Misiones debate por la sobreoferta y bajos precios del chip y raleo: “Establecer precios mínimos solo traerán aparejado la retracción de la demanda y un desastre a mediano plazo de los precios”

Dionel Kimmich, gerente general de la empresa de servicios forestales, de la localidad de Montecarlo, participó de la reunión virtual que abrió el debate para el estudio de costos del chip y raleo, en la búsqueda de un consenso en el INFOPRO de establecer un precio de base de los subproductos forestales ante la crisis de rentabilidad que enfrentan en el sector primario, y que no es ajena toda la cadena de valor. El ingeniero consideró que la alternativa propuesta «está lejos» de solucionar el problema de rentabilidad del negocio que enfrentan los productores. «Estamos perdidos si quieren regular precios. El gobierno tendría que dejar de poner trabas para las nuevas inversiones en la demanda de materia prima. Una alternativa sería promover las plantas de energía de biomasa forestal”, expresó el profesional.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (10/8/2020).- El directivo de la empresa Albura SA Servicios Forestales, en Montecarlo, lleva adelante el emprendimiento familiar desde 2006, realiza además trabajos de consultorías y análisis de inversiones. Se posiciona en el mercado con la prestación de servicios de calidad a la industria maderera con la venta de rollos de pinos y eucalipto, madera aserrada, e incursiona en proyectos de valor agregado en muebles con madera misionera. Además, administran el Establecimiento La Pendiente, con ganadería de alta genética y áreas de conservación y aprovechamiento de bosques nativos.

Diariamente, comparten con su comunidad a través de las redes sociales sus logros técnicos, su jornada laboral y los resultados logrados tras el esfuerzo cotidiano del equipo en la búsqueda de calidad y eficiencia en el servicio, pero principalmente, demuestra la pasión y el conocimiento por el trabajo forestal.

Dionel Kimmich, ingeniero forestal de profesión, participó de la reunión virtual que abrió el debate en Misiones para el estudio de costos del chip y raleo que permita definir un consenso para fijar precios de base de los subproductos forestales. Si bien el joven profesional celebró el diálogo sectorial iniciado a través del INFOPRO (Instituto Forestal Provincial), consideró que “aún falta la participación de más representantes de algunos sectores” y que espera logren sumarse en futuras convocatorias.

Hasta el momento, distintas voces se sumaron respecto al encuentro, con opiniones que aportan distintas visiones de la problemática donde se expone una crisis de rentabilidad del negocio forestal en Misiones.

Ver noticias relacionadas:

Misiones inició estudios de costos para establecer un precio base por el chip y raleo: un debate que expone la crisis de rentabilidad del negocio forestal

Carlos Scarnichia, de Puerto Laharrague: «Si en Misiones queremos crecer en consumo de materia prima y valor agregado, se necesitarán nuevas inversiones en industrias que aprovechen la madera triturable»

Aldo Grasso sobre el desarrollo foresto-industrial argentino y la crisis de rentabilidad del negocio: “Es es el momento de una reingeniería total del sector”

ArgentinaForestal.com, en la búsqueda de las distintas miradas sobre el negocio desde las nuevas generaciones,  entrevistó al profesional respecto a sus conclusiones del encuentro y al debate iniciado en la provincia.

“En Misiones hay una sobreoferta de materia prima pero de baja calidad, no comparto que haya una sobreoferta de productos de buena calidad”, dijo el profesional. “Desde mi percepción, entiendo que  esto es consecuencia a tantos años de baja rentabilidad, y provocó una baja de la calidad muy importante en las plantaciones y en la actualidad se dispone de un volumen de bosques cultivados no manejados. En Corrientes el escenario es aún peor de sobreoferta de prima con destino a trituración (celulosa y papel)”, agregó Kimmich.

Para el empresario, que tiene experiencia en el territorio en la producción forestal, la alternativa de regulación de precios en el mercado de chip y raleo que se propone está lejos de solucionar la crisis de rentabilidad que impacta al productor. “Las regulaciones de precio en 4000 mil años de historia registrada por la humanidad solo trajeron más problemas, como bien se indica en un libro que recomiendo leer sobre “4000 mil años de controles de precios y salarios” de Robert Shuttinger. Las  fijaciones de precios mínimos solo traen aparejada la retracción de la demanda y un desastre a mediano plazo de los precios. Puede generar en el cortísimo plazo un veranito para el productor, que finalizará con menos demanda de materia prima, y ningún atractivo para nuevas industrias que demanden material forestal. Realmente espero, y pido encarecidamente que abandonen esta locura de intentar controlar precios”, expresó enfáticamente.

Este debate se da en la provincia frente al reclamo originado por actores de la cadena del sector primario (pequeños productores o cooperativas) que desde hace mucho tiempo pedían poner sobre la mesa de discusión la problemática ante la posición de los principales compradores (Arauco y Papel Misionero) que finalmente son quienes terminan fijando los precios de referencia en el mercado por el chip, raleo, cortezas, leña, aserrín, etcétera.

¿Si no es por medio de un control de precio de base chip y raleo, cómo se podría hacer más competitiva y rentable la actividad forestal en Misiones?. “La única solución viable es dejar de regular y controlar la oferta y demanda de productos”, respondió el ingeniero. “Si algo se quiere hacer, eso es dar condiciones de libertad para que nuevos demandantes entren en competencia con los que ya están. Los gobiernos deben dejar de poner trabas para las nuevas inversiones en la demanda. Un ejemplo es el fracaso de Misiones para poner plantas energéticas de biomasa, cuando otras provincias si lo lograron. Claramente el problema es de intereses y de dirigencia política”, consideró Kimmich.

Finalmente, expresó que quienes crean que controlando precios de materia prima se recupera la rentabilidad en la producción forestal “estamos perdidos”. “En la provincia tenemos sobrados casos de que esto no es la solución al problema de fondo, como sucede en el sector de la yerba mate que el ejemplo más emblemático”, concluyó.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *