Domingo Paiva, del SOIME: «Los trabajadores de la madera atraviesan con preocupación uno de los momentos más complejos de la industria del aserrado y terciado»

En Misiones, hay un registro de casi 2 mil trabajadores afiliados al Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera (SOIME) en la Delegación de Eldorado, que no pasaron el mejor día del trabajador este 1 de Mayo, ante la preocupación por el contexto de pandemia por coronavirus, a la que el país y el mundo enfrenta, y también por el impacto que golpea a la economía. Días atrás, se anunciaron la suspensión de la producción desde mayo en empresas emblemáticas como en la nueva fábrica de viviendas industrializadas en el Parque Industrial Posadas o la fábrica de compensados de Coama Sud América, en Eldorado.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

MISIONES (2/5/2020).- Desde el gremio sostienen las empresas del sector “vienen sosteniendo una crisis económico severa en los últimos años en el país, pero siempre hubo un esfuerzo por sostener en pie el empleo. La pandemia y la caída del mercado ahora golpean fuerte a la actividad. Hay mucha angustia por la situación económica en el personal, esto es lo que más preocupa a los obreros y sus familias”, explicó el delegado del SOIME, Domingo Paiva.

Los informes de las últimas semanas de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), indicaban -entre unas 300 PyMEs del país que respondieron una encuesta- que un 58% de las empresas del rubro registraron una caída de las ventas de más de un 70% durante la cuarentena obligatoria.

En ese contexto, Paiva agregó que la conmemoración del 1 de Mayo, como tradicionalmente se festejaba el Día Internacional del Trabajo fue, lógicamente, totalmente inusual este año. “Más que nunca de una conmemoración de manera íntima y familiar, todos en caso. No hubo asado de camaradería, ni reuniones o brindis, tan solo una plegaria a Dios para que esta pandemia se termine y haga el menor daño posible”, expresó el dirigente maderero, trabajador de la industria de la tercera generación en la familia en la localidad de Montecarlo.

Paiva explicó que desde el sindicato se trata de acompañar lo mejor que se puede a sus afiliados. “Estamos gestionando algunos trámites necesarios por ellos, asesorando, acercando asistencia de mercadería o carne, e informando fundamentalmente sobre los cuidados que se deben tener al momento de ir a la industria, y el cumplimiento necesario del protocolo laboral, para evitar contagios entre quienes se encuentran en actividad”, dijo.

Agregó, como ejemplo, que sSi un trabajador llegara a contagiarse de COVID-19, son en promedio otras 50 personas las que deberán cumplir por prevención una cuarentena de 15 días, con todo el riesgo que eso significa para sus familias y para la fuente de trabajo”, precisó Paiva.

En un contexto de crisis económica, fue un alivio que la Nación reconociera a la actividad forestal como un servicio básico esencial por todo lo implica su trabajo para garantizar el abastecimiento de los productos forestales durante la emergencia sanitaria. “Es de alguna manera un reconocimiento de que su trabajo es importante, seguramente falta más conciencia de nuestra parte sobre esta valoración, ya que hoy quizás hay otras prioridades. La realidad es que el operario maderero está muy angustiado, por lo menos es lo que nos hacen llegar al gremio. En el sector hay empresarios muy negativos con todo lo que está sucediendo, y pintan un panorama desolador, y esto el trabajador lo percibe y les preocupa”, explicó el sindicalista.

Este jueves trascendió la decisión de dos emblemáticas empresas de suspender su producción a partir de mayo. En Posadas, la fábrica de viviendas industrializadas de madera del Parque Industrial, y en Eldorado la fábrica de compensados Coama Sud América SA, en este último caso una fábrica con 155 trabajadores.

Al respecto, Paiva sostuvo que la noticia no lo sorprendió, y remarcó la preocupación con la que se sigue semana a semana la situación de la cuarentena.

Por ello, transmitió a los operarios de la industria maderera un abrazo virtual y de camaradería, con un mensaje de fortaleza para salir todos juntos de esta situación. “Si Dios quiere, pronto estarnos de vuelta a la vida cotidiana para poder compartir brindar por un trabajo pleno”, expresó. En el contacto con este medio, también el sindicalista hizo extensivo su salutación a “todos los trabajadores de la Salud, las Fuerzas de Seguridad, y todos los que hacen un gran esfuerzo en la provincia, arriesgando su bienestar por el cuidado de todos”, concluyó.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *