La comunicación en el sector forestal, desde la mirada de las ingenieras forestales

Análisis y reflexiones de la ingeniera forestal M Sc Amalia Lucila Díaz, docente Investigadora (Jubilada), especialista del Área economía y Administración de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM (Universidad Nacional de Misiones).

 

MISIONES (Agosto 2020).- La comunicación es un rasgo característico de los seres vivos y en todos los niveles de la sociedad. Sin embargo, en la actualidad a pesar de los diferentes canales que ofrece la tecnología para hacer la comunicación efectiva, muchas veces expresamos insatisfacción al respecto.

¿Qué características, resultados, emociones recordamos de una participación donde concluimos que la comunicación fue eficaz? .

Para una respuesta más analítica es pertinente considerar algunos de los diferentes aspectos que conlleva este proceso y que no siempre son conocidos o tenidos en cuenta, como ser: los “Filtros” y la “Escucha Activa”.

Los filtros están “instalados“ en la mente, tanto del emisor como del receptor. Lo que decimos y lo que interpretamos está influido por estos  filtros. Intervienen aquí, nuestro lenguaje verbal y no verbal:- emociones, estados de ánimos, creencias, valores, intereses, expectativas, cultura, estilos, pertenencia a una profesión o un sector, etcétera.

Si se tiene en consideración estos aspectos tan importantes, evitaríamos muchas frustraciones, malentendidos por no obtener las respuestas o resultados en línea con el objetivo y el mensaje que creemos haber transmitido.

Emitir el mensaje y quedarnos con expresiones tales como: “se lo dije” o “le envié un e-mail”, difícilmente se concrete en una comunicación eficaz,  y requiere  además, de una escucha activa.

Oír  no es lo mismo que escuchar. Escuchar involucra además el interpretar y el percibir.

Un conocido referente en coaching ontológico (Rafael Echeverría) plantea que “decimos lo que decimos y los demás escuchan lo que escuchan; decir y escuchar son fenómenos diferentes”.

En la escucha y, en nuestra interpretación, intervienen además de los filtros señalados,  los prejuicios. En el Sector Forestal, también las instituciones y los diferentes actores, en forma recurrente manifestamos: interés- preocupación sobre esta temática, pero en mi opinión nos ocupamos poco o parcialmente.

En este contexto, considero importante generar una reflexión sobre  qué aspectos hay que profundizar y desarrollar para orientarnos en mejorar la comunicación.

Una comunicación para que sea eficaz, debe planificarse: saber qué decir, cómo, cuándo, a quién y  también escuchar lo que quieren decir e interpretan los destinatarios. Por ello, esta comunicación tiene que ser  clara, precisa, concisa, oportuna, interesante, motivadora y generar permanente realimentación.

Además de los aspectos desarrollados brevemente y que no siempre se analizan, quise contrastar y enriquecer con la mirada de ingenieras forestales que actúan en diferentes ámbitos como ser: docencia, investigación trabajo independiente o en empresas privadas o estatales.

Interrogantes planteados y respuestas

La indagación fue: “Me gustaría conocer tu mirada/opinión desde una perspectiva de género sobre la calidad y eficacia de la comunicación entre los diferentes actores del sector forestal y del sector con la comunidad”.

Transcribo parte de los aportes recibidos,  entre los que hay enfoques más particulares según el campo de actuación, hasta otros más sistémicos y estratégicos desde las incumbencias de la profesión.

“La información se ofrece por diferentes medios, a nivel institucional prevalece el uso de e-mails masivos y está demostrado que hay mejor respuesta cuando se hace de manera personalizada. No está muy difundido el uso de redes sociales y en caso de hacerlo no siempre se recurre a expertos para su desarrollo y/o se designan  responsables para su permanente actualización”.

En contexto de pandemia se fortaleció y  mejoró la comunicación mediante el sistema de trabajo en – redes o plataformas virtuales.

“Con la comunidad, la comunicación es deficiente porque falta claridad e inspiración para definir lo que abarca lo forestal, también se torna ineficaz y de mala calidad cuando se opina o se manifiesta una postura o se presenta una situación sobre un eslabón y se atribuye en sí  mismo la representación de todo el Sector Forestal. La comunicación y el acceso a la información es muy difícil para los profesionales que se desarrollan en forma independiente.”

“A nivel interinstitucional la comunicación es discontinua y escasa, y es una deuda con la comunidad. Falta interacción entre los diferentes actores: industrial- productor-usuario-científico y académico”.

“El sector no tiene mirada a largo plazo, a pesar de estar lidiando con organismos de ciclo largo, ni integrado con el ecosistema y la sociedad en su conjunto”.

Se debe ampliar la caja de herramientas (ideas, propuestas, objetivos) con la que se visualiza el sector, incluir a los diferentes actores entre ellos a las comunidades originarias. Para generar un conocimiento integrado, con intercambios de saberes. Esto enriquecerá el diálogo, y los resultados.”

“Cuando existen intereses comunes entre los diferentes actores involucrados en una temática, por ejemplo en relación al bosque nativo: semillas, viveros, restauración, regeneración, etc. la comunicación se da de manera fluida. Una Visión Común de las cosas: mueve- aglutina – suma el interés”.

“Desde los espacios de investigación, gestión y capacitación, la eficacia se mide y observa por los logros obtenidos en el terreno y los beneficios que genera en forma directa e indirecta.”

“La comunicación se puede decir que es un motorcito que mueve de un lado al otro el conocimiento, lo que se aprende, lo que se sabe, y a su vez puede ser constructiva o destructiva, la comunicación motiva o paraliza. La comunicación forestal no escapa a esta realidad.

“La calidad de la comunicación entre actores del sector forestal es de calidad científica en su mayoría de las veces, aunque falta que esta comunicación sea transmitida a la sociedad, generalmente permanece entre los actores forestales por su contenido técnico y su objetivo de transmitir a la sociedad científica un nuevo avance en conocimiento, o algún beneficio económico de quien lo contrata”.

“En general los actores forestales somos muy reservados al momento de comunicarnos con la sociedad, quizás esto se deba a que históricamente el sector forestal tuvo una imagen cuestionada, por la cantidad de superficie de bosques nativos reemplazados por plantaciones forestales, ganadería y cultivos agrícolas”.

“El Cambio Climático se podría comparar con la pandemia que nos afecta y las consecuencias del mismo afecta y afectará nuestras vidas, formas de producción”.

“Desde el sector forestal es importante construir un canal de comunicación con la sociedad, el espíritu que lo motive tiene que ser la protección del medio ambiente para una mejor calidad de vida del ser humano en comunidad, para el presente y para las generaciones futuras”.

“Construir espacios de comunicación en distintos sectores, de cómo podemos contribuir en el cuidado del medio ambiente, adaptado a cada sector, analizar las diferentes actividades que se realizan en un municipio que genera impacto sobre el medio ambiente y como cada uno desde su lugar puede hacer un aporte”.

“Nosotros los forestales, estamos acostumbrados solamente a interactuar con colegas, productores o empresarios forestoindustriales y algunas veces con otros profesionales ligados a la protección de bosques”.

“Los canales de diálogos que abrimos con la comunidad generalmente son en el marco de consultas públicas para alguna certificación de alguna empresa forestal. Nos quedamos con eso. La necesidad es más amplia y es el plus que nos hace dar un paso de lo sustentable a lo sostenible”.

“El concepto de sostenibilidad incluye acciones que van más allá de un estándar, de una norma, de principios, incluye acciones que tienen que ver con valores más humanos, porque es para el bien común y por ser solidarios. Tenemos pendiente en forma conjunta construir un solo mensaje por la salud del medio ambiente para ser transmitido a la sociedad, dejando de lado las diferencias particulares, tenemos que lograr un mensaje común, encontrar el mejor canal para llegar con la información donde las personas se apropien y lo transmitan entre sus pares”.

“El gran desafío es construir una Visión Forestal conjunta y dar un mensaje claro, contundente y coherente a la sociedad.”

“En el sector, se hacen muchísimas cosas positivas: para el medio ambiente, para la diversidad, para el trabajador forestal y eso no se comunica. La comunidad tiene demandas respecto a información y hay un desfasaje entre lo que se comunica y lo que la comunidad quiere escuchar. Tampoco tenemos entre los forestales lineamientos comunes en relación a temas básicos o sensibles como: los fitosanitarios, condiciones de seguridad del trabajador  por ejemplo y que la comunidad espera respuesta, esto es una debilidad muy relevante”.

“En el caso particular de los ingenieros forestales, la comunidad nos conoce más como deforestadores o devastadores de los RRNN,  no comunicamos con claridad a  la comunidad nuestras incumbencias”.

“Incluso dudamos en salir a expresarnos cuando nos atacan en este sentido, porque no tenemos un discurso unificado respecto a un mismo tema”.

“Nuestra comunicación no tiene llegada a la comunidad y muchas veces ni siquiera al sector al que se quiere comunicar. Adecuar nuestro mensajes a la demanda de la comunidad y mejorar/adecuar los canales utilizados.”

Conclusiones finales

A modo de conclusión, los aportes de las profesionales forestales mayoritariamente no incluyeron una perspectiva de género sino una mirada amplia del estado de la comunicación en los diferentes ámbitos donde  se desempeñan y del Sector Forestal como un todo.

Hay coincidencias que estamos lejos de tener una comunicación eficaz particularmente en relación a la comunidad, no se comunican todas  las cosas buenas que se realizan y cuando se hace, muchas veces se utiliza un lenguaje técnico que puede ser interpretado de formas diversas o que no se entiende o no motiva.

Necesitamos mensajes que  se relacionen más  con lo cotidiano de la vida  y los intereses de las personas y con el rol vital y estratégico de los RRNN en relación a la calidad de vida, al bienestar  y cuidado del ambiente.

Generar espacios para intercambiar opiniones y construir una mirada común sobre lo que queremos comunicar- lo mucho de positivo y también  los impactos –  nos daría mayor protagonismo y también fortalecería vínculos intra e interinstitucionales.

Los canales de comunicación utilizados son limitados,  en relación a las diferentes fuentes que utilizan muchos miembros de la comunidad.

Con el aislamiento provocado por la pandemia comenzaron a diversificarse el uso de canales  on line especialmente a nivel institucional y entre  de los diferentes actores del sector.

Esto se torna una oportunidad que debe acompañarse con enfoque de marketing: es decir conocer los intereses y necesidades de nuestros destinatarios/clientes, sabiendo que entre ellos hay diferentes segmentos para los cuales se tienen que seleccionar los mensajes y canales adecuados, con vista a mejores resultados y vínculos duraderos, aquí también debe ser proactivos y estratégicos.

 

 

 

Este artículo forma parte del espacio mensual de la REDFOR.ar, en ArgentinaForestal.com, que busca divulgar y generar debate sobre la problemática forestal del país. Las opiniones pertenecen a los autores. 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *