Suecia: inauguraron el centro cultural Sara Kulturhus, uno de los edificios de madera más altos del mundo

Oskar Norelius, arquitecto del reciente inaugurado edificio de madera Sara kulturhus, en la ciudad de Skellefteå, está muy entusiasmado. “Tuve la carrera hacia el edificio más alto y ahora se tiene la carrera por el edificio más sostenible del mundo”, dice. “Supongo que Sara kulturhus es una prueba de que esta es una de las pocas carreras en el mundo en este momento que va en la dirección correcta”.

 

Fuente: con información de RFI  y Treehugger

 

SUECIA (13/9/2021).- En la ciudad de Skellefteå, en el norte de Suecia, esta semana se ha inaugurado una torre de 20 plantas que alcanza los 80 metros de altura. Se trata de un edificio excepcional: un nuevo centro cultural Sara Kulturhus, coronado por un hotel, de 80 metros de altura y 20 plantas. Para una torre totalmente de madera, esto es una novedad mundial..

El edificio alberga seis escenarios teatrales, la biblioteca de la ciudad, dos galerías de arte, un centro de conferencias, restaurantes y un hotel con 205 habitaciones, que ofrece vistas espectaculares de Skellefteå, una ciudad pequeña pero próspera en el norte de Suecia.

“En 2015, cuando propusimos un edificio totalmente de madera, la gente pensó que estábamos locos”, dice Oskar Norelius, uno de los arquitectos. “Lo más difícil es demostrar que lo que funciona en teoría también funciona en la práctica, porque nunca se había hecho antes”, explica.

La madera, cortada de los bosques circundantes, está por todas partes. En la estructura de la propia torre, que puede verse a kilómetros de distancia; en el auditorio de 1.200 plazas, la biblioteca, las salas de exposiciones, incluso en los huecos de los ascensores.

El edificio es una empresa espectacular tanto por su adhesión a los principios de sostenibilidad como por su belleza y gran escala. El gigantesco vestíbulo de Sara kulturhus puede ser un glorioso palacio de luz brillante, todos colosales obeliscos de madera y escarpados acantilados de cristal, pero también es completamente práctico y sostenible.

Según Norelius, la madera es el edificio. “Tenemos una estructura que es madera, un material noble que todos queremos en nuestros espacios interiores”, dice el arquitecto. “A menudo usamos paneles costosos en edificios de concreto convencionales para obtener esa sensación cálida de madera, por lo que pensamos en exponer la madera y Olvídese del hormigón. De hecho, nos deshicimos de muchos de los materiales de construcción adicionales que normalmente necesita en un edificio de este tamaño, por lo que tiene un edificio mucho más sostenible y sin residuos “.

Además, cuando exponemos madera maciza como esta, en realidad funciona junto con el clima interior para que pueda absorber y liberar la humedad del aire ”, dice Norelius. “Debido a esto, los edificios de madera a menudo tienen un mejor clima interior que los edificios de hormigón”.

El hormigón es el material fabricado por el hombre más utilizado y sólo es superado por el agua como el recurso más consumido del planeta.

El cemento, el componente clave del hormigón, representa aproximadamente el 8% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del mundo, según el grupo de expertos del Reino Unido, Chatham House.

“Es un edificio del siglo XXI”

En las plantas superiores, las habitaciones del hotel son módulos prefabricados de madera que se montaron con grúa en pocas horas. Se puede ver y tocar las sencillas placas metálicas unidas por tornillos.

Es bastante desconcertante, pero para Oskar Norelius forma parte de la experiencia. “Es un edificio del siglo XXI, y esa es una de las razones para venir aquí y ver que se mantiene en pie, que no se mueve. Otra ventaja de los edificios de madera, y no la menor, es que pueden fijar el carbono de la atmósfera durante mucho tiempo”, añade.

Therese Kreisel, jefa de planificación urbana de Skellefteå, sostiene que Sara kulturhus se ha construido a partir de 12.200 metros cúbicos de madera de árboles talados en un radio de 60 km de Skellefteå.

“Estos árboles contienen grandes cantidades de dióxido de carbono que se almacena en la madera hasta que se pudre o se quema; esto hace que este edificio sea muy inteligente para el clima”, explica Kreisel. “La cantidad de dióxido de carbono almacenado equivale a aproximadamente 13.500 vuelos desde Estocolmo a Nueva York”.

Todos los árboles utilizados en Sara kulturhus fueron reemplazados en el bosque por árboles jóvenes.

El centro cultural, que ocupa los cuatro niveles inferiores del edificio, está construido con columnas y vigas de madera laminada encolada y, gracias a la planificación innovadora de los arquitectos, sin el uso de hormigón – la construcción en madera abrevió el tiempo de construcción en aproximadamente un 60% y mejoró significativamente el impacto de CO2 del edificio.

Pero no es solo el centro cultural construido con materiales sostenibles. El hotel que ocupa la torre de gran altura de 16 niveles cuenta con módulos de habitación prefabricados hechos de madera maciza laminada cruzada (CLT) que se apilan entre dos núcleos de ascensor, también hechos de CLT.

En el majestuoso vestíbulo, vigas de 22 metros de largo abarcan todo el espacio sin necesidad de columnas de soporte. Los puntales de madera colocados perpendiculares a las vigas están reforzados por una red de cerchas de acero.

Las paredes retráctiles permiten ampliar o dividir las salas para adaptarse a diferentes funciones, desde pequeños espectáculos y exposiciones hasta grandes conferencias. La fachada acristalada deja entrever el interior de los transeúntes, mientras que una mampara de listones de madera y aluminio dorado ofrecerá sombra del sol. El vidrio enfundará toda la casa.

“Queremos atraer visitantes no solo para las exposiciones, espectáculos y conciertos, sino también para presenciar el trabajo detrás de escena”, manifestó Robert Schmitz, socio de Oskar Norelius en White Architects. “La gente que pase por Sara kulturhus podrá ver, desde la calle, cómo se está montando una nueva exposición o cómo avanza una escenografía compleja. La clave de este edificio es la accesibilidad. Queremos que la gente se sienta implicada en todo. Y en el invierno, la luz del edificio se derramará a través de la fachada de vidrio hacia las calles circundantes, haciendo que toda la zona sea más luminosa y segura “.

Los edificios son climáticamente neutrales o climáticamente positivos, lo que significa que no contribuyen a las emisiones negativas de gases de efecto invernadero durante su ciclo de vida, e incluso pueden capturar dióxido de carbono. Las nuevas construcciones se llevan a cabo en gran medida utilizando madera y materiales de origen biológico o utilizando materias primas recicladas con una huella de carbono baja.

White Architekter concluye en que “todos en la industria deberían estar haciendo esto. En un futuro positivo para el clima, la industria de la construcción considera que la perspectiva del ciclo de vida a largo plazo y las inversiones en calidad, sostenibilidad y arquitectura atemporal son una cuestión de rutina para ser económicamente rentable”.

Y el momento de comenzar a construir ese futuro positivo para el clima es ahora.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *