Día Mundial del Ambiente: Un tiempo límite hacia el desarrollo sostenible y la restauración forestal

Por Jaime Ledesma, presidente del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (*)

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi

 

MISIONES (5/6/2021).- El 5 de junio se instituyó el día mundial del Medio Ambiente, con el objetivo de contribuir a crear conciencia acerca de la necesidad de proteger y mejorar el ambiente en que habitamos, rememorando la apertura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en Estocolmo, Suecia, en el año 1972, hace 49 años, donde se aprobó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA.

Esta fecha se conmemora desde 1974, siendo el mayor evento anual de las Naciones Unidas para abogar por la acción ambiental y la necesidad de proteger nuestro planeta. Se ha convertido en una plataforma mundial para la divulgación pública sobre el medio ambiente en más de 100 países.

El mensaje de Juan Domingo Perón a los pueblos y gobiernos

El Mensaje Ambiental a los Pueblos y Gobiernos del Mundo del ex Presidente Argentino Juan Domingo Perón, fue el 21 de febrero de 1972. Y en la actualidad, va cobrando mucha vigencia, por su legado en materia ambiental, y por su advertencia, hace casi 50 años, sobre el rol de los gobiernos y la conciencia que debían asumir los Pueblos en pos un ambiente saludable y amigable con la naturaleza para garantizar su bienestar y desarrollo:

“Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobre estimación de la tecnología, y de la necesidad de invertir de inmediato la dirección de esa marcha, a través de una acción mancomunada internacional. …”

“La concientización debe originarse en los hombres de ciencia, pero sólo puede transformarse en la acción necesaria a través de los dirigentes políticos…”

“El ser humano ya no puede ser concebido independientemente del medio ambiente que el mismo ha creado. …”

La concientización que se viene haciendo recurrentemente desde los ámbitos académicos-científicos y técnicos-profesionales se debe plasmar en este decenio en verdaderas tomas de decisiones políticas con acciones concretas, desde lo económico a nivel global y regional.

 

 

Encíclica Laudato Sí

En la encíclica LAUDATO SÍ del Papa Francisco, claramente se menciona que: “Se necesitan los talentos y la implicación de todos”; y a su vez se solicita “cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y consumo y las estructuras de poder”.

Este decenio, que arranca este 2021, se da la gran oportunidad política para tomar medidas audaces, con el involucramientos de los distintos gobiernos, para revertir esta crisis planetaria, con incidencia regional, a nivel social, económico y ambiental.

Decenio (2021-2031) de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas

“En 2021, debemos tomar medidas audaces para pasar de la crisis a la curación y, al hacerlo, debemos reconocer que la restauración de la naturaleza es imperativa para la supervivencia de nuestro planeta y la humanidad”, expresó Inger Andersen, directora Ejecutiva Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Es urgente restaurar los ecosistemas de nuestro planeta, pues los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra, de ellos depende directamente la salud planetaria y de su población.

El Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas tiene por objetivo prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todos los continentes y océanos; así, se puede ayudar a erradicar la pobreza, combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva. Su éxito dependerá de la colaboración y el compromiso de todos.

El Día Mundial del Medio Ambiente 2021, es organizado por el Gobierno de Pakistán, en asociación con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), centrando el tema en la “restauración de los ecosistemas” y en la urgencia de hacer las paces con la naturaleza, un Plan con base Científica para hacer frente a las emergencias del clima, la biodiversidad y la contaminación elaborado por el PNUMA.

 

Programa de Restauración de Pakistán

El Gobierno de Pakistán, hace uno de losesfuerzos de forestación más ambiciosos del mundo, planea expandir y restaurar los bosques del país mediante la plantación de 10.000 millones de árboles a lo largo de 5 años.

La campaña incluye la restauración de manglares y bosques, así como la plantación de árboles en entornos urbanos, incluidas escuelas, universidades, parques públicos y cinturones verdes. A su vez ha lanzado un Fondo de Restauración de Ecosistemas para apoyar soluciones basadas en la naturaleza para el cambio climático y facilitar la transición hacia iniciativas ambientalmente resilientes y ecológicamente focalizadas sobre forestación y conservación de la biodiversidad; con lo que se ha comprometido en desempeñar un papel de liderazgo para abordar el problema del cambio climático y la iniciativa de restauración de ecosistemas forestales.
Inicio del decenio con metas al 2030.

Este 5 de junio se dará el inicio a nivel global del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas. El Decenio 2021 a 2030 es una verdadera inflexión, es un tiempo límite para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es la línea de tiempo que los científicos han identificado como crítica para evitar los peores impactos del cambio climático.

 

Los Incentivos e Inversiones Financieras

Es imperativo implementar incentivos e inversiones financieras para cambiar la forma en que se explotan las tierras y los océanos, para la investigación y la educación, y para inspirar un movimiento de personas, empresas y gobiernos mediante la celebración de historias de éxito.

Las inversiones financieras anuales en “soluciones basadas en la naturaleza”, según lo informado por la ONU deben triplicarse para 2030 y cuadruplicarse para 2050 para poder hacer frente a la crisis climática, en donde los países desarrollados deben comprometerse de manera efectiva, se necesita mucho de la cooperación internacional y de solidaridad eco-ambiental.

La gestión para la conservación y restauración de los bosques requerirían unos 203.000 millones de dólares de gasto anual a nivel global.

El PNUMA sostiene que es uno de los principales desafíos para los próximos años es el de aumentar el capital privado para dar soluciones basadas en la naturaleza y así asegurar un crecimiento económico sostenible para este siglo.

Las 10 Acciones en la Estrategia del Decenio de la Restauración de los Ecosistemas

En otros artículos de esta columna ya hemos descriptas estas acciones que la Comunidad Científica, considera que los próximos diez (10) años serán cruciales en la lucha para evitar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, en el marco de la Estratégica del Decenio del PNUD, las que se transcriben a continuación:

1. Impulsar un movimiento mundial

“El Decenio de la ONU tiene como objetivo detener y revertir la destrucción y degradación de miles de millones de hectáreas de ecosistemas. Es una tarea abrumadora, que se complica aún más por la diversidad de ecosistemas y las amenazas a las que se enfrentan: desde frondosos bosques afectados por incendios forestales hasta suelos agrícolas tan erosionados que sólo pueden ofrecer unos pocos años más de cosechas. Ninguna entidad por sí sola puede asumir esta labor. Por tanto, el Decenio conectará y potenciará las acciones de muchos actores. Los grupos y las personas pueden informarse sobre las oportunidades de restauración en su área, unirse a iniciativas que ya están en marcha o iniciar la suya propia.”

2. Invertir en restauración

“La restauración requiere recursos. Las organizaciones que impulsan actividades sobre el terreno a menudo carecen de fondos suficientes y enfrentan inseguridad financiera. Si bien los beneficios de la restauración superan con creces los costos, ésta solo puede suceder con financiamiento a largo plazo. Los gobiernos, los organismos internacionales de créditos, las agencias de desarrollo, el sector privado y las personas deberán incrementar su apoyo.”

3. Establecer los incentivos adecuados

“A largo plazo, los ecosistemas sanos pueden producir cosechas más abundantes, ingresos más seguros y un medio ambiente más saludable. Pero cuidar la naturaleza también puede significar renunciar a algunos de los beneficios económicos de las prácticas menos sostenibles. Hay formas de cambiar esto incentivando las actividades de restauración y reduciendo los subsidios que financian prácticas nocivas, por ejemplo, en las industrias agrícola y pesquera.”

 

4. Celebrar el liderazgo

“En los últimos años, hemos sido testigos de un gran impulso a la restauración. Las campañas para plantar billones de árboles han atraído a muchas comunidades. En el marco del Desafío de Bonn, más de 60 países se han comprometido a devolver la vida a 350 millones de hectáreas de paisajes forestales. Durante generaciones, comunidades como los pueblos indígenas han actuado como defensores de sus ecosistemas. La Década de la ONU celebrará este liderazgo y animará a otros a dar un paso al frente.”

5. Cambiar comportamientos

“La deforestación, el agotamiento de las poblaciones de peces y la degradación de los suelos agrícolas son causados por los actuales patrones de consumo. El Decenio de las Naciones Unidas trabajará con todos los actores involucrados para identificar y fomentar un estilo de consumo que favorezca la restauración. Esto puede incluir desde cambios en las dietas hasta promover productos basados en la restauración.”

6. Invertir en investigación

“La restauración es compleja. Las prácticas que funcionan en un ecosistema pueden tener impactos adversos en otro. A medida que cambia el clima, surgen nuevas incertidumbres. Volver a un estado anterior puede no ser deseable si el aumento de las temperaturas o el cambio en los patrones de lluvia exigen plantas y cultivos más resistentes. La comprensión científica de cómo restaurar y adaptar los ecosistemas aún se está desarrollando. Se necesitan inversiones considerables para identificar las mejores prácticas de restauración de nuestro planeta, una parcela a la vez.”

7. Desarrollar capacidades

“Ya están en marcha miles de iniciativas de conservación y restauración, y su visión, experiencia y dedicación impulsarán este Decenio. Sin embargo, los profesionales a menudo enfrentan barreras que les impiden llevar sus proyectos a escala y otros sectores clave, como el de las finanzas, requieren más datos y conocimientos para tomar decisiones informadas. La estrategia del Decenio busca fortalecer la capacidad de los grupos marginados que más perderán con la destrucción de los ecosistemas, como los pueblos indígenas, las mujeres y los jóvenes, para que tomen un papel activo en la restauración.”

8. Crear una cultura de restauración

“El poder de devolver la vida a nuestros ecosistemas no reside únicamente en los gobiernos, los expertos y los profesionales. Sanar el planeta es un desafío cultural. La estrategia del Decenio llama a artistas, reporteros, productores y músicos a unirse a la #GeneraciónRestauración.”

9. Levantar la próxima generación

“Los jóvenes y las generaciones futuras son los más afectados por la rápida destrucción actual de los ecosistemas, también serán los que más se beneficien de una economía de restauración. La estrategia del Decenio vincula el bienestar de la juventud y los objetivos de la restauración. La educación en este tema convertirá a los niños de hoy en embajadores de los ecosistemas y proporcionará habilidades para trabajos sostenibles.”

10. Escuchar y aprender

“El camino por recorrer es largo y hay mucho que hacer, es hora de acelerar la marcha.”

Como profesionales de las ciencias forestales no podemos estar ausentes en estas estrategias y procesos, debemos asumir un protagonismo pleno, además de bregar por asegurar y garantizar la restauración de los ecosistemas forestales de la región.

La restauración -según la FAO- tiene como objeto  devolver un bosque degradado a su estado original, restableciendo la capacidad de las tierras forestales degradadas.

Rehabilitación Forestal

La rehabilitación forestal es a efectos de restablecer la estructura, la productividad, los servicios ecosistémicos y la biodiversidad del bosque, que en teoría estaban presentes originariamente en un lugar, pero no necesariamente de todas  las especies de plantas y animales, que se considera que en un principio estaban presentes en área. Su finalidad es fortalecer la resiliencia de los paisajes forestales y, por lo tanto, mantener abiertas las futuras opciones de ordenación y gestión territorial.

La Restauración del Paisaje Forestal

Un concepto emergente es “la restauración del paisaje forestal”, que consiste en un enfoque de la restauración forestal, en el que participan las partes interesadas de todos los tipos de usos de la tierra que están afectados, y en el que se adoptan procesos participativos para la toma de decisiones, que garantiza una gobernanza forestal.

Es un enfoque encaminado a gestionar las interacciones dinámicas, a menudo complejas entre las personas, los recursos naturales y los tipos de aprovechamiento de la tierra que componen un territorio. Utiliza enfoques colaborativos para armonizar las numerosas decisiones sobre usos de la tierra, con los objetivos de restablecer la integridad ecológica y fomentar el desarrollo de las comunidades locales que tratan de incrementar y mantener los beneficios que obtienen de la gestión de su tierra.

“Gobernanza: son las interacciones entre las estructuras, procesos y tradiciones que determina como se ejercita el poder, como se toman las decisiones sobre asuntos que preocupan a la gente, y como los ciudadanos y otros interesados directos pueden expresarse“.

“Resiliencia: es la capacidad de los sistemas naturales o sociales para recuperarse o soportar los efectos derivados de una perturbación. La mayor resiliencia va de: capacidad de adaptación, sustentabilidad, conectividad y diversidad y la menor vulnerabilidad se da en sentido contrario”.
Restablecer la productividad y los servicios ecosistémicos

Restablecer la productividad y los servicios ecosistémicos implica necesariamente conocer las dinámicas particulares del ecosistema forestal, desde lo silvícola y ecosistémico, es aquí donde las ciencias forestales juegan el rol clave, pues deben hacer los aporte técnico-científicos para que podamos ordenar los bosques desde una perspectiva social, territorial, eco-ambiental y económica.

El Bosque Atlántico Trinacional

La Red Map-biomas, en la presentación de su plataforma abierta de datos sobre uso y cobertura del suelo en el Bosque Atlántico Trinacional, el 15 de abril, definió que el bioma del bosque atlántico tuvo una disminución territorial de 27.140 km2entre 2009 y 2019(año 2019: 527.492 km2).

En Argentina, la pérdida territorial del Bosque Atlántico fue de aproximadamente 2.106 km2(año 2019: 17.107 km2).

“La vegetación nativa cubre ahora apenas el 37% del área del bioma del Bosque Atlántico y tiene un alto índice de vegetación secundaria y muchas áreas fragmentadas, destacando la urgencia e importancia de la conservación y restauración del bioma.”(Argentina Forestal – MapBiomas: Expertos de Argentina, Brasil y Paraguay presentaron un análisis histórico de los últimos 20 años de uso y cobertura del suelo en el Bosque Atlántico – 17/abril/2021).

Implementar programas a escala provincial

“Es prioritario desarrollar un amplio y participativo Programa de Restauración a escala provincial, basado en la Ciencia de la Conservación e implementado sobre la base de las Ciencias Forestales” Ing. Ftal. Juan Pablo Cinto (ex presidente del COIFORM, Consultor Forestal y Docente de la FCF-UNaM).

Cabe reseñar algunas reflexiones del colega profesional, en el marco de los festejos del día del ingeniero/a forestal en el 2020, con respecto a la Restauración Forestal a escala Provincial:

  • ·         “La degradación junto con la deforestación, afectan no solo a la naturaleza de Misiones, política y socialmente valorada por aquellas declaraciones, sino a la cultura de las comunidades que habitan la Selva Misionera y que hacen parte de su identidad e historia”.
  • ·         “Habiendo sido declarada por Ley del Congreso, Capital Nacional de la Biodiversidad y, por votación pública, a la Selva Misionera como una de las Siete Maravillas Naturales de la Argentina, mantener e incrementar sus valores adquiere el nivel de objetivo de política pública, el que debe integrarse a los compromisos de país en materia de Cambio Climático y de Objetivos de Desarrollo Sostenible»
  • “La Restauración Forestal, lejos de ser una acción técnica aislada, resulta un componente fundamental de la conservación y del uso sustentable de nuestros bosques, que permita lograr una sostenida generación de bienes y servicios, afectados por los diferentes impulsores de degradación”
  • “Los paisajes de conservación y los productivos, bosques protectores, fajas ecológicas, áreas de amortiguamiento, corredores naturales y culturales, son algunos de los espacios territoriales sobre los que debe iniciarse procesos restaurativos, en el contexto de una creciente valoración de los servicios ecosistémicos y el desarrollo de acciones para revertir los efectos del cambio climático”.

Ahora “todos” podemos restaurar la Selva Misionera con la guía de Aves Argentinas y el Programa Bosque Atlántico

LA GUÍA PARA RESTAURAR A PEQUEÑA ESCALA LA SELVA MISIONERA

“Recuperar la selva y su funcionalidad puede parecer algo complejo y casi imposible, pero podemos generar cambios profundos y facilitar que la naturaleza degradada pueda enriquecerse”, señala Andrés Bosso, coordinador del Programa NEA de Aves Argentinas.

“La Guía para Restaurar a Pequeña Escala la Selva Misionera”, es una buena iniciativa, es una buena contribución a los Objetivos de la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030 – Restauración y Desarrollo Sostenible, es una contribución de Aves Argentina y BirdLife Internacional, en el marco del Proyecto Bosque Atlántico – Programa NEA,que en sus80 páginas, reúne un muy buen contenido técnico-metodológico y práctico.

El libro contiene: 1) Una Introducción sobre Sucesión Ecológica y la Degradación de la Selva;  2) Los Pasos a considerar en la Preparación de un Proyecto de Restauración y Aspectos Técnicos para Implementar Acciones de Restauración; y 3)Los Anexoscon: I) La Lista de Especies Nativas del Bosque Atlántico según categoría Sucesional y II) La Importancia de los Bosques Protectores y Fajas Ecológicas para los Procesos de Restauración y su protección en la Legislación de Misiones.

Según sus autores:

“La Guía para restaurar a pequeña escala la selva misionera, fue pensada como un instrumento práctico destinado a servir a un público amplio, con la idea que todos podemos iniciar acciones de restauración a partir de conocer los estados de la selva, los procesos en marcha y los pasos a dar para que los sitios puedan ser restaurados”. Ing. Ftal. Juan Pablo Cinto.

“A sabiendas de la complejidad de la selva misionera, la tarea de restauración puede convertirse en un desafío apasionante. Conocer de frutos y semillas, como también los secretos para despertar la germinación; o comprender la combinación de especies pioneras y tardías para finalmente descubrir la multiplicidad de usos y funciones que nos brinda esta maravillosa catedral de la biodiversidad argentina es sin dudas algo que despierta pasiones”Ing. Agr. Gustavo Marino.

 

Convertir la restauración en una empresa

Nuestra región está definida por un complejo y diverso mosaico territorial rural, destacándose el fuertemente el Paisaje Agro-Forestal, es justamente, en este diverso mosaico territorial y de paisajes donde se deben conciliar los intereses productivos con la protección del ecosistema paranaense, lo que es un permanente desafío en materia de gestión pública y para garantizar el desarrollo rural sostenible provincial y regional..

Una de las claves para garantizar el desarrollo sostenible regional pasa por la Restauración de Ecosistemas Forestales.

Es imprescindible que entendamos y dimensionemos que nuestra salud y bienestar depende, en buena medida, de la salud de los ecosistemas; la pandemia del COVID-19 está relacionada con la pérdida de biodiversidad y la alteración de la naturaleza.

Necesitamos restaurar todo lo que se ha degradado y convertir la restauración en una empresa que cree puestos de trabajo, servicios y medios de vida además de restaurar la biodiversidad de nuestros bosques en la región, ese será unos de los grandes desafíos de las ciencias forestales y de la ingeniería forestal en nuestra región.

Para concluir quiero transcribir una reflexión de Martin Lüther King que dice que: “Si supiera que el mundo se acaba mañana yo, hoy, todavía plantaría un árbol”. Siempre se lo escuche decir, una y mil veces, a mi PADRE, Don Audelino Ledesma. Este 5 de junio cumpliría 95 años, pero lamentablemente el 10 de enero pasado nos dejó físicamente. Es como un mensaje de optimismo y de grandes desafíos.

Construyamos un futuro verde, saludable y resiliente con los bosques, porque bosques vivos garantizan pueblos con futuro.

Don Audelino Ledesma, en su jardín en Puerto Rico, junto al último Sarandí de Candelaria plantado a sus más de 90 años :”Si supiera que el mundo se acaba mañana yo, hoy, todavía plantaría un árbol”. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *