Misiones | Teresa Muñoz, la guardiana de la reserva “Yvytu” en el Corredor Biológico Urugua-í Foerster

Oriunda de San Carlos de Bariloche, esta mujer de 67 años y agende de conservación nacional nacional jubilada, hace 14 años logró cumplir su sueño al convertirse en la propietaria de la Reserva Natural “Yvytu”,  ubicada en el corazón del Corredor Biológico Urugua-í Foester, vecina al Parque Provincial Segismundo Welcz y otras reservas privadas. Disfruta la vida en armonía con la naturaleza, creando un espacio para la investigación, educación ambiental, senderismo, monitoreo de grandes felinos, observación de aves y safaris fotográficos.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

Foto de portada: Programa “Testimonios”

 

MISIONES (11/9/2021).- Teresa Muñoz, oriunda de San Carlos de Bariloche, tiene 67 años y fue agente de conservación nacional en áreas naturales protegidas, una “guardaparque de vocación”. Hace 14 años logró cumplir su sueño al convertirse en la propietaria de la Reserva Natural “Yvytu”,  ubicada dentro del Corredor Biológico Urugua-í Foester.

La mujer llegó a Misiones hace 20 años, con un traslado desde el Parque Nacional Nahuel Huapi al Parque Nacional Iguazú. “En el 2020 me jubilé de las guardias, todavía resido en Puerto Iguazú pero la mayor parte de mi tiempo lo paso realizando tareas varias en Yvytu, ya que cada tanto, y dado la falta de promoción actual por la pandemia, recibo algunos huéspedes. En su mayoría los visitantes son observadores de aves y naturalistas”, relata Teresa en la entrevista con ArgentinaForestal.com.

Fue agente de conservación en la Administración de Parques Nacionales durante 32 años, ahora de jubilada sigue cumpliendo esa función, es guardiana de su propia Reserva que tiene un alto valor ambiental, formando parte de estado de conservación del Corredor biológico que une los parques Urugua-í, Horacio Foester y Segismundo Welcz.

Teresa Muñoz y su familia, en la RN Privada “Yvytu”.

Si bien desde sus inicios decidió de manera voluntaria destinar la propiedad de 31 hectáreas a la conservación y uso sustentable de la biodiversidad y los recursos naturales, tiempo después inició las gestiones para que la Reserva Natural “Yvytu” fuera declarada área protegida privada (APP) ante el Ministerio de Ecología de la provincia, hecho que se concretó en septiembre de 2016 por Decreto Nº 1185.

El nombre “Yvytu” proviene de la lengua Mbya Guaraní y significa “El aliento de la tierra (viento)”. Teresa decidió bautizar con ese nombre a la propiedad  porque llegó a la provincia del norte del país escapando del viento patagónico del sur argentino.

“Me encontré con una suave brisa en la selva misionera. Esto me maravillaba, que no fuera permanente”. Y también hay un motivo especial para este nombre, porque alguien muy querido le dedicó un poema que tituló “Viento”.

La reserva está ubicada en la Ruta Nacional 101 de la localidad de Andresito, está rodeada de los  tres parques provinciales mencionados y tres reservas privadas (San Sebastián de la Selva, Karadya y San José), asegurando de esta manera la protección de una de las ecorregiones de Argentina como es la Selva paranaense.

Corredor Biológico Urugua-i Foerster, en Andresito, Misiones

Además, destaca que se encuentra entre dos pasafaunas: el Ecoducto de la 101 y el subfluvial por el Arroyo Tateto. “Ambientalmente, mi reserva forma parte de la ecorregión Selva Paranaense y conserva flora y fauna nativa, la cual se acrecentó en los últimos años. Cabe destacar también los servicios ambientales que presta el área al estar totalmente recuperada sobre todo como reservorio de dióxido de carbono”, detalló con orgullo Teresa.

Yvytu es un espacio para la recreación, investigación, educación ambiental, senderismo, monitoreo de grandes felinos, observación de aves y safaris fotográficos. También un lugar para estar en familia y disfrutar del contacto con la naturaleza.

 Reserva Natural Privada “Yvytu”, en Andresito, Misiones

 

Vocación, compromiso y recursos para la conservación

Conservar una propiedad de alto valor ambiental implica un gran trabajo cotidiano de protección y mantenimiento de un área natural. Teresa sostiene la reserva natural  Yvytu gracias a un subsidio otorgado por el Fondo Nacional para el Enriquecimiento del Bosque Nativo, Ley Nacional Nº 26.331.

“Este fondo es destinado al pago de los servicios de control y vigilancia, mantenimiento, compra de herramientas, construcción del pabellón de sanitarios para el público, etcétera. Además, contamos con un programa de restauración para el enriquecimiento del bosque nativo, ya que la propiedad había sido anteriormente degradada, dado que el antiguo propietario realizaba actividades agrícolas-ganaderas y plantación de exóticas”, explicó la conservacionista.

Al lugar van llegando personas que buscan un destino de turismo responsable, ecológico, de observación de aves y flora, fotografía de paisajes naturales, senderismo, eventos holísticos y astroturismo.

Por el momento, Teresa cuenta en la reserva Yvytu con dos cabañas construidas por medio del subsidio nacional, donde se reciben amigos y visitantes. También dispone de un quincho con cocina a leña y asador.

El amor que Teresa transmite por “Yvytu” emociona. “Es un lugar mágico donde la naturaleza transformó un área devastada en un paraíso. Es un remanso de paz y disfrute para las generaciones presentes y futuras”, describe Teresa.

Y agrega: “Para mí, la reserva es cumplir con el sueño de que sea un modelo a seguir promoviendo el desarrollo de otras actividades productivas como la producción de miel de monte nativo, producción en vivero de plantas ornamentales, aromáticas y medicinales.Y es sentirme orgullosa de autoconstituirme “guardiana” del lugar, de manera que todo el que llegue lo quiera y lo cuide como yo”, expresó en la entrevista.

Parque Welcz, una nueva etapa para la restauración

La noticia respecto al desalojo judicial para avanzar en el proceso de posesión definitiva del Ministerio de Ecología de Misiones del Parque Provincial Segismundo Welcz fue de una gran alegría para todos los propietarios del corredor biológico en Andresito.

“Fue un día memorable. Lograr el desalojo de los intrusos parecía que sería inalcanzable así que en la zona fue una verdadera jornada de festejo, alegría y agradecimiento por el accionar de los responsables del Ministerio de Ecología y autoridades que entendían de la importancia de conservar y restaurar ese pedacito de la selva misionera que es el Parque Welcz, penosamente devastado en estos años, lo cual impedía cumplir con el propósito del  corredor que es asegurar la conectividad con las otras áreas naturales”, recalcó la propietaria de Yvyty.

Por otra parte, resumió entre las principales amenazas para la Selva Misionera vigentes son fundamentalmente la caza furtiva, la tala de árboles nativos y ahora se suma el peligro de incendios a causa de la sequía, vinculado a los efectos del Cambio Climático.

Valor histórico y ambiental. El documental “Un Corredor para la Vida”, de Conservación Argentina y Fundación Vida Silvestre Argentina (Año 2008).

Leer másLa recuperación del Parque Provincial Segismundo Welzc marcará una nueva etapa de fortalecimiento para la conectividad del Corredor Biológico Urugua-í Foerster

 

En la zona se vive en la actualidad una situación general de inseguridad, principalmente por los largos períodos de sequía, por la presencia de furtivos y el gran problema actual que es la súper población de carpinchos que ocasionan perjuicios a los productores locales y los proyectos de restauración de la selva de las reservas privadas, relató Teresa.

Para estudiar esta situación de población de carpinchos se está organizando una reunión con guardaparques, propietarios y colonos para tratar la problemática con el ministro de Ecología, Mario Vialey.

Pero para la guardaparque, lo más alarmante es ver como se está afectando de forma dramática las fuentes de agua. “El gran desafío es concientizar a toda la población de que el pasado, el presente y el futuro de Misiones están ligado a su selva y su adecuado uso  sustentable sin lugar a dudas redundará en el beneficio perdurable de las generaciones que habiten este suelo. Para ello se debería promover con urgencia la educación ambiental en las escuelas y organizaciones”, planteó como una medida prioritaria de corto plazo.

La restauración del corredor biológico

Las expectativas de restauración del bosque nativo en el corredor biológico fueron altamente superadas al observar maravillada que los proyectos iniciales de restauración para su posterior conservación de la Reserva Yvytu aseguraba la funcionalidad de las áreas protegidas y su aprovechamiento como zona de amortiguamiento entre los parques provinciales mencionados (Urugua-i, Foerster y Welcz).

“Creo que mi amor por la naturaleza surgió  desde temprana edad cuando a los seis años tuve el privilegio de vivir en la Isla Victoria en medio del lago Nahuel Huapi, ya que mi padre también fue empleado de Parques Nacionales. Allí disfrutamos, junto a mis cuatro hermanos, de esos bellos paisajes con sus montañas, bosques y lagos. A veces teníamos la suerte de ver a través de la ventana de nuestra cabaña de troncos el paso de los ciervos. Años más tarde fuimos a vivir a Córdoba donde fue lindo disfrutar también de su apacible naturaleza”, recordó.

Pero hace 20 años llegó a la tierra colorada y su impacto fue más que positivo: “Me maravillé con las Cataratas del Iguazú, pero luego al recorrer la selva misionera por algunos de sus senderos, pude sentir que si bien no la veía, había mucha vida ahí adentro. Una experiencia religiosa en la tierra sin mal”, expresó Teresa respecto a su conexión profunda con la naturaleza.

En el 2007 logró adquirir la propiedad en el corredor biológico y comenzó sola -con mucho esfuerzo- con las tareas de restauración ecológica. “Hoy con asombro y alegría puedo observar el restablecimiento de la flora original y la presencia de la fauna autóctona”, valora la conservacionista.

Finalmente, reflexionó respecto a la región de Selva Paranaense o Selva Misionera que, a diferencia de otras ecorregiones de la Argentina que comparten dos o más provincias, la biodiversidad que alberga solo se encuentra en Misiones. Esto conlleva una gran responsabilidad para cada uno de los habitantes y muy especialmente del Estado: resguardar un patrimonio natural de importancia para la Argentina, para la región y para el mundo”, dijo Teresa.

 

“La selva misionera no solo alberga la mayor biodiversidad de Argentina (aun no conocida en su totalidad y con un potencial económico insospechado), sino que además es el soporte de actividades económicas principales como el turismo, producción de alimentos a diversa escala y para  servicios clave  para muchas localidades de Misiones, como el agua para consumo humano y otros que son aprovechados por comunidades rurales. Además, es un patrimonio cultural, ya que es el último resguardo de la cultura guaraní”, concluyó en su mensaje la guardiana de Yvytu, Teresa Muñoz.

 

Leer más: Karadya Birding Lodge y bio-reserva, el lugar para los apasionados de la naturaleza, la investigación y observación de aves en pleno Corredor Biológico Urugua-í Foerster

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *