Parque Chaqueño: la Palma Caranday como especie alternativa de producción de madera

Para la ingeniera forestal Carmen del Rosario Sosa Pinilla, del Laboratorio de Tecnología de la Madera de la Facultad de Recursos Naturales (Universidad Nacional de Formosa), la palma se presenta como un recurso renovable posible de aprovechamiento sustentable.

FORMOSA (Marzo 2021).- La búsqueda de recursos alternativos y diversificación de la producción con el objetivo de disminuir la presión sobre los recursos naturales, en este caso particular los bosques nativos, han impulsado en las últimas décadas investigaciones orientadas a promover el aprovechamiento de especies no tradicionales y productos no madereros con una visión sustentable y protectora de los ambientes naturales.

La pérdida de bosques nativos en el periodo 2007-2018 se localizó principalmente en la región del Parque Chaqueño, con un 87 % del total nacional. Las provincias más afectadas fueron Santiago del Estero (28%), Salta (21%), Chaco (14 %) y Formosa (13 %), todas ellas por los cambios en el uso del suelo habilitando estas superficies para la producción agrícola y ganadera.

No obstante, el deterioro sistemático de los bosques productivos fue anterior a la situación actual a partir del  aprovechamiento de especies maderables de alto valor como quebracho colorado, algarrobos y lapachos, las cuales no solo han disminuido en existencia, sino que prácticamente no fueron repuestas o manejadas de manera sustentable. La palma Copernicia alba, Moronges conocida vulgarmente como “carandaí”, “palma blanca”, “palma colorada” o “palma negra”. Es un componente de las fisonomías o paisajes dominantes del parque chaqueño húmedo, correspondiente a la sabana con palmeras, que está sometida a la influencia de factores climáticos, topográficos y edáficos; soporta ciclo seco-incendios y ciclo húmedo con lluvias- inundaciones temporarias.

En la provincia de Formosa, esta especie se presenta en la zona Este, estimándose que el 30% del total de hectáreas de esta zona corresponden a formaciones con palma, y el 18 % de las mismas a palmares puros.

Esta zona corresponde a la zona húmeda de mayores precipitaciones, y los palmares se localizan en lugares bajos con presencia de agua y suelos impermeables y en cercanía a cursos de agua, de allí su nombre guaraní Caranday que significa palma de agua.

En la zona centro ó semiárida aparece en depresiones y bañados con menor densidad y en terrenos relativamente altos los ejemplares se encuentran más aislados.También se la encuentra en el borde de los montes considerándola especie colonizadora, de allí la importancia de su acción biológica.

Es así que sus rodales ofrecen distintas facetas, presentándose como masas densas, con alto grado de coetaneidad; masas semidensas más abiertas, disetáneaso ejemplares aislados.

 

Un recurso renovable posible de aprovechamiento sustentable

En general, las grandes extensiones de palmares con sabana son destinadas a la actividad ganadera. La misma es extensiva cuando la pastura es natural, pero cada vez son más frecuentes los pastoreos rotativos con la implantación de pasturas que requieren del laboreo del suelo con el consecuente volteo de las palmas, las cuales en su gran mayoría son desperdiciadas dejándolas amontonadas para su quema o pudrición. Esta situación corresponde a los campos con rodales de masas semidensas, donde la carga animal por hectárea disminuye hasta tres veces con respecto a las extensiones de pastizales.

En las áreas con masas puras o palmares densos la carga animal es muy baja por lo que el productor considera una superficie improductiva para la actividad ganadera.

Sus múltiples usos

El recurso palma ha sido utilizado tradicionalmente en forma artesanal; sus hojas en cestería, los frutos en extracción de aceites esenciales, el cogollo como alimento y el estípite para construcciones rurales. Es amplia su potencialidad pero es necesario el desarrollo de tecnología para que su aprovechamiento pueda ser extensivo y competitivo con respecto a otros similares que ya están o se están posicionados en el mercado.

Esta situación ha generado la elaboración de diversos proyectos de desarrollo en algunos casos integrales o de alguna de partes de la palma caranday con buenos resultados.

La madera de palma

Si bien no corresponde denominar como madera al producto obtenido del estípite de la palma, ya que es una especie monocotiledónea sin crecimiento secundario, las propiedades físicas y mecánicas del leño presentan variabilidad por el tipo de crecimiento y el diferente grado de desarrollo.

La estructura anatómica corresponde a hacecillos fibrovasculares distribuidos en la masa parenquimática, estos son muy lignificados y de porcentaje variable presentando un valor mayor en la región externa disminuyendo gradualmente hacia la zona central, produciendo variación en la densidad.

Los ejemplares jóvenes tienen tiene densidad baja (0,220 gr/cm3) aumentando con la edad y maduración hasta valores de 0,900 gr/ cm3 tornándose la madera dura y pesada. La dureza y densidad aumentan de la parte central hacia la periferia, por lo que es mayormente utilizada sin aserrar en forma de postes, o bien empleando la parte exterior en tejasy balancines.

Estudios técnicos realizados por el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y el gobierno de la provincia de Formosa (2004) concluyeron que tanto las propiedades físicas de la madera de Copernicia alba como el atractivo estético en tablas aserradas hacen de este material una opción interesante para la industria forestal en productos de alto valor como pisos, revestimientos, molduras, perfiles encolados, carpintería interior y muebles o parte de los mismos.

En similitud con el bambú (Bambusa vulgaris) y la Guadua (Guadua angustifolia), la durabilidad de la madera de Copernicia alba se presenta como una limitante debido al contenido elevado de humedad y alto porcentaje de tejido parenquimático rico en sustancias nutritivas excelente fuente de alimento para los organismos destructores de la madera (hongos, bacterias e insectos).

La madera aserrada requiere por lo tanto de tratamiento fitosanitario, y secado. Estos aspectos fueron estudiados aplicando diferentes tecnologías de secado, tratamientos térmicos y preservación con diferentes productos protectores como CCB y compuestos de boro con resultados satisfactorios.Otros productos biológicos innovadores, como soluciones de tanino de quebracho colorado fueron empleados en ensayos realizados por el equipo de investigación en maderas de la Universidad Nacional de Formosa en convenio con la empresa Unitán SAICA,  arrojando resultados alentadores.

Todo esto indica la posibilidad de la utilización del tronco de la palma como sustituto de algunas maderas en diversas aplicaciones imprimiéndoles valor agregado.

Los valores de existencias, de regeneración natural y el potencial que presenta el recurso por sus amplias utilidades hacen de la palma una especie con posibilidades de generar recursos económicos en la zona.

Se puede considerar como propuestas:

  • La implementación de parcelas rotativas y el manejo de los palmares puros o densos aplicando raleos que disminuyan la densidad de plantas por hectáreas. Esto favorecería el uso silvopastoril  con el aprovechamiento de los ejemplares maduros de mejores propiedades en cuanto a producción de madera lo que permitirá cuidar y mantener el recurso en el tiempo.
  • La difusión del empleo de la estípite de la palma como madera considerando sus propiedades físicas su valor estético.
  • El seguimiento y continuidad de los proyectos en el tiempo, son indispensables para obtener resultados aplicables como modelo de aprovechamiento sustentable.

 

 

Este artículo forma parte del espacio mensual de la REDFOR.ar, en ArgentinaForestal.com, que busca divulgar y generar debate sobre la problemática forestal del país. Las opiniones pertenecen a los autores.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *