación de cuál será el coste económico para las firmas afectadas.

La Cámara de la UE se mantiene en contacto con el Gobierno chino, que, según Wuttke, “verdaderamente está intentando garantizar que las cadenas de suministro se mantengan estables”.

Entre otras medidas, las autoridades ampliaron los márgenes de subida del precio de la luz generada con carbón -material que escasea y con el que se genera el 70 % de la electricidad consumida en el país- y directamente los eliminaron para las compañías que consumen más energía.

 

Transición verde

Los problemas energéticos que están afectado a la producción de metales en China, sobre todo en el centro hidroeléctrico de Yunnan, golpeado por la sequía, no disuadirá a la industria de hacer la transición a la energía limpia, dijo a Reuters el director de la asociación de metales no ferrosos del país.

Varias regiones de China, el principal consumidor de metales del mundo, han impuesto restricciones al uso de la electricidad por parte de industrias intensivas en energía, como las fundiciones de aluminio, y el gobierno ha pedido una producción adicional de carbón para ayudar a cubrir el déficit.

Las compañías de metales chinas que están logrando ganancias extraordinarias gracias a los altos precios de los metales este año han aumentado la inversión en áreas como el ahorro de energía y la reducción de emisiones, así como la protección ambiental, agregó Ge, quien se unió a la CNIA a fines de 2019.

Si bien son una bendición para los productores, los altos precios de los metales han lastrado al sector manufacturero chino con costos gigantescos, lo que ha llevado al organismo de reservas estatales del país a vender existencias de cobre, zinc y aluminio por primera vez en más de una década para impulsar el suministro al mercado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *